¿El mundo que estamos construyendo, el mundo que estamos destruyendo o el mundo que debemos construir?
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Los desafíos de educar para el mañana

Patricio Schwaner Saldías

Profesor de filosofía

Los caminos que una sociedad recorre pueden constituir aciertos o desaciertos, sin embargo, la labor del que hace filosofía no es hacer un juicio sobre la realidad, sino que una observación permanente encaminada a la comprensión de los acontecimientos y al constante desafío de develar las causas últimas de todo lo real. Respecto a esta inquietud permanente que atraviesa la filosofía, debemos ser capaces de acercarnos a la realidad educativa, que de por sí en nuestro país se encuentra en una profunda crisis. Para esto, debemos reconocer que la educación chilena no ha pasado de ser un sistema anquilosado, en el que las propuestas reflexivas son acalladas por no resultar favorables para un sistema económico-social. Por esto, el rol de la filosofía es fundante, en tanto facilita la sana reflexión humana.

Recuerdo que en una oportunidad uno de mis estudiantes tuvo que exponer sobre el panóptico de Foucault, en el que se manifiesta que la vigilancia resulta ser un tema recurrente, especialmente en los contextos carcelarios, sin embargo, no se limitó a exponer la teoría de Foucault, sino que además, hizo una analogía con la realidad educativa que él mismo estaba viviendo, asumiendo que la educación tiene de por sí ciertos elementos similares a la reclusión.

Sin lugar a dudas esta comparación, tiene que ver con el cómo se enfrentan los procesos educativos y sobre el rol que los estudiantes asumen dentro de la dialéctica del aprendizaje. Quizá, el hecho de salir corriendo de la sala al toque de timbre, sea la muestra más evidente de esta realidad, ya que muestra de forma visual cómo se comprende el colegio en su contexto más cercano.

Ahora bien: ¿Qué cambios se hacen necesarios en los contextos educativos? ¿Qué tan relevante resulta la tarea de educar?

John Ruskin plantea que: “La meta final de la verdadera educación es no sólo hacer que la gente haga lo que es correcto, sino que disfrute haciéndolo; no sólo formar personas trabajadoras, sino personas que amen el trabajo; no sólo individuos con conocimientos, sino con amor al conocimiento; no sólo seres puros, sino con amor a la pureza; no sólo personas justas, sino con hambre y sed de justicia.

En este sentido es que la educación se alza como un gran valor social, en tanto permite transformar las diversas realidades personales, modificando patrones de conducta y posibilitando al hombre el encontrarse consigo mismo. Del mismo modo la filosofía atiende a la reflexión cotidiana porque nos permite ser menos “nosotros mismos” y más de los demás. En una oportunidad un gran amigo me dijo, has de procurar ser menos idiota, a saber: “Aquel que no se ocupaba de los asuntos públicos, sino sólo de sus intereses privados”.

En síntesis, la tarea de educar supone un esfuerzo significativo en diversos aspectos, por esto la formación de profesores resulta tan importante. La educación debe ser entendida desde otra perspectiva, menos esquemática y más centrada en el estudiante como sujeto transformador de la realidad. Una verdadera clase no es aquella que se extiende durante interminables horas, sino la que permite asumir nuevos desafíos y verse a uno mismo como un ser presente en el mundo. Por su parte, las apreciaciones estadísticas y los modelos estructurales solo representan la imposición de un modelo en cuya base la crítica y la sana reflexión no tienen un lugar común.

Fuente de figura:https://akifrases.com/frase/120612

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl