El desarrollo de la nación debe estar presidido por el respeto al Medio Ambiente.
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Rusia, Australia, Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Orlando Letelier, el que dio la voz de alerta.

Por Guilmo Barrio Salazar

En este país norteamericano, no existen los golpes de Estado pero los miembros del Congreso, lo cierran por semanas, ya que la mayoría republicana busca, de esta manera, ponerle presión política al gobierno  demócrata. Además, aquí se asesinan presidentes y  a  líderes que luchan a nivel nacional por un cambio social.

Por supuesto, también se da muerte a representantes de gobiernos extranjeros, como es el caso del que fuera el embajador en los Estados Unidos de Norteamérica, y   Ministro de Relaciones Exteriores y  de Defensa del presidente Salvador Allende. Es así como,  un 21 de Septiembre de 1976, fue asesinado, a sus cuarenta y cuatro  años de edad, en la ciudad de Washington, D.C., Orlando Letelier, junto a su colega Ronni Moffitt, de tan solo veinticinco  años. Según revelaron las indagaciones de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI),  Michael Townley, quien era un operador  especial de los servicios de seguridad de  Augusto Pinochet, había puesto una bomba en el vehículo de Letelier. Su responsabilidad quedó plenamente establecida y  fue declarado culpable del doble crimen en una Corte Federal de esta nación.

El día 11 de Septiembre de 1973, se concretó el golpe de Estado al gobierno chileno,  con el apoyo estadounidense a través  de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), que contó con  la asistencia económico-militar de la administración del entonces presidente,   Richard Nixon, y  de su Secretario de Estado,  Henry A. Kissinger. El general Augusto Pinochet y sus aliados de otras ramas de las Fuerzas Armadas, bombardearon el palacio de La Moneda, llevaron a la muerte  al presidente electo democráticamente, y se apoderaron  del gobierno del país.  Ese mismo día, Orlando Letelier y cientos de prisioneros muy importantes, fueron conducidos a Isla Dawson, un remoto campo de concentración  en el Estrecho de Magallanes.

Después de una fuerte campaña internacional para que se liberara a Letelier, la Junta le permitió irse al exilio. Así fue como él llegó a Washington  D.C. en 1976, desde donde inició una permanente actividad  de  exposición de las torturas y los crímenes del régimen, defendiendo constantemente el record gubernamental de Allende contra la máquina propagandistica de la CIA.

Esta  actividad surtió efecto.  Pinochet comenzó a enfrentar una condena  universal por  violaciones a los derechos humanos, razón por la que fue imposible  continuar ignorando  las desapariciones masivas y las ejecuciones de opositores, muchos de ellos llevados en helicópteros hacia altamar, y lanzados al agua. Más de 3.200 muertos  y  más de 20.000 personas presas, hicieron  que las cárceles no fueran suficientes, por lo que se utilizaron  estadios y campos de prisioneros  para mantenerlos recluidos.  Una cantidad superior a los 200.000 personas fue obligada a salir del país, exiliándose en paises extranjeros.

Lo que  frustró a Orlando Letelier, fue que, a pesar de que el mundo sufría por los horrores que se cometían en Chile, la mayor parte de los que criticaban a la dictadura, guardaba completo silencio cuando se trataba del choque económico chileno.  Los métodos utilizados por los “Chicago Boys” convirtieron a Chile en el primer laboratorio capitalista de Milton Friedman, quien estableció las bases de una política que  incluía una rápida privatización de empresas, la eliminación de todo  control de  precios, y el ataque frontal a  sindicatos y organizaciones  laborales.

Letelier quiso denunciar este  consenso elitista a través de evidencias y de una retórica persuasiva.  Argumentó que la Junta Militar no estaba persiguiendo dos proyectos separados y fáciles de obtener:   uno, un experimento  de liberalización económica, y el otro, un sistema político de represión  De hecho, sólo había uno solo, ya que  la represión era la condición que hacía posible el “nuevo modelo”. Represión para la mayoría, y  libertad económica sin límites para un pequeño grupo privilegiado. Fue  aún más lejos, al afirmar que Milton Friedman, el afamado economista estadounidense que sirvió como el “arquitecto intelectual y consejero” del equipo de economistas chilenos, compartía la responsabilidad en todo lo que sucedía bajo el gobierno de Pinochet. Letelier insistió siempre  en que la violencia política  fue lo que hizo posible la violencia económica.

En los Estados Unidos de Norteamérica, la grave desigualdad, las enormes situaciones de pobreza extrema, la violencia y el racismo, han aumentado en forma increíble, al extremo de transformar a  esta nación de más de 300 millones de habitantes, en un país del Tercer Mundo, con departamentos de policías militarizados, como si los ciudadanos fueran los enemigos.  Lo mismo  ocurre en Europa, donde los peores enemigos son los inmigrantes.  Mientras tanto, la miopía intelectual que anteriormente condenaba Orlando Letelier, continúa restringiendo los perímetros de los debates sin límites.  Como en los tiempos de Letelier, las voces de los establecimientos gubernamentales y corporativos, generalmente no tienen problema en condenar la represión de las dictaduras extranjeras, o del aumento del neofacismo dentro de nuestros bordes limítrofes,   pero raramente  conectan los puntos entre esos fenómenos problemáticos y las celebradas nuevas cláusulas del Libre Tratado de Comercio.

Todavía, la gente grita para que se hagan las debidas  conexiones.  Hay una razón para ello, por ejemplo,  ¿Por qué la China autoritaria se ha transformado en el centro mundial de los trabajos peor remunerados,  tal como ocurrió en Chile en los años 70’s y los 80’s ?  La  supresión de la democracia, las restricciones a la información, y la brutal represión, crean las condiciones requeridas para poder mantener los sueldos bajos, y a los trabajadores bajo un absoluto control.

En condiciones similares, hay una clara razón del por qué las encarcelaciones masivas han explotado hoy en día en los Estados Unidos, en esta revolución neoliberal de la economía actual, cuando el sistema de servicios dirigidos a la población más necesitada del país, ha sido radicalmente corroido y los fondos públicos de virtualmente todos los servicios sociales están bajo un severo ataque.  No es una gran conspiración, pero la exclusión económica de una gran parte de la población de este país, requiere una estrategia paralela para poder escalar en la sociedad.

También hay conexiones entre la imposición de una austeridad brutal y un amistoso tratado con las corporaciones, ya que la intimidación va en aumento de parte de los partidos políticos de extrema derecha, tanto en Europa como en los Estados Unidos.  Y, todavía,  con mucha frecuencia, nos imaginamos que estas fuerzas pueden ser vencidas, sin tener que cambiar substancialmente los sistemas de gobierno.

La buena noticia, es que los movimientos sociales están construyendo sus propias historias, llenas de conexiones intuitivas entre lo político, lo social, lo económico, y lo ecológico, lo que estamos viendo, mediante la campaña presidencial estadounidense, y como la sociedad norteamericana está reaccionando, lo que ha llevado a  que el gobierno de  Obama haya decidido cerrar muchas prisiones privadas, las que se estaban aprovechando del alto nivel de cesantía en las comunidades minoritarias.  Tal como Orlando Letelier lo señaló hace cuatro décadas atrás: “El plan económico tiene que ser enforzado, porque la represión para la mayoría, y la libertad económica para los pequeños grupos privilegiados son los dos lados de una misma moneda”.

Con esto, he querido  demostrarle a aquellos que aún piensan que todos los que vivimos acá, estamos disfrutando del mal llamado “Sueño Americano”,  que eso ha pasado a la historia hace muchos tiempo porque,  en realidad,  hoy, en esta “desarrollada” nación, se enfrenta una enorme “Pesadilla Americana”.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

2 Comentarios en Orlando Letelier, el que dio la voz de alerta.

  1. Me parece una crónica dramática …para no olvidar,
    Cómo es posible que el sufrimiento y el asesinato de chilenos quede en el olvido…
    Le entregaremos el gobierno a los mismos que nos asesinaron a nuestro pueblo, a nuestros líderes, con la complicidad asquerosa de quienes se vendieron a SOQUIMICH…

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl