«La paz es hija de la convivencia, de la educación, del diálogo. El respeto a las culturas milenarias es hacer nacer la paz en el presente». Rigoberta Menchú, activista por los derechos indígenas.

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Cambio climático y agotamiento de los recursos. ¿Qué camino a la ruina es más rápido?


Del  blog  de Ugo Bardi “The Seneca Effect” (“El Efecto Séneca”) [1], con la autorización del autor.

¿Qué podría derribar la civilización industrial? ¿Sería el calentamiento global (Fuego) o el agotamiento de recursos (Hielo)? En la actualidad, es muy posible que el agotamiento nos esté afectando más rápidamente. Pero, a largo plazo, el calentamiento global puede afectarnos mucho más. Quizás la caída de nuestra civilización sea Fuego y Hielo.

Los años posteriores a la II Guerra Mundial vieron quizás la expansión más rápida y la mayor prosperidad en la historia de la humanidad. Sin embargo, se estaba volviendo claro que era exactamente este estallido de prosperidad y expansión lo que estaba creando las condiciones para su propio colapso. ¿Cuánto tiempo podría la humanidad seguir desarrollando una economía basada en recursos naturales limitados? ¿Cuánto tiempo podría seguir aumentando la población humana?

No todo el mundo estuvo de acuerdo en que esto era un problema, y ​​la idea principal parecía ser que el progreso tecnológico podría mantener la expansión humana para siempre. Pero, para aquellos que estaban preocupados por este asunto, la discusión pronto se dividió en dos líneas principales: una se centró en el agotamiento y la otra en la contaminación. A lo largo de los años, los «agotadores» se concentraron en los combustibles fósiles, la principal fuente de energía que mantiene a la civilización en movimiento. Inicialmente, la desaparición de los combustibles fósiles se vio simplemente como un paso necesario en la progresión hacia la energía nuclear. Pero la decadencia de la idea nuclear generó la idea de que la falta de energía fósil eventualmente derribaría la civilización. El colapso se consideró a menudo como resultado del «pico del petróleo», el momento en el que la producción de petróleo ya no podía incrementarse.

Por otro lado, la atención se centró inicialmente en contaminantes como el smog, los metales pesados, las sustancias cancerígenas y otros. En general, se consideraba que la contaminación era un problema que se podía resolver y, de hecho, se logró un buen progreso en su mitigación en muchos campos. Pero la idea emergente del calentamiento global pronto comenzó a ser vista por los «climatistas» como una amenaza existencial para la humanidad, o incluso para todo el ecosistema planetario. La escala de tiempo del cambio climático nunca se definió en términos de eventos trascendentales, sino como un aumento gradual de la temperatura que podría desarrollarse durante un siglo o más. Algunos ‘climatistas’ hablaron de «puntos de inflexión», por ejemplo, la «explosión de metano», que podría haber traído una rápida ruina a la humanidad.

‘Climatistas’ y ‘agotistas’ miraban la misma escena, solo desde dos puntos de vista diferentes. Pero los seres humanos tienen notoria dificultad para cambiar sus puntos de vista. Sus mentes parecen concentrarse fácilmente en un solo problema, y ​​tienden a jugar al juego de «mi problema es más grande que el tuyo». La nuestra es una época de posiciones de «una o la otra» (o estás con nosotros o contra nosotros, como dijo George W. Bush). Por lo tanto, a los ‘climatistas’ y a los ‘agotistas’ les resultó difícil trabajar juntos y, a menudo, se convirtieron en enemigos acérrimos entre sí. Fue una disputa que recordó las luchas de la Iglesia Cristiana Medieval entre herejes y ortodoxos (con los ortodoxos definidos solo después de que el debate había terminado, a veces con los miembros del otro bando quemados en la hoguera).

Los ‘agonistas’ eran a menudo geólogos que no tenían formación en física climática. A veces se burlaban de la idea del cambio climático como la ilusión de un grupo de pseudocientíficos que jugaban con modelos que no estaban relacionados con el mundo real. Más a menudo, no atacarían la ciencia climática directamente, sino que argumentarían que el agotamiento de los combustibles fósiles resolvería todos los problemas climáticos: sin petróleo, sin emisiones. Entonces, no hay emisiones, no hay cambio climático.

Por su parte, los ‘climatistas’ eran a menudo especialistas en física atmosférica. Se centraron en gran medida en los modelos climáticos, mientras que tendían a depender de estimaciones industriales para los recursos fósiles disponibles como parámetros externos en sus cálculos. Tienden a ver estos recursos como abundantes y creen que frenar las emisiones para evitar un desastre climático haría que el agotamiento sea irrelevante.

Fue un choque que no pudo resolverse mediante discusiones entre personas que hablaban diferentes idiomas científicos, e incluso políticos. El pico del petróleo tuvo su momento de popularidad durante la primera década del siglo XXI, luego se desvaneció del debate. El cambio climático, en cambio, siguió avanzando en la ‘memesfera global’, a pesar de la tenaz resistencia de varios grupos de presión y sectores políticos. A finales de la segunda década del siglo, dominaba el debate y había silenciado casi por completo la opinión de que el pico del petróleo era una amenaza digna de atención.

Las razones de la inclinación del debate a favor de los ‘climatistas’ pueden haber sido más de una, pero en general bien puede ser porque es mucho más fácil preocuparse  

por un problema que está más distante en el tiempo. Los políticos podían afirmar cómodamente que estaban haciendo algo útil al proponer que las aerolíneas podrían hacer funcionar sus aviones con biocombustibles o que los coches podrían funcionar con «hidrógeno azul» [2].   El cenit del petróleo puede haber llegado, probablemente ya en 2008 para el petróleo convencional, pero simplemente era invisible a los ojos del público y de los responsables de la toma de decisiones. 

A lo largo del debate, casi siempre fue imposible proponer un compromiso que tuviera en cuenta tanto los problemas del agotamiento como del calentamiento. Pero, ya en 1972, el estudio titulado «Los Límites del Crecimiento» [3] había abordado el problema de manera holística (imagen de Magne Myrtveit [4]). El modelo informático utilizado en el cálculo no compartía las limitaciones de la mente humana y podía simplemente calcular los resultados de las interacciones de los diversos factores. En ese momento, la importancia del cambio climático aún no estaba clara, pero luego se reconoció que el parámetro «contaminación» representaba los efectos de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Los resultados del escenario del «caso base» calculado en el estudio «Los Límites del Crecimiento» (ver la figura a continuación) indicaron un probable colapso de la civilización industrial en algún momento de la segunda década del siglo XXI. Tenía la intención de ser la ilustración de una tendencia más que una predicción, pero puede haber resultado ser notablemente profético.

Pero, ¿cuál fue la causa del colapso? ¿Agotamiento o contaminación? La respuesta fue «ambos», pero el modelo mostró que el pico de la producción de recursos naturales coincidió con el inicio del declive del sistema industrial. La contaminación (cambio climático) llegó más tarde y su efecto fue principalmente hacer el declive más pronunciado, generando un típico «acantilado Séneca».

Este resultado tenía mucho sentido: la contaminación es una consecuencia de la explotación de recursos y se esperaría que llegara después de que el agotamiento haya cumplido su ciclo de crecimiento. Sin embargo, también fue posible crear escenarios usando el modelo de «Límites» donde la contaminación tuvo efectos tan negativos para convertirse en el principal impulsor del colapso. Como de costumbre, el futuro se puede imaginar pero no predecir. En 1972 era demasiado pronto para presumir poder predecir lo que se suponía que iba a suceder 50 años después.

Pero las cosas siguieron moviéndose, y en 2009 Dave Holmgren  sistematizó y organizó la cuestión del colapso en un cuadrante semi-cuantitativo que indicaba varios futuros posibles que dependían de la interacción del agotamiento y el calentamiento. Holmgren no adoptó una posición específica sobre cuál era la amenaza más inmediata, pero su diagrama proporcionó pautas para evaluar precisamente eso.

Y aquí estamos: en 2021, los escenarios de Holmgren fueron revisados ​​por «Rutilius Namatianus» (RN) en una serie de tres publicaciones sobre «El efecto Séneca» [5] [6] [7]. Llegó a la conclusión de que, al igual que en el escenario del «caso base» de “Los Límites del Crecimiento”, el agotamiento llega más rápido y nos golpea con más fuerza.  Según RN, la reacción a la pandemia de 2020 es principalmente un efecto de que el sistema económico está al borde del colapso debido al agotamiento, aunque el público aún no se ha dado cuenta de eso.

Al igual que otros ‘agotistas’, RN se muestra escéptico sobre la existencia de un cambio climático causado por el hombre. Aparte de eso, sin embargo, su posición tiene sentido. En este momento, es difícil encontrar un sector de la economía tan dañado por el calentamiento global que pueda provocar el colapso del sistema. Entonces, el colapso de 2020 puede atribuirse a las limitaciones generadas por los costos gradualmente crecientes de la explotación de los recursos naturales para una economía en crecimiento y una población en aumento.

Una civilización basada en el consumo conspicuo no puede continuar por mucho tiempo cuando queda poco que pueda consumirse. Por lo tanto, estamos viendo una serie de cambios correlacionados: menos viajes (especialmente en avión), el colapso de la industria del turismo, la contracción de la industria del entretenimiento, menos desplazamientos y la reducción o desaparición de otras actividades derrochadoras que ya no podemos permitirnos. Todo eso es oficialmente sólo temporal y se supone que las cosas volverán pronto a la «normalidad», es decir, al mejor de los mundos. Pero podemos dudarlo razonablemente. En cambio, es posible que estemos viendo el inicio del acantilado de Séneca que «Los Límites del Crecimiento» ya había visto en sus escenarios de 1972.

¿Todo eso significa que el cambio climático ya no es un problema? Para nada. Seguramente, la  crisis económica de 2020 está reduciendo el impacto humano en el clima, pero como señalé más de una vez, los sistemas complejos siempre retroceden (una cita de John Gall). Todavía tenemos que recibir una patada del clima de la Tierra que puede ser mucho peor que cualquier cosa que hayamos recibido hasta ahora [*]. Lo que le estamos haciendo al ecosistema podría resultar ser solo una perturbación moderada, con el sistema regresando a su estado original en unos pocos milenios, o tal vez incluso solo en unos pocos siglos. En este caso, algunas formas de civilización humana podrían sobrevivir al cambio. O el ecosistema puede llevarnos hasta el Eoceno, con una temperatura de 12°C más alta que la actual. Eso no significará necesariamente la extinción de la especie humana, pero no sería improbable.

Y aquí estamos, riéndonos de los lastimosos intentos de los llamados «tomadores de decisiones» para detener el tsunami con cucharitas. Somos tanto espectadores como actores del espectáculo más grandioso de la historia del mundo: el fin de la civilización más poderosa que jamás haya existido. No importa cómo se desarrolle nuestro futuro, recuerde que el destino de las pompas de jabón es simplemente brillar gloriosamente al sol por un corto tiempo. Los universos pueden ser poco más que una lluvia de pompas de jabón al sol, pero en una escala mayor. A medida que nos desvanezcamos, habrá nuevos universos y es posible que incluso seamos capaces de crear algunos nosotros mismos [8]. Los humanos pueden haber hecho mucho daño al ecosistema, ¡pero seguramente nunca les faltó la fantasía!

[1] https://thesenecaeffect.blogspot.com/

[2] https://thehydrogenskeptics.blogspot.com/

[3] https://www.clubofrome.org/publication/the-limits-to-growth/

[4] https://bora.uib.no/bora-xmlui/handle/1956/1974

[5] https://laventanaciudadana.cl/cuatro-escenarios-para-un-futuro-catastrofico-parte-i/

[6] https://laventanaciudadana.cl/cuatro-escenarios-para-un-futuro-catastrofico-parte-ii/

[7] https://laventanaciudadana.cl/2019-escenarios-futuros-revisados-parte-iii/

[8] http://backreaction.blogspot.com/2021/07/can-we-make-new-universe.html

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en Cambio climático y agotamiento de los recursos. ¿Qué camino a la ruina es más rápido?

  1. Notable análisis acerca la crisis mundial y del rumbo de la humanidad. Creo que es certera la observación de que estamos ubicados justo en el borde del “acantilado de Séneca”.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl