El Conocimiento implica dolor, Este tipo de Dolor...Fortalece el Espíritu !!!
(Comente, y razone nuestros artículos con sus autores...luego, comparta-los.)
Actualmente nos leen en:
Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Relato literario: CUANDO VARGAS LLOSA ME DEJÓ CON LOS CRESPOS HECHOS

CUANDO VARGAS LLOSA ME DEJÓ CON LOS CRESPOS HECHOS

Hoy en día, en nuestro Concepción actual tenemos en cada esquina: Farmacias, Bancos, Tiendas y empresas de Telefonía móvil.

En aquel entonces  – 1983 – aún teníamos algunas emblemáticas librerías; entre ellas la Librería Estudio.

Por esos años de juventud, trabajé durante largo tiempo en la ya citada librería. Esta era frecuentemente visitada por grandes escritores que venían a presentar algunas de sus obras.

Cómo olvidar las visitas por ejemplo, de José Donoso, quien desplegaba una gran sencillez y sobre todo, una agradable cercanía.

Cómo olvidar a Jorge Edwards y su “Convidado de Piedra”, Gonzálo Rojas y su humedad terrenal, Pablo Huneeus y su atractiva figura juvenil, confesándome que fue él la inspiración para el personaje “Papelucho” creado por su tía Ester Huneeus -Marcela Paz- lectura obligada e inmersa por siempre en nuestra cultura literaria.

Cómo olvidar la prometida y tan esperada visita del que después sería Premio Nobel de Literatura: Vargas Llosa.

Para recibir al autor de “La Tía Julia y el Escribidor” (1977), teníamos que prepararnos intelectualmente pero, sobre todo estéticamente, muy importante: el traje, el peinado. Para mí el cuidado de mi cabellera era esencial, entonces decidí que tenía que lucir un Peinado a lo Farrah Fawcett. Para ello acudí a un salón de belleza, expliqué el peinado que deseaba -mi cabello es liso- tal peinado consistía en ondas aéreas, fluidas y doradas. Salí de allí, con una cabellera igual a la peluca  que se pone el Lord Inglés en sus sesiones, salvo que la mía, era de color “amarillo oxigenado”.

¿Qué hacer? Mi jefe me mira sorprendido, pero de manera negativa y, en esa mirada, se reflejaba todo el desastre de mi esperanzado cambio.

La llegada de Vargas Llosa era inminente: nada podía hacer, sólo mirarme al espejo y constatar la inmensidad de mi desconsuelo: lagrimas, quería borrar mi imagen, y entonces, sucede lo inesperado: Vargas Llosa no viene. Sentí, inmediatamente un enorme alivio y, a la vez, una gran frustración por no conocer a  tan gran escritor.

Los Crespos hechos desaparecieron dos días después, con un corte radical, sin retrato alguno, por largo tiempo, pero con muchas lecturas del adorado Vargas Llosa.

Homenaje al Nobel en el mes su nacimiento.

 

Bernarda Pino.

T.Rojas.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

2 Comentarios en Relato literario: CUANDO VARGAS LLOSA ME DEJÓ CON LOS CRESPOS HECHOS

  1. Simpático, entretenido, excelente retrato literal de los personajes.
    Lograron, en siete palabras “documentar” una experiencia…Como para llevarla al teatro.

  2. Entrete la historia de los crespos y Vargas Llosa. La vivi en vivo y en directo.
    Hace rememorar viejos tiempos y recordar personas entrañables que ya no están.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl