«Nuestro país requiere sumar voluntades tras el logro de cambios significativos en la sociedad. Todos los estamentos públicos y sociales, deben cambiar: egoísmo por solidaridad,  crecimiento por desarrollo, Compromiso por la displicencia y la apatía,…  Sumando a ello una visión integral de ciudadanía , la sabiduría por la ignorancia,  unidad por sobre dispersión«

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

La crisis alimentaria mundial que se avecina: aprender de la gran hambruna irlandesa [*] (Parte 2/4)

(La Parte 1 se publicó en la edición del 28.11.2021)

Un «comedor de beneficencia» del siglo XIX que proporciona ayuda de emergencia a las personas sin comida. Estas cocinas podrían haber ahorrado millones en Irlanda durante la gran hambruna de 1845 -1850, pero el gobierno británico se negó a mantenerlas abiertas el tiempo suficiente. La principal lección que podemos aprender de la experiencia irlandesa es lo frágil que es un suministro de alimentos basado principalmente en un solo cultivo, la papa en el caso de Irlanda. En nuestro caso, la fragilidad es el resultado de basar nuestro sistema de suministro de alimentos en una única fuente de energía: los combustibles fósiles.

Hace años, preparé esta imagen para visualizar cómo crecía la población mundial con el petróleo. El petróleo ha garantizado alimentos para la población mundial y ha permitido su devastador crecimiento. Hoy, el sistema alimentario genera un consumo equivalente a toda la producción mundial de petróleo. Sin embargo, la Agencia Internacional de Energía (AIE, World Energy Outlook 2020) prevé una reducción del 50% en la producción de petróleo en 2025.

La amenaza en este momento no es el gravísimo cambio climático; la gran amenaza es la falta de petróleo en un sistema alimentario global que depende vitalmente de él.

https://css.umich.edu/factsheets/us-food-system-factsheet

En consecuencia, la supervivencia de 8 mil millones de personas depende del petróleo. El siguiente gráfico expresa cómo el petróleo es el ingrediente principal de la dieta ya que existe una correlación evidente entre su precio y el de los alimentos: ¿Cómo nos alimentaremos?

Fondo

¿Qué antecedentes tenemos de esta cuestión poco debatida en la sociedad? El informe del almirante Hyman Rickover “Los recursos energéticos y nuestro futuro” en 1957 ya nos advirtió seriamente sobre la caída del petróleo (Peak-oil), pero nunca antes la AIE había propuesto un escenario probable de un 50% de falta de suministro en la producción.

En su comparecencia ante el Senado de España, Antonio Turiel, investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) dijo [3]: “Debemos dotarnos, cuanto antes, de la capacidad de ser autosuficientes en la producción de alimentos. Debemos asegurar el suministro de agua, en condición potable y la capacidad de depurar las aguas residuales”.

¿Sería posible definir el homo energético? ¿Cuánta energía necesitamos para estar vivos y cuánta energía consumimos realmente? Toda nuestra actividad vital, pensar, inventar, amar, emocionarnos, etc., está cubierta de la energía de nuestra dieta. En promedio, esto es aproximadamente 2.500 kcal/día, es decir, aproximadamente 100 W.

De esta energía, nuestro metabolismo basal, y al ser un mamífero de sangre caliente, consume 70 W. Solo nos quedan 30 W para la actividad. Pero a nivel social, para mantener nuestro estatus, en Europa consumimos una media de 6.000 W per cápita, es decir, 60 veces más que la energía para estar vivo: mantenemos aeropuertos, viajamos al otro lado del planeta, conducimos, tenemos Fórmula 1, ligas deportivas internacionales, compramos lo que no necesitamos, comemos carne, cruceros, olimpiadas, etc.

La situación actual

Como dice Juan Bordera Romà [4]:

“Estamos ante un elefante negro en la habitación. Un problema que todos vemos, o al menos la mayoría de nosotros, pero que apenas hablamos de él, ni de cómo abordarlo, sobre todo por su enormidad y su abrumadora naturaleza. Ignorarlo hace que gane aún más peso, crezca por horas. La indiferencia y las mentiras que nos decimos para seguir adelante, inevitablemente terminarán aplastando a los que están en la habitación” (en este caso el planeta).

Debemos evitar el escenario «Quién puede salvarse» descrito por la Agencia Internacional de Energía cuando contempla reducir a la mitad la producción de petróleo en 2025. «Quién puede salvarse» es la impresión que queda tras leer el informe de ‘la economía de los ecosistemas y la biodiversidad’ de la ONU (TEEB por sus siglas en inglés), que dice que nuestros sistemas alimentarios están rotos. «Quienes pueden salvarse» es la impresión que da la publicación SCIENCE argumentando que «con este sistema alimentario, hagamos lo que hagamos, perdemos», ya que por sí solo, el sistema alimentario actual aumentará la temperatura por encima de los 1,5ºC, si no hay cambio de estrategia.

(La Parte 3/4 de este artículo se publicará en la edición del 12.12.2021)

Fuente: [*] 15.11.2021, del  blog  de Ugo Bardi “The Seneca Effect”, con autorización del autor.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl