Las personas y la ciudadanía deben estar conscientes de los pasos que se dan, para orientar el desarrollo o para estancarse y retroceder... El próximo plebiscito, es una oportunidad de desarrollo para la ciudadanía y para dignificar al ser humano y transformarlo en soberano.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

QUE CADA CUAL ASUMA SU RESPONSABILIDAD

Especial para La Ventana Ciudadana.
Desde Madrid.

El corona virus maldito, que está diezmando la población mundial, provoca rebrotes graves en forma creciente. Cuando creíamos haber controlado la pandemia y rebajados los contagios, ahora reaparece nuevamente el virus y se esparce con rapidez entre la población.

¿Por qué ocurre esto? Hay varias explicaciones, cada cual con un puñado de razones.  Porque las autoridades competentes han abierto la mano y han suavizado las medidas adoptadas, en un afán de marcar la ruta del retorno a la normalidad. Pero, ¿a cuál normalidad?

También ocurre esto del rebrote porque la gente, ya cansada de confinamiento estricto, en cuanto vio abrirse un poco la puerta, salió corriendo a encontrarse con amigos, con familiares, con la normalidad que existía antes de la pandemia. Y se olvidó de adoptar las medidas preventivas. Se olvidó que todavía no hay vacuna capaz de eliminar al virus y no se dio cuenta de que nos vamos contagiando con enorme facilidad.

Igualmente, esa misma gente no hizo caso a las advertencias ni a las recomendaciones de los expertos. No se quiso escuchar las voces angustiadas de los trabajadores de la salud, quienes son los sufrientes de esta avalancha que comienza nuevamente a producirse en las entidades sanitarias.

También asoman culpas en el mundo de la política, donde muchos han buscado sacar réditos en la desgracia que nos azota. Conseguir ventajas y obtener beneficios personales. Es decir, politizando la pandemia y utilizando las escalofriantes cifras, para alcanzar  beneficios que de otra manera no los podían conseguir.  

Y hay culpables en las cúpulas de gobierno cuando priorizan la economía por sobre la salud de las personas, cuando no adoptan decisiones drásticas, contundentes, pero seguras de que se logrará minimizar los males que provoca el virus. Cuando esas autoridades rebajan la contundencia de la pandemia, con el único fin de proteger a los poderosos  que más piensan con el bolsillo que con la inteligencia.

Los rebrotes están asolando a la población. Y eso no ocurre en un solo lugar, sino que en toda la geografía mundial. No hay país que no los esté viviendo y padeciendo. Y ahora las autoridades intentan adoptar medidas para detener el nuevo contagio. Pero lo hacen discutiendo, peleando y gritando contra los opositores. Y, lo que es peor, sin hacerles caso, nuevamente, a los expertos.

Desde estas tribunas populares que nos ponen a disposición los medios de comunicación y las redes sociales, debemos enviar mensajes contundentes y optimistas, debemos ser positivos y dar a conocer las necesarias medidas de prevención, las normas de autocuidado, para poder avanzar con paso firme hacia la nueva normalidad que el virus nos impone.

Debemos actuar con inteligencia, dejarnos de politiquerías desgastantes y aplicar la docencia como método de combate. Porque en el saber está la llave que abra las compuertas de la lucha contra el virus traidor. En la disciplina del conglomerado humano estará la clave para avanzar todos en la buena dirección. Y en la solidaridad popular estará la unión de la gente, que va camino de la equidad, de la justicia y del progreso.

Fuente de figura:
https://www.laredhispana.org/actualidades/la-responsabilidad-individual-frente-al-coronavirus

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl