«Enseñar, es enseñar a dudar» Eduardo Galeano

 

 

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Plan de Hidrógeno en Magallanes: ¿Control de impacto o anulación?

Carlos Bonifetti Dietert

Ingeniero C. Mecánico UdeC. Ambientalista.

Sigue la polémica sobre los pros y los contras de lo que se ha dado en llamar “la industria del hidrógeno”, el primer elemento de la Tabla Periódica de los Elementos Químicos, de Dimitri Mendeleiev y Lothar Meyer, que estudiáramos en el liceo, y el gas más liviano y más abundante del universo.

¿Quiénes tiene la razón? Vamos a ver…

Hay dos grandes grupos absolutamente antagónicos, tan antagónicos como el aceite y el vinagre.

Analicemos primero, brevemente, el grupo de los pro hidrógeno, dejando de lado el término ‘verde’ por las razones que explicaré en la parte final de este artículo.

El bando de los pro hidrógeno

Este bando está conformado por una variopinta mezcla de personajes integrada por políticos de derecha y ultraderecha -de todo el mundo- más los que se autodenominan de centro pero que en la práctica son filo derechistas, también los hay de esa izquierda renovada y grandes grupos económicos multinacionales de fuerte tendencia neoliberal, la mayoría pertenecientes a la industria de los combustibles de origen fósil.

Son prácticamente todos pro Crecimiento de la economía y se caracterizan por conocer muy poco de ciencias físicas, químicas y matemáticas y prácticamente nada de termodinámica. Algunos son profesionales con títulos universitarios, y hasta con doctorados y posdoctorados, pero se nota en ellos -por sus actitudes muy relacionadas con la ‘modernidad líquida’ de Zygmunt Bauman- que no han comprendido bien los fundamentos de dichas ciencias y su aplicación a la realidad físico-química-biológica-ecológica con la que funciona el Planeta Tierra y el Universo.

Es así como creen, casi con un don de fe, que lo que leen y escuchan acerca del hidrógeno -como heredero del petróleo y panacea salvadora de la humanidad deseosa de seguir viviendo como siempre o aún mejor-, es verdad.

El ciudadano de a pie, el del Estado Llano, entiende poco y nada de todo esto o no se interesa en el tema. La fabulosa cantidad de dinero que hay detrás del gran lobby mundial y nacional para hacerle propaganda a este ‘nuevo combustible’ -mienten-, es impresionante. Baste para ello navegar por la Web y encontrar innumerables medios, artículos, blogs y notas de prensa que le hacen propaganda al hidrógeno en un lenguaje rayano en la ingenuidad.

El bando de los anti hidrógeno

En este bando están aquellos científicos y ciudadanos que -contrario sensu a los del bando anterior- a través de años de estudio, lecturas y observaciones de la naturaleza, saben más sobre cómo funciona la vida en el planeta Tierra y que ella es posible por los estados de equilibrio bio-físico que ha logrado a través de miles de millones de años, lo que se conoce como “homeostasis”. Lo que postula esta otra cara de la moneda, es seguir el camino de “menos es más”. En este caso, de la discusión sobre el hidrógeno y el uso de la energía de cara al futuro: reducir el consumo energético. [1]

Este equilibrio se ha roto por las acciones antrópicas iniciadas hacia varios siglos por el Homo Sapiens, y aceleradas desde hace poco más de 200 años atrás con el uso creciente del carbón como combustible motor de la industrialización acelerada luego de la invención de la máquina de vapor en 1765.

Además, casi todos los militantes anti hidrógeno han leído el notable y famoso informe al Club de Roma del estudio “Los límites del crecimiento”, Donella y Dennis Meadows, et al. MIT, 1972 [2] [3]. Son casi todos pro Decrecimiento de la economía mundial, opción de desarrollo que se viene estudiando desde fines de los años ’60 y que ha cobrado más fuerza a partir de comienzos del s.XXI y de tendencias anarquistas.

Por qué el hidrógeno no puede ser “verde”

Simplemente porque las palabras verdes, limpias y sustentables aplicadas a los combustibles y a la energía y sus transformaciones, son nada más que eufemismos usados por el lobby y la propaganda para manipular a las personas. Y vaya que les ha resultado porque todos las usan a destajo y sin vergüenza alguna, desde el presidente de la República hacia abajo.

En la producción de hidrógeno, si fuese factible y posible, se deben usar obligadamente combustibles de origen fósil: carbón, petróleo y gas natural. Dicho de otro modo: no habría hidrógeno sin la quema de combustibles fósiles. Así de claro.

Entonces, recapitulando, salta las preguntas: ¿dónde está lo “verde” del hidrógeno?, ¿dónde ven la energía “limpia” si se debe usar carbón y petróleo para mover la cadena de procesos requeridos?, ¿dónde lo “sostenible” (o “sustentable”)?

El mundo está repleto de este tipo de ideas livianas, con poco sustento, de ilusiones, de “wishful thinking”.

Me quedo con la opinión de James Lovelock, quien escribió en su libro “La Venganza de la Tierra – La teoría de Gaia y el futuro de la humanidad”, Ed. Planeta S.A., 2008:

 “Fabricar hidrógeno no es difícil, pero es muy improbable que lo veamos llegar pronto a la industria y los hogares como sustituto del gas natural.

También es poco probable que el hidrógeno llegue a distribuirse a escala relevante como combustible para transporte y, aunque fuera factible, la construcción de la infraestructuranecesaria para fabricar, transportar y liberar el hidrógeno llevaría más tiempo del que disponemos[…]

Por otra parte, el hidrógeno mezclado con el aire explota al prenderse, en lugar de quemarse rápida pero progresivamente, como el metano. Además, la llama del hidrógeno es invisible, así que la ignición de una pequeña fuga puede causar un grave sobrecalentamiento de las válvulas antes de ser detectada. La ingeniería puede hacer frente a estos problemas, pero no se puede descuidar el coste que supondría si se estableciera una economía basada en el hidrógeno”.

Entonces, yendo al dilema del título, qué haremos, qué será lo más cuerdo, ¿seguir gastando tiempo y dinero en evaluar a fondo los impactos negativos? o ¿dejar de buscarle la quinta pata al gato y descartar definitivamente el Plan?

¡Alea iacta est!

FUENTE DE FIGURA:

https://ucsc.cl/medios-ucsc/noticias/ucsc-puso-primera-piedra-de-planta-de-hidrogeno-verde/

REFERENCIAS:

[1] https://as.com/actualidad/ciencia/antonio-turiel-reducir-el-consumo-energetico-es-reformular-el-sistema-capitalista-pero-eso-es-un-tabu-n/

[2] https://laventanaciudadana.cl/mas-alla-de-los-limites-el-mensaje-de-dennis-meadows-resena-del-tercer-capitulo/

[3] https://laventanaciudadana.cl/el-crecimiento-se-va-a-detener-por-una-razon-o-por-otra-2/

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl