«Aquellos o aquellas que creen que la política se desarrolla través del espectáculo o del escándalo o que la ven como una empresa familiar hereditaria, están traicionando a la ciudadanía que espera de sus líderes capacidad y generosidad para dar solución efectiva sus problemas.»

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Otro fracaso de época de la humanidad. Cómo la gente está perdiendo interés en las cosas que más le amenazan. [*]

Ugo Bardi

Desde Florencia, Italia
En 2018, publiqué en mi blog «El legado de Casandra» una publicación titulada
«Por qué, en unos años, nadie hablará más sobre el cambio climático.» Resultó ser notablemente profético. 
De Gallup News, 17 de abril de 2023 
Los porcentajes de estadounidenses que expresan una gran preocupación por la contaminación del aire y la pérdida de las selvas tropicales han disminuido siete puntos cada uno desde 2022, mientras que la preocupación por la extinción de especies de plantas y animales ha disminuido cinco puntos, y la contaminación de los cursos de agua naturales y el calentamiento global o el cambio climático han bajado cuatro puntos cada uno. Mientras tanto, la preocupación de alto nivel del 57 % del año pasado sobre el agua potable contaminada es estadísticamente similar al 55 % de este año. Cada una de las lecturas actuales está en su punto más bajo o empatado desde 2015 o 2016.

La gente está perdiendo interés en las cosas que más le amenazan. Este informe Gallup no es la única evidencia. Las noticias y comentarios sobre el cambio climático, la contaminación, el agotamiento de los recursos y similares han desaparecido de los principales canales de noticias, como lo había augurado en un post publicado hace cuatro años, en 2018 . 

A veces tengo miedo de mis propias predicciones, pero esta requiere algunas correcciones a mi interpretación. Cuando publiqué mi post, en 2018, estaba convencido de que la disminución del interés por los asuntos ambientales se debía principalmente a que los gobiernos aplicaban la técnica de propaganda llamada «engaño por omisión». Es decir, los gobiernos intervinieron activamente para mantener estos temas fuera de las noticias. 

Hoy en día, creo que la omisión activa es solo una de las causas de la tendencia. Otro, probablemente más importante, es la situación económica actual. La vida cotidiana de las personas se está volviendo cada vez más difícil en términos de dinero, salud, seguridad y supervivencia. La mayoría de nosotros somos incapaces de vincular nuestros problemas individuales con problemas planetarios a gran escala. E, incluso si pudiéramos, sería correcto concluir que no hay nada que podamos hacer sobre estos problemas. Entonces, ¿por qué preocuparse por cosas que no podemos cambiar? 

Eso genera un loop negativo: si un tema no le interesa a la gente, entonces los medios tienden a ignorarlo. Si los medios ignoran un tema, se vuelve cada vez menos interesante. Entonces, cuando Gallup va a entrevistar a las personas, responden que no ven los grandes problemas como preocupantes. Hay poca necesidad de que los gobiernos intervengan para mantener ocultos algunos problemas, tienden a desaparecer de las noticias por sí mismos. 

La apatía del público es sólo una de las facetas de la evolución de la percepción de los problemas globales. Un lado aún peor del problema es cómo el colapso del prestigio de la ciencia durante la epidemia de Covid ha llevado a una desastrosa pérdida de confianza en todo lo que tenga que ver con la ciencia. Es cierto que la ciencia se ha vuelto corrupta, sesgada, elitista, incapaz de innovar, una herramienta para asustar a la gente, y más cosas por el estilo. Pero sigue siendo un shock ver a personas a las que yo consideraba inteligentes y competentes en sus campos negarse por completo a cualquier cosa que tenga que ver con la ciencia «oficial». 

Muchas personas que conozco se niegan a aceptar incluso cosas simples que podrían ayudarlos en su vida cotidiana. ¿Aislar mi apartamento? Es parte de un plan para despojar a la clase media de sus viviendas. ¿Instalar paneles fotovoltaicos en mi techo? Requieren más energía de la que producirán. ¿Cambiar mi estufa de gas por una de inducción? ¡Quieren que nos muramos de hambre! ¿Reducir la contaminación del tráfico? Es un truco para quitarnos nuestros coches. ¿Ahorrar energía? ¡Es porque quieren esclavizarnos!

Por no hablar de aquellos que se volvieron locos con la idea de que el alunizaje nunca sucedió, los chemtrails son reales, el cambio climático es un engaño, el virus no existe, el petróleo y el gas son infinitos, y todo es un complot para exterminar a la humanidad… Este tipo de cosas. 

¿Deprimente? Por supuesto, es deprimente. El término «deprimente», por sí solo, puede no ser adecuado, (haga clic aquí para ver 307 sinónimos de «deprimente» según el diccionario Merriam-Webster). Llámelo como quiera, pero el hecho es que en tres años de pánico por el Covid, perdimos 50 años de esfuerzos para convencer a la gente de hacer algo para mantener a este pobre planeta (y a nosotros, que vivimos en su superficie) en condiciones decentes. 

Tal vez era inevitable, pero la pregunta es,

Fuente: 24.04.2023, desde el blog de Ugo Bardi “The Seneca Effect” (“El Efecto Séneca”), autorizado por el autor.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl