La Filosofía y las Ciencias, deben estar presentes en nuestras vidas, sin perder su rigurosidad…hay que usarlas de modo cotidiano.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Cuando el criterio escasea

La labor de gobernar implica enfrentarse permanentemente al dilema de ser rígidamente fiel o a las promesas y propuestas programáticas formuladas durante la campaña que permitió acceder al poder, o a los requerimientos y demandas que la siempre compleja realidad de una sociedad va planteando en el día a día. Junto a este desafío está presente esa frase tan clarificadora que nos dice que un político piensa en la próxima elección en tanto que un verdadero líder piensa en la próxima generación.

El actual Gobierno, pese a haberse preparado durante largos cuatro años para asumir el poder, ha dejado ver en estos primeros cien días una preocupante falta de tino que puede acarrearle problemas de fondo en el largo plazo.

Aunque la oposición aún sigue desconcertada tras la debacle de diciembre y sus parlamentarios y dirigentes se mueven día tras día en la crítica coyuntural (muy fundada, por lo demás) frente a expresiones o decisiones del Ejecutivo, este poder del Estado no logra dar el tono pese a tener la cancha despejada. Las contradicciones sucesivas entre sus ministros y el Presidente, entre los ministros y los subsecretarios, crean un clima que si bien, por supuesto, sería absolutamente exagerado calificar de “desgobierno” crean un clima de incertidumbre, terreno en el cual es difícil moverse para los diversos actores de la política nacional. En efecto, el Presidente afirma que no habrá rebaja tributaria para las grandes familias del empresariado, pero su Ministro de Hacienda lo desmiente y afirma que la materia está en estudio; el mismo Ministro Felipe Larraín informa que, por falta d financiamiento, no se construirá el Hospital Sótero del Río, de Puente Alto, y ahora es el propio Presidente quien lo desautoriza públicamente; Hacienda anuncia que habrá que “ajustarse el cinturón” y la Ministra de Medio Ambiente contrata ocho periodistas con sueldos millonarios y, además le pide la renuncia a su Subsecretario; el personal de Gendarmería exige una reunión con el Ministro de Justicia (baipaseándose a la Directora del Servicio) para plantear los problemas del sector bajo amenaza de paro, se le deniega esta petición arguyendo que el Gobierno “no acepta presiones” pero al día siguiente se accede en silencio al requerimiento funcionario.

Ante las reiteradas críticas opositoras por la llamada “sequía legislativa” del Gobierno (algunos ya hablan de “desierto legislativo”), el Presidente, de viaje por el sur del país, lanza una de sus típicas frases para el bronce y le ordena al Congreso: “Pónganse a trabajar”. Dado el bajo nivel de prestigio que tienen los parlamentarios, el llamado puede ser bien recibido pero implica una falta de respeto a otro Poder del Estado tan desafortunado como las críticas hechas por el Ministro de Justicia Hernán Larraín al Poder Judicial. Lo curioso de toda esta situación es que los hechos desmienten la crítica, ya que ha sido el propio Ejecutivo el que, además de su carencia de iniciativas legales ha pedido sucesivas prórrogas a la espera de consensuar a sus propios partidarios. Por consiguiente, a la opinión pública le resulta sorprendente que al día siguiente el Mandatario haga un llamado a la colaboración, al diálogo, a los acuerdos, en contradicción con sus anteriores dichos.

En el tiempo transcurrido, el hecho de mayor gravedad en nuestra opinión ha sido la constitución, dentro del Cuerpo de Carabineros de una “fuerza especializada” para combatir “el terrorismo” en la Araucanía. Aunque un análisis racional acepta que en la Región se han presentado casos que pueden ser calificados como “conductas o acciones terroristas”, el Gobierno va por otro camino. El presidente no ha dejado lugar a dudas señalando categóricamente: “¿Hay o no terrorismo en La Araucanía? Yo digo por supuesto que sí”. Sus palabras contradicen totalmente los declarados esfuerzos de su propio Ministro de Desarrollo Social Alfredo Moreno, por llevar adelante un plan de crecimiento económico mediante una alianza público-privada que llevaría a una inversión de 24.000 millones dólares en los próximos años. Pregunta: ¿Qué privado haría inversiones, por ejemplo en turismo, si la máxima autoridad del país proclama a la zona como zona de terrorismo?

Es evidente que se optó por la “solución militar” (disfrazada de “policial”) lo que lleva indudablemente al enfrentamiento, a la represión y a la elevación de los niveles de violencia a rangos insospechados. Ya la designación como Intendente Regional del ex presidente nacional de los agricultores, Luis Mayol, hacía presagiar malos vientos y estos augurios ahora se han visto confirmados. Calladamente se envía personal de Carabineros a Colombia a entrenarse en la lucha “contra la guerrilla”, dando torpemente tal carácter casi institucional a las acciones reivindicativas de grupos mapuches. De regreso al país, el irónicamente denominado “Comando Jungle”, operará dividido en escuadrones, dotados con tecnología de punta, con visores infrarrojos, con apoyo aéreo, con vehículos no tripulados, según precisó la propia autoridad, quien, en el colmo de su paroxismo (“exaltación extrema de las pasiones”) cierra su combativo discurso advirtiendo que a este Gobierno “no le temblará la mano”. Simultáneamente, se anuncia un plan conjunto entre Carabineros, los empresarios forestales (Corporación de la Madera) y los contratistas forestales. ¿Significan estos hechos indubitados que se ha declarado la guerra?

El marco que se está creando tendrá consecuencias sin lugar a dudas. Claramente está demostrando que el Supremo Gobierno ha sido incapaz de comprender la naturaleza del problema bautizado como “conflicto mapuche” por la gran prensa. Piñera, haciendo abandono de su discurso liberal y dialogante, ha optado por la vía represiva armada en este caso específico. El problema es saber quién asumirá las consecuencias de lo que pase.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en Cuando el criterio escasea

  1. gran análisis Político,
    Clarito el panorama que René nos describe.
    Lo que mas me llama la atención, es la operación “Colombionización” que pretenden imponer en la zona de La Araucanía.
    Nos dijeron que corríamos el riesgo del “Chilezuela”, y ahora nos quieren llevar a la “Colombianización”

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl