El orgullo en exceso, como forma de vida, da paso a la arrogancia, esta es , sin lugar a dudas un elemento contaminante en las relaciones humanas y en las comunicaciones. ...pero además, ¡¡¡ contribuyen a la soledad y generan enajenación social!!!
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

¿QUIÉNES SON LOS MUXES?

Jonathan Marcial Mendoza

Licenciado en Derecho con Especialidad en Formación Docente

Hasta este momento, todavía existen opiniones que se han mantenido en pro y en contra respecto al sexo y el género. Luz del Carmen Méndez et al., afirma que el “ámbito de la sexualidad es una dimensión fundamental de la vida humana de los seres humanos; ésta no puede ser abordada simplemente como un proceso fisiológico, cuyo fin es la reproducción” (Ética y Valores II, 2008, página 64). Dicho de ese modo, sexo y género son dos conceptos interrelacionados, mas no iguales.

Por sexo, Castillo lo entiende como “la referencia al hecho de ser hombre o mujer, y está dado por el conjunto de características anatómicas que se refieren tanto a la forma en que están estructuradas los aparatos genitales masculino y femenino, como a las demás características corporales que permiten distinguir a un sexo del otro” (análisis de los contenidos de la enseñanza de la sexualidad en las escuelas primarias del país, 2003, página 15). En ese orden de ideas, comprende al conjunto de ciertas características anatómicas y fisiológicas que hacen ver si es uno varón o mujer (Pick et al., Formación Cívica y Ética. Tercer Grado, 2005). A lo que respecta al género, en conformidad al Protocolo para Juzgar con Perspectiva de Género de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, “están relacionados con las características social y culturalmente asignadas a hombres y mujeres a partir de las diferencias físicas basadas principalmente en su sexo” (2015, página 49).

Sin embargo, cuando van en forma implícita los estereotipos en el género, afectan a la forma en como debe ser un varón o ser una mujer (independientemente de la orientación sexual.) No obstante, en la región del Istmo de Tehuantepec, del estado de Oaxaca, los zapotecos han asimilado el tema del género dentro de su cultura: Los Muxes.

Muxe proviene del zapoteco que significa “mujer”. Sarahí Escorcía, en su trabajo “Construcción de las identidades muxes de Juchitán de Zaragoza, Oaxaca”, llega a la conclusión que los ‘muxes’ constituyen un perfil indígena híbrido e institucionalizado de la homosexualidad; son “varones que adoptan una identidad social y genérica diferente a lo masculino y femenino” (2019, página 33). Resumiendo, la sustentante concibe al ‘muxe’ en dos sentidos: a) una tercera identidad de género y b) protagonismo de la cultura zapoteca.

El sitio web británico de la BBC detalla el papel del ‘muxe’ dentro de la comunidad zapoteca, con mayor detenimiento en Juchitán de Zaragoza, Oaxaca. El primero es cuando un varón realiza faenas en el mar o en el campo y la mujer está en el mercado sin que nadie cuide tanto la vivienda como la familia, es ahí donde entra el ‘muxe.’ Lo segundo, algunas mujeres zapotecas considera una bendición tener un hijo ‘muxe’ que le ayudará en la casa y estarán con ellas cuando envejezcan. Aunque últimamente, no siempre sea un regla a seguir totalmente que un ‘muxe’ quiera dedicarse a labores domésticas y a la artesanía (Quiénes son los ‘muxes’, el tercer género que existe en el sur de México: “Hay hombres y mujeres, y hay algo en medio”, de Ola Synowiec, 28 de noviembre de 2018.)

Consultando Los muxes, dos géneros en un solo cuerpo, en el The New York Times, leemos que los ‘muxes’ son personas que nacieron de sexo masculino pero que adoptan normas y costumbres asociadas al género femenino, lo cual constituyen el tercer género (Jake Naughton, 15 de mayo de 2018). Carla Estrada hace esta precisión sobre la temática de este artículo: “aunque los ‘muxes’ no son mujeres. Según lo proclaman, aspiran a ser como una mujer, pero no se identifican con ellas, no buscan ocupar su lugar, ni catalogarse como trans-género. Incluso se habla de que “un ‘muxe’ que busca feminizarse demasiado puede perder su identidad” (Ni mujeres, ni hombres, ni trans: los muxes son el tercer género de Oaxaca para el ActitudFem.)

Resulta indispensable hacer mención a Lady Tacos de Canasta, un ‘muxe’ de la Ciudad de México (originario de Oaxaca) que se ha ganado el respeto a partir del video viral, de 2016, en redes sociales con su característico grito: “¡Tacos, los tacos de canasta, tacos!”; donde su carisma y la honradez de su trabajo ha podido poner en alto el tercer género. Marven, como así se identifica, es una Lady sui generis porque surca las calles de la ciudad montada en su bicicleta azul de su característico producto. Lady Tacos de Canasta no se etiqueta dentro de los estereotipos del género (Marven: La muxe que ha conquistado la CDMX con sus tacos de canasta (de Pável Gaona para VICE, 9 de octubre de 2017.) Tanta es la fama de este muxe -tanto en los medios de comunicación tradicionales como de redes sociales- que recientemente la plataforma de streaming Netflix la consideró dentro de la serie “Las Crónicas del Taco” para exponer el taco de canasta y su experiencia; misma que ahora es reconocida en toda Latinoamérica y demás países que cuenten una cuenta en dicho medio de distribución de contenidos originales (Enaltece Netflix El Taco de Canasta en serie documental de Fabiola Caballero para El Sol de Tlaxcala, 13 de julio de 2019).

En síntesis, los ‘muxes’ comprenden el tercer género dentro de la cultura zapoteca, de Oaxaca, pero no representan completamente a las mujeres; más bien son personas con órganos genitales de sexo masculino que asume el rol femenino dentro de los ámbitos social, sexual y/o personal.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl