Las personas y la ciudadanía deben estar conscientes de los pasos que se dan, para orientar el desarrollo o para estancarse y retroceder... El próximo plebiscito, es una oportunidad de desarrollo para la ciudadanía y para dignificar al ser humano y transformarlo en soberano.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

¿SE REFUNDA LA UNIÓN EUROPEA?

Especial para La Ventana Ciudadana
Desde Madrid

Las jornadas de reuniones de los más altos dignatarios de los 27 países signatarios de la Unión Europea, fueron agobiantes. Horas y horas sesionando en Bruselas, con el fin de llegar a un acuerdo necesario, coyuntural, imprescindible. Debían discutir, analizar y definir el tipo de ayudas económicas a los países más afectados por la pandemia provocada por el Corona Virus.

Las posiciones estaban muy alejadas, especialmente en algunos países del norte europeo, encabezados por Holanda. Sin embargo, Alemania se alineó con Francia y con España, y empujaron la idea de la ayuda con un marcado acento social. Y Ángela Merkel, junto a Emmanuel Macron y a Pedro Sánchez, se transformaron en los líderes de una postura más amplia y solidaria con los recursos de la Unión Europea…incluso, con la idea de impulsar una capacidad de endeudamiento de la propia Unión.

Al final, se logró un acuerdo de tal magnitud, que hoy se habla de una verdadera “refundación” de la Unión Europea.

La Unión Europea, al nacer, fijó como objetivos prioritarios el promover la paz, sus valores y el bienestar de sus ciudadanos. Ofrecer libertad, seguridad y justicia sin fronteras interiores. Favorecer un desarrollo sostenible basado en un crecimiento económico equilibrado y en la estabilidad de los precios, una economía de mercado altamente competitiva con pleno empleo y progreso social, y la protección del medio ambiente. Combatir la exclusión social y la discriminación. Promover el progreso científico y tecnológico. Reforzar la cohesión económica, social y territorial y la solidaridad entre los Estados miembros. Respetar la riqueza de su diversidad cultural y lingüística. Y establecer una unión económica y monetaria con el euro como moneda.

Basados en estos objetivos, en la última reunión se llegó al acuerdo histórico de proteger la organización y redistribuir sus presupuestos en una orientación más social, más solidaria. Y el acuerdo fue unánime, lo cual significa que  hubo concesiones por todos lados y que todos quedaron contentos.

El documento deberá ser ratificado por el Parlamento Europeo, donde predominan los partidos políticos a los cuáles representan los parlamentarios de los 27 países, todos ellos, elegidos democráticamente. Al final, se piensa que en octubre podría iniciarse la andadura de esta redistribución de los recursos de la Unión Europea.

Este es un hecho histórico. Sin duda alguna, la Unión se ha visto sacudida por la pandemia y sus consecuencias en pérdidas humanas. Y es evidente la crisis económica que se avecina y por los tremendos coletazos que sufre la empresa privada. Por ello, ahora potencia su aspecto solidario y progresista protegiendo y priorizando el mercado interno de Europa. Dinero que se distribuye en los países más golpeados por la crisis, repercutirá en el mercado interno europeo y favorecerá la estabilidad de la industria local.

Mirando un poco hacia Latinoamérica –y a Chile, en particular-, todo este proceso beneficiará también a la economía del continente americano, puesto que existe un dinámico y creciente mercado con Europa que no puede ser ralentizado o disminuido producto de la crisis post pandemia.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl