El Poder del dinero, no debe ni puede prevalecer ni estar por sobre la ética, los valores ni el bien común.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Los Demócratas Deben Decirle Adiós a Las Armas

Guilmo Barrio Salazar

Desde Georgia, E.U.A.

Con los millones de dólares considerados en cientos de sistemas armamentistas, en los EE.UU. el presupuesto de defensa para sus ciudadanos se ha transformado en un arma de destrucción masiva, que destruye la infraestructura del país, y naturalmente todos los programas sociales en esta nación. Los republicanos no tienen problema alguno con estos arreglos. Los demócratas, sin embargo, tienen miedo a desafiar estos gastos militares, por temor a ser considerados “cobardes”.

En realidad no debieran preocuparse. Las últimas investigaciones demuestran que no solamente pueden oponerse a los gastos excesivos concernientes con la defensa nacional sin temor alguno, sino que los demócratas se beneficiarían políticamente al hacerlo. La posición progresista contra las guerras, contra los excesivos gastos militares y especialmente contra las armas nucleares, tiene mucho más fuerza que la posición republicana conservadora, en una relación de 3 contra 1. Así que nosotros, no los conservadores, tenemos el mensaje ganador.

En este momento, los EE.UU. gastan un estimado de $1.2 millón de millones de dólares anuales en la defensa, (1.2 trillones de dólares en los EE.UU.). Esto no incluye, el presupuesto del Pentágono, las apropiaciones suplementarias para las guerras, las 17 agencias de inteligencia militar, el Departamento de Asuntos de los Veteranos de Guerras, el Departamento de Seguridad Nacional, las armas nucleares enterradas en el presupuesto del Departamento de Energía, y en los intereses que se pagan sobre la deuda creada por el hábito moderno de financiar las guerras con créditos presupuestarios.

Para que nuestros lectores se den una idea de los gastos militares norteamericanos, puedo indicarles que si consideramos solamente los gastos directos, las cifran son enormes. El año pasado, 2017, se usó la cantidad de $610 mil millones de dólares, ($610 billones de dólares en los EE.UU.), en los gastos militares, lo que equivale a más de un tercio del total a nivel mundial. Esto empequeñece los $294 mil millones de dólares, ($294 billones de dólares en los EE.UU.), gastados por los adversarios potenciales: Rusia gastó $66 mil millones de dólares, y China $228 mil millones de dólares. Además, los países aliados a los EE.UU. gastaron un estimado de $600 mil millones de dólares el año pasado en sus fuerzas armadas. Lo que significa que los EE.UU. y sus aliados gastaron muy por sobre de los posibles oponentes, en una relación de 4 contra 1. A pesar de eso, la Cámara de Representantes norteamericana acaba de autorizar un aumento en el presupuesto del Pentágono, a la cantidad de $716 mil millones de dólares, ($716 billones de dólares en los EE.UU.). Estos gastos consumirán cerca de un 70% del presupuesto discrecional federal de este país.

¿Cuál será el resultado? No se podrá pagar la educación universitaria de nuestros jóvenes estudiantes; no tendremos el dinero para reconstruir las escuelas en malas condiciones a nivel nacional; se dice que no se podrá pagar por el cuidado de la salud de las personas necesitadas; ni siquiera podremos pensar en otorgarles un refugio a las personas desamparadas que duermen en las calles de este “desarrollado” país. Y ahora, los conservadores republicanos están preparando un asalto más grande a nuestros programas sociales, espérenlo que eso viene, se trata de poder balancear el presupuesto nacional de este país.

Las guerras sin fin en el Medio Oriente mundial le han dado nacimiento a las formas más virulentas y peligrosas del terrorismo. Un estudio realizado por la Corporación Rand en el año 2008, concluyó que el terrorismo es raramente terminado a través de los medios militares : “Las fuerzas militares fueron efectivas solamente en un 7% de los casos examinados, en su mayoría, la fuerza militar es demasiado brusca para ser un instrumento exitoso contra los grupos terroristas”.

A pesar de este hecho, muchos demócratas en el Congreso norteamericano continúan de acuerdo con los republicanos, malgastando trillones de dólares innecesariamente, y muchas veces siendo contraproductivos, solamente para aparecer “duros y severos” en la defensa militar. La ciudad de Washington piensa que los tanques militares rutinariamente presentan conferencias con titulares que señalan : “Una estrategia competitiva : manteniéndolos al Borde”, como si se estuviera perdiendo un dominio militar.

Pero, ¿Qué tal si los términos de este debate están equivocados? ¿Y si los ciudadanos estadounidenses votantes supieran que la Guerra al Terror ha sido completamente ineficiente, y en vez de eso, se quiere restaurar o expandir los sistemas sociales y la infraestructura norteamericana?

La administración de Donald John Trump ha anunciado recientemente que planea expandir dramáticamente su venta de armas a los países extranjeros. Se le ha preguntado a los votantes de esta nación si ellos están de acuerdo en que los EE.UU. debería continuar con la venta de armas alrededor del mundo. Una vez más, más del doble de los que respondieron afirmativamente contestaron que eso no debería continuar. Si esto es así, ¿A quién representa la administración del gobierno de Trump?.

Aquellos políticos que votan no importando para donde sopla el viento, deberían saber que el viento está con nosotros, los progresistas. Desafortunadamente, el Congreso estadounidense ya ha hipotecado el futuro del país con un aumento masivo de $160 mil millones de dólares, ($160 billones de dólares en los EE.UU.), en la defensa militar para los próximos 2 años. Pero habrá votos de autorización en futuras leyes del año fiscal, donde miembros del Congreso podrán oponerse, particularmente contra aquellos programas armamentistas que son una pérdida de dinero, aparte de ser peligrosos. Por ejemplo, la senadora demócrata Dianne Feinstein del estado de California, y el senador demócrata del Estado de Massachusetts, Ed Markey, están tratando de eliminar una nueva arma nuclear que Trump desea colocar en los submarinos, haciéndolos más fácil de usar en caso de un conflicto bélico. El 75% de los votantes estadounidenses piensa que esta nación debe dejar de tratar de ser la policía del mundo.

Por último, necesito decir que los progresistas no deberían temer a un debate sobre la seguridad nacional de este país o a enfrentarse a la derecha extrema de Trump para probar su virilidad. Es posible para los demócratas enmarcar sus posiciones en los grandes valores socio-políticos. El trabajo entre ambos partidos políticos de este país no debe significar estar de acuerdo con las posiciones o los presupuestos de la extrema derecha. Los demócratas pueden sostener las leyes fuertes y realistas sobre la seguridad nacional que protege a los EE.UU., siempre que se corten los gastos excesivos, lo mismo que las armas excesivas. Al hacer esto se ganarán los votos que se necesitarán el próximo Noviembre en las elecciones de medio tiempo en esta nación.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

2 Comentarios en Los Demócratas Deben Decirle Adiós a Las Armas

  1. Muy buen artículo, una profunda, pulcra y bien delineada argumentación de la conducta hoy del gigante americano.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl