“Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos.” Salvador Allende, 11 de septiembre de 1973.

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

¿Por qué nos pasa lo que nos pasa?

Analista.

Sin duda, lo más grave de los tiempos por los que estamos pasando está en el hecho de que existen dos mundos paralelos y nos negamos a aceptar esa realidad. O más bien las castas dominantes se niegan a reconocerlo. La globalización de las comunicaciones nos permite mantenernos al día acerca de lo que sucede en el planeta, en nuestro subcontinente y, por supuesto, en nuestro país.

Sin embargo, como lo hemos comentado anteriormente, los poderosos medios formales de comunicación, ligados (o más bien comprometidos) con los intereses de los sectores dominantes se esmeran, en un trabajo de joyería, en esconder, disimular o deslavar ciertos hechos o hacen un esfuerzo sistemático por crear un futuro ideal que está bastante lejos de la realidad. Cada día, por ejemplo, se nos entregan auspiciosos cifras de crecimiento económico (6,7 e incluso 10%, en Chile, para este 2021) o de recuperación del empleo los que no se condicen con la realidad.

Tenemos al frente un arsenal de datos que nos parece útil destacar.

 Según el Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) Tedros Adhanom Ghebreyesus, al 28 de abril se habían distribuido 1000 millones de vacunas de las diferentes marcas y procedencias en el mundo. La cantidad es impresionante pero, como se destacó, oculta una realidad dramática: el 82 % de estas vacunas, o sea 820.000.000 de unidades, se aplicó en países de ingresos altos y medios y solo el 0,3% del producto inoculado (menos de 4 millones) fueron aplicadas a habitantes de naciones pobres inoculadas fueron para residentes de naciones pobres.  El alto funcionario internacional, el entregar esta noticia, fue claro: “Este es el reto definitorio de la pandemia”. Por lo demás, en nuestro país, en que se entregan vocerías diarias sobre la evolución de la crisis sanitarias, se desconoce una apreciación más desglosada socialmente que nos dé a conocer lo que está sucediendo a nivel específico de los sectores vulnerables, o de la población rural o de la población inmigrante.

En Sudamérica, el gigantesco Brasil constituye un ejemplo paradigmático de lo que constituye el extremo populismo de derecha. Es indispensable recordar que relevantes miembros de la dirigencia política nacional (como Jacqueline van Rysselberghe y José Antonio Kast), tras la elección de Jair Bolsonaro peregrinaron a rendir pleitesía a este nuevo líder icónico que emergía y que era visto como un ejemplo a seguir.

Sin olvidar la demostrada incompetencia técnica y política de su administración ni su tolerancia vergonzosa con la deforestación de su selva, vale la pena recordar que el nuevo presidente mantuvo una constante actitud burlesca hacia la pandemia del COVID 19, calificándola como una simple “gripezinha” y mostrando un claro menosprecio hacia las más elementales medidas sanitarias invitando a la población a utilizar extravagantes remedios caseros.

Pero, la realidad es mucho más fuerte que la demagogia. En el solo mes de abril, el gran país registró la cantidad de 82.266 muertos alcanzando con ello un acumulado de 403.781 víctimas fatales, número solo superado por los EE.UU. que, pese a su poderío económico, se empina por sobre las 576.000 defunciones. Hoy por hoy, Brasil es el epicentro global de la pandemia con un registro de nada menos que 14.659.000 contagiados. La no adopción oportuna de medidas obvias de protección sanitaria ha llevado a una evolución sorprendente del contagio: en cinco meses (150 días), Brasil pasó de 100.000 a 200.000 muertos pero el paso de los 200.000 a los 300.000 se produjo en 77 días y de los 300.000 a os 400.000 en solo 37 días.

En nuestro país, también hay hechos que golpean.

Reconociendo la positiva acción gubernativa en la adquisición oportuna de vacunas a diversos laboratorios del planeta, es indispensable constatar que nuestro sistema público de salud se encuentra profundamente estresado y ha demandado un esfuerzo ímprobo de los trabajadores del sector, de capitán a paje. El relajamiento inadecuado de las restricciones vigentes puede tener consecuencias impredecibles.

En medio de esta angustia colectiva generada por los hechos y por la incertidumbre, el nuevo Ministro del Trabajo Patricio Melero Abaroa (bautizado por sus adversarios como “el niño de Chacarillas”) no halló nada mejor que sumarse al Día del Trabajo mediante una columna en “El Mercurio” (medio que pocos trabajadores compran)  publicada el 30 de abril. Su título lo dice todo: “No hay mejor bono o ayuda que un empleo digno”. Lo dicho confirma que el Gobierno continúa manteniéndose con los criterios de una clase privilegiada a la cual evidentemente “le falta calle”. Los bonos (y también los criticados “retiros”) constituyen, señor Ministro, el indispensable recurso de la gente para la subsistencia diaria y el utópico “empleo digno” de que usted habla es algo para “pasado mañana”.

Por su lado, la UDI gobernante, atemorizada por un posible revés electoral y desconociendo su propia historia, ha propuesto una rebaja del IVA de 19 a 4%, a alimentos esenciales como el pan. Su idea ha sido unánimemente rechazada tanto por lo difícil de su implementación como por el hecho de que nadie asegura que ello se traducirá en una real reducción de precios al consumidor.

En medio de este maremágnum una noticia positiva. Los dueños de tres AFPs (Habitat, Cuprum, Capital) retiraron vía dividendos 150.000 millones de pesos por concepto de utilidades alcanzadas en 2020. Habitat, de propiedad de un fondo estadounidense con Inversiones La Construcción de la poderosa Cámara Chilena de la Construcción, gracias a su buena gestión elevó sus utilidades de 2019 que fueron del orden de los 20,6 mil millones a 80.000 millones en el ejercicio siguiente. Como se ve, la crisis no golpea a todos por igual.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl