Ciudades Sustentables... Una necesidad Urgente en el camino del desarrollo Integral del Ser Humano.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

LO QUE MATÓ AL PARTIDO DEMÓCRATA (II)

Guilmo Barrio Salazar

Desde Georgia, E.U.A.

Como ustedes pueden ver, según lo indicado en mi artículo de la semana anterior, la sabiduría política presentada por la señora O’Brien, es lo que ha olvidado el partido demócrata.  Toda política es local, según nos ha enseñado el Representante O’Neill.  Pero el partido demócrata se ha movido perdiendo su contacto con sus vecinos.  El partido de la gente trabajadora fracasó en reunirse con su gente, con quien usualmente podría contar, y los votantes regulares fallaron en salir a votar en los números acostumbrados.

En esencia, esa es el alma de la acusación señalada en el reporte “Autopsia: El Partido Demócrata En Crisis”, el cual señala que este partido político en la elección presidencial recién pasada en este país, fue negligente con sus más leales votantes.  No solamente olvidó pedirle sus votos; ignoró la aflicción general de la gente trabajadora, ya sea de la raza blanca, la raza negra, y los latinos.  Además, este partido no tuvo mucho que ofrecerles en forma concreta para que mejoraran sus vidas.  Esa es una exigencia controversial, pero los autores de la “Autopsia” ofrecen una gran evidencia para probarlo.

A mediados del Verano del 2016, el entusiasmo de la clase trabajadora por Donald J. Trump fue una historia política encendida, pero el Senador Chuck Schumer, que pronto sería el líder demócrata de la cámara alta, le aseguró a sus colegas del partido que no necesitaban preocuparse, diciendo: “Por cada demócrata de la clase trabajadora, nosotros perderemos dos republicanos moderados en los suburbios del Estado de Filadelfia, y esto se repetirá también en los Estados de Ohio, en Illinois, y en Wisconsin”.

En ese momento, Schumer sonaba como que él sólo estaba soplando humo para motivar a los donantes en la elección.  Pero esa percepción parece ser que era la estrategia del Partido Demócrata: que apostaba que la clase media sub-urbana ofendida por el vil Trump, votaría demócrata, o se quedaría en la casa, lo que no fue así.  De hecho, la estrategia, esa apuesta,  demostró que el partido estuvo equivocado en cada punto.

Y es más. Esta forma de abordar las cosas pudo haber animado los operativos demócratas en disminuir los votantes negros y latinos, que eran dos grupos con mucha fe y que tenían razones poderosas para votar en contra Trump.  Ambos grupos de votantes fueron  muy depresivos en comparación con las elecciones presidenciales anteriores.

De acuerdo con los autores de la “Autopsia”, los demócratas tenían fondos para conseguir los votos de la clase trabajadora, y fracasaron  en desafiar los métodos ultrajantes de los republicanos reprimiendo el voto de los grupos minoritarios.  Albert Morales, que era el director de los compromisos políticos para los votantes latinos del Comité Demócrata Nacional, propuso originalmente un presupuesto de $3 millones de dólares para aumentar la votación latina en los Estados de Arizona, Colorado, Nuevo México, La Florida, Nevada, y Texas.  Pero solamente obtuvo la cantidad de $300 mil dólares, a lo que Morales señaló: “Eso fue totalmente lastimoso”.

El documento “Autopsia” previene que “lo que debió preocupar profundamente a los demócratas para seguir adelante, fue el cambio masivo de la clase trabajadora de la raza blanca de Obama en el 2012 a Trump en el 2016, y el depresivo cambio de los votantes de la raza negra y los latinos para Hillary con relación a la elección de Obama en el 2012.  Para colocarlo en términos de mercadeo: el Partido Demócrata está fracasando, en un nivel sistemático, para inspirar, sacar, y obtener una mayoría suficiente de votantes de la clase trabajadora.

“Como resultado de estas fallas”, continúa el reporte “Autopsia”, “los demócratas vieron una gran falta de votantes y el apoyo de los grupos minoritarios, una falta que resultó desastrosa.  En resumen, estos pasos mal dados le costaron  al partido la elección presidencial”.

Una vez más, ‘a la gente le gusta que le soliciten el voto’. Este es otro bloque de los votantes potenciales en  que el Partido Demócrata fracasó al no solicitarlo como debían, especialmente a la gente joven, y su fracaso es inquietante para su futuro.  Esta nueva generación está mucho más a la izquierda de lo que es el partido actual, sin mencionar a los republicanos que se encuentran en la edad de la piedra.  El senador por el Estado de Vermont, Bernie Sanders fue el hombre que debieron tener en el 2016, y él continuará siendo de gran influencia dándole forma a la política en el gobierno de esta nación.

Muchos jóvenes están aún más izquierdistas que Bernie Sanders.  Una encuesta hecha por YouGov en Enero del 2016, dio como resultado que un 43% de las personas menores de los 30 años de edad favorecen un socialismo, contra un 26% en contra.  Una encuesta reciente de personas entre los 18 y los 29 años de edad, realizada por la Universidad Harvard, obtuvo como resultado que la mayoría de los que respondieron “no apoyan al capitalismo”.  Esto fue demasiado para la representante demócrata Nancy Pelosi, quien declaró: “Tengo que decirlo, somos capitalistas, eso es lo que es”.  Tal vez ya sea tiempo para que los demócratas comiencen a conversar con estos jóvenes izquierdistas.

Los partidarios de Hillary Rodham Clinton que permanecen encargados de la maquinaria del partido, sin ninguna duda rechazarán las conclusiones del reporte de la “Autopsia”, el cual sugiere que la multitud que apoyó a Clinton y a Obama  está inclinada hacia fuera de los núcleos del partido, con relación a los bloques de los votantes de la clase trabajadora, los grupos minoritarios, y los jóvenes de este país, en orden de poder cortejarlos para que mantengan su alianza con el partido, a la vez de mantener su conexión con las corporaciones multinacionales y de altas finanzas.  Esto puede explicar también por qué el Comité Demócrata Nacional decidió no tomar su propia revisión después de la elección presidencial.  Ya hay sospechas circulando, como ha sido publicado en el periódico “Político”: “Los oficiales del partido envueltos en la obtención de fondos, dicen que los donantes repetidas veces los rechazan diciéndoles “vengan el próximo año”, especialmente desde que se vio claramente que no habrá una autopsia oficial al Partido Demócrata del 2016″.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl