«Nuestro país requiere sumar voluntades tras el logro de cambios significativos en la sociedad. Todos los estamentos públicos y sociales, deben cambiar: egoísmo por solidaridad,  crecimiento por desarrollo, Compromiso por la displicencia y la apatía,…  Sumando a ello una visión integral de ciudadanía , la sabiduría por la ignorancia,  unidad por sobre dispersión«

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

La crisis alimentaria mundial que se avecina: aprender de la gran hambruna irlandesa [*] (Parte 1/4)

Un «comedor de beneficencia» del siglo XIX que proporciona ayuda de emergencia a las personas sin comida. Estas cocinas podrían haber ahorrado millones en Irlanda durante la gran hambruna de 1845 -1850, pero el gobierno británico se negó a mantenerlas abiertas el tiempo suficiente. La principal lección que podemos aprender de la experiencia irlandesa es lo frágil que es un suministro de alimentos basado principalmente en un solo cultivo, la papa en el caso de Irlanda. En nuestro caso, la fragilidad es el resultado de basar nuestro sistema de suministro de alimentos en una única fuente de energía: los combustibles fósiles.

A continuación, encontrará una publicación de Jesús Pagán sobre la situación del suministro de alimentos en el mundo. Pagán comprende el concepto básico que podría provocar una crisis alimentaria en un futuro próximo. Es un problema de suministro de alimentos, no un problema de producción de alimentos. En una publicación anterior [1] sobre «El legado de Casandra», escribí:

“El sistema de suministro de alimentos del mundo es un sistema endiabladamente complejo e implica una serie de subsistemas entrelazados que interactúan entre sí. La producción de alimentos es una cosa, pero el suministro de alimentos es una historia completamente diferente, que involucra transporte, distribución, almacenamiento, refrigeración, factores financieros, factores culturales y se ve afectado por el cambio climático, la conservación del suelo, la población, los factores culturales… y más, incluido el hecho de que las personas no solo comen ‘calorías’, sino que también necesitan comer ‘comida’, que es una mezcla equilibrada de nutrientes. En un sistema así, todo lo que toca repercute en todo lo demás. Es un caso clásico del concepto conocido en biología como «no se puede hacer solo una cosa».

Las ideas de Pagán son consistentes con el concepto de que el mundo podría ver una gran crisis alimentaria si el sistema colapsa, aunque sea en parte. Transportar alimentos de una región a otra requiere una compleja red tecnológica capaz de transportar, procesar, refrigerar, envasar y hacer más cosas con los alimentos que comemos: es un sistema que consume mucha energía. Si hay escasez de energía, entonces tenemos problemas, pero es posible que ni siquiera seamos capaces de reconocer un problema que aparecerá en forma de crisis financiera, que hará imposible que las personas de los países pobres compren los alimentos que necesitan. 

Ya hemos cometido un error similar al que provocó la hambruna en Irlanda a mediados del siglo XIX: el de confiar completamente en una sola tecnología: la patata para los irlandeses, los combustibles fósiles en nuestro caso. Entonces, si las cosas se ponen realmente mal, es posible que tengamos que aprender de Irlanda cómo manejarnos en una situación de emergencia.

Durante la hambruna, el gobierno británico hizo al menos una cosa buena: estableció una serie de «comedores de beneficencia» que podrían haber salvado de la inanición a cientos de miles de irlandeses. Uno de los problemas básicos de la hambruna era que las familias irlandesas solo estaban equipadas para cocinar patatas en casa utilizando turba como combustible. Pero no solo se cultivaron patatas en Irlanda, también se cultivaron algunos cereales. Pero los irlandeses no tenían capacidad para procesar granos en casa porque la turba es un combustible pobre y, además, los granos necesitan ser molidos y convertidos en trigo antes de que puedan volverse comestibles en forma de pan o sopa. La molienda es un proceso que consume mucha energía, por lo que resultaba caro para los irlandeses, que no tenían forma de convertir los cereales locales en alimento. Los comedores sociales resolvieron el problema teniendo suficientes recursos económicos para comprar granos.

Desafortunadamente, los comedores de beneficencia irlandeses fueron desmantelados por el gobierno justo cuando más se necesitaban. No podemos decir si eso se hizo con la intención específica de exterminar a los irlandeses o simplemente por incompetencia. Pero mientras las cocinas estuvieron funcionando, la gente podía seguir con vida. ¿Nos encontraríamos en la misma situación, en nuestro tiempo? Es decir, ¿necesitaríamos un equivalente a los comedores de beneficencia del siglo XIX para sobrevivir?

Jesús Pagán ha estado razonando en esta línea después de haber examinado la situación del suministro mundial de alimentos. Propone una solución de emergencia a una posible escasez de alimentos que consiste en parte en cultivar alimentos localmente pero también procesarlos localmente utilizando una tecnología que él llama «Foodtopia – Termopolios» [2] que tiene varios puntos en común con los antiguos comedores populares de mediados del siglo XIX. La idea es reducir los costos realmente elevados del sistema actual de suministro de alimentos: procesamiento, refrigeración, envasado y transporte. Significa producir y tratar alimentos localmente, utilizando la menor cantidad de energía posible. ¿Es una idea viable? El futuro nos dirá.

————————————————————————————————————–

POR QUÉ NECESITAMOS UN CAMBIO RADICAL EN NUESTRO SISTEMA ALIMENTARIO

Por Jesús Pagán

Introducción

En la introducción a su discurso de aceptación del Premio Nobel de 1979, el profesor Theodore Schultz declaró:

“La mayoría de la gente en el mundo es pobre, así que si conociéramos la economía de la pobreza, entenderíamos mucho sobre la economía que realmente importa. La mayoría de la gente pobre en el mundo subsiste de la agricultura, así que si conociéramos la economía de la agricultura, entenderíamos mucho sobre la economía de la pobreza”.

Nuestra sociedad, «termodinámicamente ciega y sorda», está descubriendo de repente una nueva realidad que cuestiona su futuro inmediato. Ve y oye cosas que nunca había visto, escuchado o comprendido: vulnerabilidad agrícola, inseguridad alimentaria, fallas de suministro, pico del petróleo, derretimiento, sequías, incendios, inundaciones, inequidad, transición energética, subidas de precios….

Quizás te gustaría huir, pero ¿a dónde ir? Puedes dejar los núcleos urbanos por las zonas rurales, pero ya nada es seguro. La causa principal es un consumo excesivo de energía:

El consumo de energía de 1 kW per cápita es ahora el objetivo de la AIE frente a la dudosa transición energética. Se habla desde hace décadas: “Necesidades básicas y mucho más con un kilovatio per cápita” fue propuesto en 1985 por José Goldemberg. Pero esta idea nunca se puso en práctica. La razón es simple: en Europa, la ineficiencia energética en el sistema alimentario ya consume 1 kW per cápita. No deja espacio para otros usos energéticos. Nuestro sistema alimentario consume 1/3 de la energía mundial y el 70% del agua dulce del planeta y produce hasta el 57% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Además, es la causa principal de más del 60% de los casos de enfermedad. En resumen, representa un riesgo mortal para la humanidad.

(La Parte 2/4 de este artículo se publicará en la edición del 05.12.2021)

Fuente: [*] 15.11.2021, del  blog  de Ugo Bardi “The Seneca Effect”, con autorización del autor.

Referencias:

[1] https://www.blogger.com/dashboard/reading#

[2] https://foodtopia.eu/

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl