«Nuestro país requiere sumar voluntades tras el logro de cambios significativos en la sociedad. Todos los estamentos públicos y sociales, deben cambiar: egoísmo por solidaridad,  crecimiento por desarrollo, Compromiso por la displicencia y la apatía,…  Sumando a ello una visión integral de ciudadanía , la sabiduría por la ignorancia,  unidad por sobre dispersión«

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

La crisis alimentaria mundial que se avecina: aprender de la gran hambruna irlandesa [*] (Parte 3 de 4)

Un «comedor de beneficencia» del siglo XIX que proporciona ayuda de emergencia a las personas sin comida. Estas cocinas podrían haber ahorrado millones en Irlanda durante la gran hambruna de 1845 -1850, pero el gobierno británico se negó a mantenerlas abiertas el tiempo suficiente. La principal lección que podemos aprender de la experiencia irlandesa es lo frágil que es un suministro de alimentos basado principalmente en un solo cultivo, la papa en el caso de Irlanda. En nuestro caso, la fragilidad es el resultado de basar nuestro sistema de suministro de alimentos en una única fuente de energía: los combustibles fósiles.

(La Parte 2 de este artículo se publicó en la edición del 05.12.21)

Entonces, ¿qué pasa cuando vamos al supermercado? El origen del problema es que hoy, en la UE, un territorio High Tech sin producción de petróleo, consumimos más de 25.000 kcal para producir una dieta diaria promedio simple de 2.500 kcal, es decir, EROI (Energía Devuelta en relación a Energía Invertida) = 0,1. Gran parte de esas 25.000 kcal provienen del petróleo, la «energía vital» del sistema alimentario mundial. Es decir, de las 25.000 kcal: 7.000 kcal se consumen y procesan en casa, 3.250 kcal en restaurantes y catering, 4.500 kcal en supermercado, 4.750 kcal en industria, 1.500 kcal en transporte y 4.000 kcal en agricultura (ver tabla a continuación) .

Esta es la evidencia de «la tecnología como un destructor sistémico del hábitat». Cuando vamos al supermercado y vemos, por ejemplo, un paquete de cartón (‘tetra pack’) de leche (que fue empacado en una llenadora de alta velocidad en condiciones asépticas desde una bobina de papel), no creemos lo que vemos, ¡es mágico! A eso lo llamamos con orgullo I+D+i. Nos volvemos locos con el santo grial de la sociedad actual: «TECNOLOGÍA». Esta maravilla no permite que nuestras mentes vean lo que hay detrás. El progreso científico y el desarrollo tecnológico esconden la realidad para olvidarse de los subproductos (CO2, plásticos, etc.) que produce y la ineficiencia energética con la que se procesa. Lo que sucede cuando esa máquina comienza a llenarse a 7.000 envases por hora está oculto.

No es solo en el sector alimentario, es la tendencia en cualquier actividad industrial; vivimos entre los cantos de las sirenas. Cuando estamos comprando en el supermercado, donde todo está digitalizado y mecanizado, no se nos informa que detrás de nuestra sencilla dieta se esconden unos 3 kg de petróleo que emitieron más de 8 m3 de CO2 sucio a la atmósfera, además de óxido nitroso, metano, plástico, pinturas, envases de vidrio, aluminio y cientos de materiales tóxicos, algunos de los cuales -como los microplásticos-, ya están en nuestro torrente sanguíneo y ambiente confortable para vivir. Por otro lado, ha contribuido a generar en nuestro planeta cerca de 8.000 millones de personas, una sobrecarga en el impacto energético/ambiental donde tres cuartas partes de ellos viven amenazados.

En 2008, en una entrevista con James Lovelock en The Guardian, se le preguntó qué se podía hacer frente a la amenaza climática. La respuesta fue: «Disfruta de la vida mientras puedas: en 20 años el calentamiento global golpeará a los fanáticos». James Lovelock describió el colapso eco-social desde la perspectiva climática pero olvidó al enemigo invisible que fue descrito extraordinariamente en 1906 por Alfred Henry Lewis cuando declaró: “Sólo hay nueve comidas entre la humanidad y la anarquía”. El cambio climático se vuelve secundario cuando nuestra comida depende de la escasez de petróleo. La frase de Lovelock debería haber sido: «Disfruta de la vida tanto como puedas antes de que la disminución de la producción de petróleo provoque el colapso del sistema alimentario».

El discurso de hoy es la economía circular, los huertos urbanos. Sin duda, es educativo para los jóvenes. Sin embargo, en Leningrado, asediado por los alemanes (y también por la «División Azul» española), se cultivaban verduras en parques públicos, pero cuando llegó el invierno incluso hubo  casos de canibalismo. La cantidad de alimentos que se puede obtener mediante técnicas agrícolas tradicionales provocaría inevitablemente un éxodo masivo a ninguna parte.

¿Cómo llegamos aquí? En 1972, con el informe de («Los límites del crecimiento») deberíamos haber reaccionado, ahora puede que sea demasiado tarde (vea la figura siguiente). Hoy nuestra sociedad sufre las consecuencias de una visión pobre y común de que los alimentos son calorías, descuidando sus funciones biológicas. Actualmente hemos pasado de bendecir la comida en la mesa a tirarla a la basura; y nos hemos olvidado del equilibrio nutricional. «Somos lo que comemos». Antes no comíamos a base de calorías, seguíamos un recetario tradicional de formulaciones y mezclas hechas a partir de la imaginación que daban la hambruna o la bonanza del momento, y ese momento se impregnaba de la energía, ambiental, sanitaria, cultural, social. , situación económica, religiosa, etc.

Las prácticas diarias de alimentarnos trascienden más allá de ser energía biológica, nutrientes, placeres, sensaciones y son la principal causa del derroche energético mundial, tremendas patologías ambientales, hambre, exclusión social, relocalización de recursos, un gasto sanitario insoportable, identidades, estilos de vida individuales, etc.

¿Por qué no nos preguntamos por estas cosas que ponen en riesgo nuestra vida?   Filosofar es preguntar, la filosofía no ha mostrado ningún compromiso real con las implicaciones de la dieta. Deberíamos haber dado un «enfoque filosófico a la alimentación» que vaya más allá de una comprensión científica de la nutrición, pero también más allá de una visión puramente cultural, estética… en la medida en que tenga en cuenta todos los aspectos económicos, políticos, animales-éticos, agrícolas, cosmovisiones cotidianas, industriales, ambientales, energéticas, sanitarias, prácticas y estéticas de los alimentos. En otras palabras, es necesario nutrir una conciencia filosófica alimentaria que realmente estudie todos los factores sobre «cómo comemos los humanos en el mundo».

La «gran aceleración» que comenzó en la década de 1960, produjo una enorme expansión de la riqueza en la sociedad, por primera, y quizás última vez en la historia de la humanidad, permitió, gracias a la falsa abundancia, un gran número de consumidores en los países ricos, para comer lo que quisieran. Hoy en día, casi ninguna práctica alimentaria está prescrita por tradición cultural, religión, clase o género.

(La Parte 4/4 de este artículo se publicará en la edición del 19.12.2021)

Fuente: [*] 15.11.2021, del  blog  de Ugo Bardi “The Seneca Effect”, con autorización del autor.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl