«Si la justicia existe, tiene   que ser para todos; nadie puede quedar excluido. De lo contrario, ya no sería justicia»

Paul Auster

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

La actualidad de las Humanidades

Rodrigo Pulgar Castro

Doctor en Filosofía. Académico U. De Concepción.

Parte 2

Hablamos de la actualidad de las Humanidades señalando que éstas tratan sobre  una realidad siempre en despliegue, por tanto, indeterminada como es la existencia humana, de ahí la complejidad del tema del bien, de la autonomía, de la justicia, de la belleza entre otras materias.   De esta forma, lo interesante es que la pregunta es sobre qué en ella se está resignificando,  lo cual da con responder sobre su ser propio como su fin propio. Por lo tanto, cuando preguntamos, referimos a la actualidad de aquello que es su fin asociado a sus campos de desarrollo. También es cierto que son las  humanidades  a partir de la modernidad, las que debieran hacerse responsable de buscar, entre los pliegues de la  existencia humana, en una suerte de despliegue de las distintas formas de  creación para lograr nuevos sentidos y nuevas significaciones sobre lo humano que hoy obliga ir más un poco más allá, pues hoy en día, no es la reflexión por la vida solamente humana lo que importa y si importa es en el puzle más complejo de la vida. Así, en este contexto de permanente resignificación, está la idea de ser las Humanidades aquel  concepto aglutinador de la historia humana en cuanto materia y objeto de pregunta, ya que es ahí donde se produce precisamente la discusión sobre el valor del conocer humano; valor reflexionado desde un eje clave, al menos en el tiempo presente y desde lo cual pensamos la realidad, esto es: la transferencia de conocimiento, de tecnología y ciencia. De ahí que se pregunte a las humanidades, a pesar que es ella la que debe interrogar, sobre su actualidad en relación al desarrollo. Curioso y de riesgo a la vez, ya que  si existe una idea que conduce toda acción de investigación que tributa al desarrollo, es que en   el origen y en la definición tanto de fines como de medios, la pregunta de qué es posible de hacer, nace por la conciencia sobre el sentido de lo humano en cuyo núcleo está la idea de la dignidad de los seres vivos. De esta forma, lo que se dice en la idea de lo humano, lleva a la necesidad de darle contenido a una respuesta que reconozca en su valor real el peso disciplinar para la comprensión de lo que somos.

Pero ¿Qué hay en las humanidades que la hacen insustituible?, ¿Qué hay en esa tendencia que cada cierto tiempo se produce  por sus estudios e investigación? Somos a veces sencillamente cómplices observadores de ciclos sobre la necesidad de tenerla a la mano. Es un dato comprobable  que cada cierto tiempo la academia, en su abanico disciplinar, descubre o redescubre la necesidad de dar vida a un genuino diálogo de saberes y al tanto de falencias en las mallas curriculares de formación en humanidades,  se plantea el desafío de revisar los procedimientos y contenidos de la formación (se piensa, por ejemplo, en ética). Pero,   lo evidente, es que no concluye la  discusión sobre  la urgencia de integrar formación en Humanidades, de hecho, más allá del entusiasmo mostrado en foros no se avanza o, quizá sí, tal como lo vemos en el anuncio que hace unas semanas el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación (MinCiencia) da  a conocer la primera radiografía de capacidades en investigación en Humanidades, Artes y Ciencias Sociales (HACS) del país. Lo interesante es que en este documento se instala la noción de conocimientos como eje central del sistema nacional de competencias científicas y tecnológicas, y se releva el rol público de la investigación en estas áreas, así como también el compromiso con su valoración, orientación y aplicación en Chile

Esperamos que esta noticia no termine en un debate larguísimo…, y si llega a suceder que todo termina en archivo, significa que aún no se asume que la formación e investigación disciplinar y profesional, si pretende ser crítica respecto de sí misma para avanzar, requiere de juegos de interpretación que provengan de claves humanistas, entre estas, la idea de dignidad. En esta línea de demanda, no es algo menor que para las humanidades mismas la idea de dignidad deba ser explicada, único modo de sostener un discurso sobre derechos, por tanto dar con una  reflexión sobre dignidad al interior y como materia de cualquier  diálogo respecto de la comunidad humana y su valor como espacio habitable .

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl