«La ciudadanía tiene el deber y el derecho de cuidar la democracia, salir al paso de cualquier posibilidad de extremos que pongan en peligro las libertades públicas. Digamos nó a la amenaza de fascismo en Chile , votar y votar bien, es nuestra responsabilidad.«

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

PROCESOS SOCIALES URBANOS

Los procesos sociales urbanos implica la evaluación de un conjunto de elementos que guardan estrecha relación con las políticas públicas, en la que las transformaciones al interior de la sociedad urbana y del sistema de ciudades, avanzan hacia nuevas formas de apropiación del espacio urbano y de desterritorialización de las decisiones.

En las ciudades es donde se viven los aspectos más esenciales de la vida práctica, es en las ciudades donde se analiza, se critica, se experimenta y se cuestiona la democracia, el Estado, la cultura, la política, la sociedad, la religión, la ecología, el cómo vivimos.

Desde la ciudad podemos construir el país y la sociedad. En el ámbito territorial local, la producción y gestión del hábitat y de los equipamientos colectivos que están en la base social de la productividad económica, por ejemplo, los que han venido siendo responsabilidad de los gobiernos locales y estatales. Sin embargo, las políticas referidas a las viviendas y al hábitat, así como a la posesión de terrenos urbanos es manejada hoy día desde el gobierno nacional, quedando las Alcaldías y las Gobernaciones, en muchos casos, como simples intermediarios de aquellas políticas y en nuestro país hay cientos de casos. 

¿Qué procesos urbanos hemos identificado?

  1. Hay un deterioro de las formas clásicas de democracia representativa y una falta de confianza en dicho sistema, lo que impulsa hacia la construcción de una democracia participativa.
  2. Existe un agotamiento del papel tradicional de los municipios como simples prestadores de servicios locales y la necesidad de diseñar un nuevo modelo institucional acorde con los nuevos desafíos que deben enfrentar.
  3. Los mecanismos actuales de participación ciudadana vienen impuestos por modelos normativos y desde el alto nivel de gobierno, pero no emergen de las propias comunidades.
  4. Hay una urgencia de nuevos actores sociales, ya no simplemente regulados a partir de las necesidades del aparato estatal, sino en espacios de discusión, debates y toma de decisiones sobre políticas públicas, que abre nuevas posibilidades y espacios de democracia de demandas y propuestas sociales y nuevas formas de gestión y gobierno.
  5. La necesidad de abrir y articular nuevos procesos descentralizadores hacia un nuevo gobierno local, con nuevas funciones y competencias acorde con los nuevos tiempos y las nuevas oportunidades de innovar hacia la democratización de la gestión local.

Se trata, por tanto, de construir una verdadera democracia participativa como derecho humano que tenga como espacio privilegiado a la ciudad –el derecho a la ciudad– pero a aquella ciudad en la cual todo ser humano y los pueblos en que se integran encuentren en ella las condiciones para su plena realización política, económica, social, cultural y ecológica; el derecho a ser consultado y a participar en la adopción y control de decisiones públicas; el derecho al espacio público y a la memoria urbana, el derecho a la belleza de los espacios urbanos, el derecho a un urbanismo armonioso y sostenible como prueba de la calidad urbana; el derecho a la identidad colectiva en la ciudad, a la cohesión sociocultural de las comunidades; el derecho a la movilidad y a la accesibilidad y a la supresión de todas las barreras arquitectónicas; el derecho a la conversión de la ciudad marginal en ciudad de ciudadanía, que implica el derecho de toda persona de habitar en zonas urbanas de calidad, el derecho a un gobierno local de proximidad con una dimensión plurimunicipal y metropolitana. (Forum Barcelona 2004).

Es impostergable la implantación de una nueva agenda local que asegure el desarrollo sustentable y local, hacia un desarrollo endógeno, que asegure una perspectiva comunitaria, individual y colectiva y el mejoramiento de las condiciones de vida de la comunidad; que asegure mayores niveles de equidad social, territorial y ambiental, mediante la discusión e intervención de forma desagregada y específica en cada unidad de la ciudad, visualizar las demandas de los más necesitados y direccionar la inversión para lograr esos niveles de equidad social.

Fotografías: Mimi Cavalerie S.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl