«Enseñar, es enseñar a dudar» Eduardo Galeano

 

 

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Segunda Guerra Mundial: una historia de exterminios ordinarios [*]

Ugo Bardi

Desde Florencia, Italia
Una posible portada para mi nuevo libro. Me gusta, pero puede que sea demasiado fuerte. ¿Qué opina? Si tiene un momento, hágamelo saber en los comentarios. El texto siguiente está extraído de uno de los capítulos del libro.

Ochenta años después del Día D, las celebraciones presenciaron una serie de distorsiones históricas notables, aparentemente de moda para nuestros gobernantes que siguen pensando que pueden “crear su propia realidad”. Entonces, permítanme intentar volver a contar los eventos que generaron el Día D y nos llevaron al mundo en el que vivimos. Es una historia de exterminios ordinarios, llevados a cabo o simplemente planificados por ambos bandos.

Primero, ¿por qué los alemanes atacaron a Rusia en 1941? Desde nuestra perspectiva, parece un error tan colosal que uno podría pensar que sólo un grupo de locos podría haber tomado la decisión. Pero no fue un error; fue una apuesta desesperada y casi funcionó. Como siempre, hay lógica en el mal, aunque eso no lo hace menos malvado.

La historia comienza durante la Primera Guerra Mundial, que pudo haber sido el primer caso de hambruna utilizada como arma a escala continental. Al principio de la guerra, los aliados impusieron un bloqueo naval a los imperios centrales con el objetivo específico de exterminar a tantos alemanes como fuera posible. El efecto no fue inmediato, pero, poco a poco, los alemanes empezaron a pasar hambre a medida que la agricultura alemana se veía gravemente afectada por la falta de mano de obra y fertilizantes.

Un aspecto curioso del bloqueo fue que fue burlado por los propios aliados. Durante toda la guerra, Estados Unidos siguió suministrando alimentos a Bélgica, ocupada por los alemanes, sabiendo que se habrían utilizado en gran medida para alimentar a los soldados alemanes. En el libro Prolonging the Agony (2018), los autores, Docherty y MacGregor, sostienen que fue un complot especialmente malvado para mantener con vida a los alemanes y ganar más dinero con la guerra. Es una especulación, por supuesto, pero la historia nos da muchos ejemplos de cuán malvados pueden ser los humanos.

A pesar de los alimentos enviados a Bélgica, a medida que avanzaba la Primera Guerra Mundial, el bloqueo se volvió cada vez más eficaz a la hora de matar alemanes y austriacos. El número de víctimas se calcula de diversas formas, pero sólo en Alemania las cifras oscilan entre 400.000 y más de 700.000. Los Imperios Centrales habrían perdido la guerra de todos modos, pero también es cierto que los soldados hambrientos no luchan bien, por lo que la hambruna ayudó considerablemente a los Aliados. El debilitamiento físico de los europeos durante las últimas fases de la guerra fue una de las razones de la propagación de la «gripe española», que mató a más de dos millones de personas más en Europa y quizás diez veces más en todo el mundo.

Como resultado de la terrible experiencia de la Primera Guerra Mundial, los alemanes se volvieron muy conscientes de su vulnerabilidad a la escasez de alimentos. Esta idea marcó la estrategia de la Segunda Guerra Mundial y fue una de las principales razones del Acuerdo Molotov-Ribbentrop, firmado en 1939. Sólo a través de alimentos provenientes de Ucrania y Rusia pudieron los alemanes pensar en lanzar un ataque a Francia. Como sabemos, tuvo éxito y el siguiente paso para Alemania fue someter a Gran Bretaña.

Como ocurre con los mejores planes de ratones y hombres, las cosas le salieron bien a Alemania. El ataque aéreo contra Gran Bretaña fracasó por completo al cabo de sólo unos meses. En 1940, con la marina británica todavía dominando las rutas marítimas y bloqueando el envío de alimentos a la Europa continental, los alemanes vieron ante ellos el espectro de una nueva hambruna. Sólo podría mantenerse a raya mientras los soviéticos estuvieran dispuestos a suministrar alimentos a Alemania. Pero ¿qué pasaría si los soviéticos decidieran aliarse con los británicos y volver a matar de hambre a los alemanes?

En esta etapa, la decisión de atacar a la Unión Soviética tenía cierta lógica. La diferencia de poder entre los dos bloques era favorable a la Unión Soviética, pero no era tan grande, y la idea de los alemanes era que su conmoción y pavor habrían provocado el colapso de la Unión Soviética, tal como había ocurrido con Francia.  Se podía ver la idea como una apuesta desesperada, pero las probabilidades no eran imposibles.

También podemos imaginar que la idea de atacar a la Unión Soviética fue el resultado de la peculiar mentalidad de Adolf Hitler. Veía a los británicos como compañeros arrianos (incluso tuvo una amante británica (*) antes de la guerra). En cambio, veía a los eslavos como una raza inferior, Untermenschen, que debía ser esclavizada o exterminada por la raza superior de los Herrenvolk, los alemanes. Hitler describió el exterminio de los nativos americanos como un modelo de qué hacer con los eslavos, que debían ser tratados como los estadounidenses habían tratado a los «pieles rojas».

Estas ideas tomaron forma en el “Generalplan Ost”  (“Plan General para el Este”) (1942), también conocido como «Ostplan». Una vez conquistadas, las tierras fértiles de Europa del Este se utilizarían para proporcionar alimentos abundantes a los alemanes y sus aliados. Estaba claro lo que eso implicaba: el promotor del plan, Herbert Backe, observó un «excedente de población» en Rusia de entre 20 y 30 millones. Significaba que tendrían que ser exterminados de una forma u otra. O asesinados en el acto, muertos de hambre o empujados al otro lado de los Urales, donde se las arreglarían solos si pudieran. Tendemos a centrar toda nuestra atención en Adolf Hitler, pero él no estaba solo. El mal se había estado filtrando desde los altos niveles del gobierno alemán, afectando a casi todos.

El malvado plan estaba lleno de malvados detalles. Las tierras eslavas al oeste de los Urales iban a ser ocupadas por agricultores-guerreros alemanes, entre 6 y 12 millones de ellos. Se establecerían colonias en tres zonas principales: el Báltico, la zona de Leningrado y Crimea, con un total de 36 nuevas ciudades, de 20.000 habitantes cada una. Las ciudades estaban reservadas a los alemanes; se suponía que los eslavos supervivientes no eran más de 14 millones y trabajaban como esclavos del Herrenvolk. Vivirían en aldeas y recibirían sólo lo mínimo necesario para sobrevivir y reproducirse. A algunos de ellos se les enseñaría a leer y escribir, pero el alfabeto cirílico sería abolido y reemplazado por el latino. Incluso las palabras Rusia y ruso iban a ser prohibidas y reemplazadas por Moscovia y moscovitas. Toda la zona pasaría a formar parte del Grossraum (el espacio económico alemán). No era una idea tan diferente de lo que habían hecho los ingleses cuando ocuparon Irlanda en la época de Oliver Cromwell y convirtieron a los irlandeses en sirvientes. Puede leer más sobre Ostplan en un artículo reciente (recent article).

Una vez más, los planes tienen cierta manera de volverse contra sus promotores y los alemanes corren el riesgo de ser exterminados. La población alemana disminuyó de 80 millones en 1939 a alrededor de 65 millones en 1946. La ocupación del territorio alemán no facilitó la vida a los supervivientes, pero podría haber sido mucho peor si el “Plan Morgenthau”, aprobado por el presidente Roosevelt, se había puesto en práctica.

El Plan Morgenthau no era mucho mejor que el Ostplan. Su objetivo era destruir la industria alemana y convertir a Alemania en un país puramente agrícola al nivel tecnológico de la Edad Media. Eso implicó el exterminio de varios millones de alemanes simplemente porque la agricultura de baja tecnología no podía sustentar a la población alemana. Afortunadamente, Estados Unidos y sus aliados pronto abandonaron el plan cuando se dieron cuenta de que necesitaban un alemán económicamente fuerte como barrera contra la Unión Soviética.

Así, podemos ver que la Segunda Guerra Mundial es una historia de exterminios ordinarios, planificados o puestos en práctica por los psicópatas que gobernaban en la época; posiblemente no sean especialmente peores que los que gobiernan en nuestros tiempos. Sólo como una especulación más: ¿cuál habría sido el destino de las llanuras de Europa del Este si la apuesta alemana hubiera dado sus frutos? Varios autores de ciencia ficción han imaginado precisamente eso. Entre ellos, Philip K. Dick describió este futuro distópico en su novela titulada «El hombre en el castillo alto» (1962). Así describe el futuro alternativo de las tierras eslavas …

…<Los alemanes habían tenido éxito con los judíos, los gitanos y los Estudiantes de la Biblia. Y los eslavos habían retrocedido dos mil años, hasta su corazón en Asia. Fuera completamente de Europa, para alivio de todos. Volvemos a montar yaks y cazar con arco y flecha. Y esas grandes revistas satinadas impresas en Munich y circuladas por todas las bibliotecas y quioscos…uno podía ver con sus propios ojos las fotografías en color de página completa: los colonos arios de ojos azules y cabello rubio que ahora cultivaban, seleccionaban, araban, etc., laboriosamente, en la vasta cuenca cerealera del mundo, Ucrania. Esos tipos ciertamente parecían felices. Y sus granjas y cabañas estaban limpias. Ya no se veían fotografías de polacos borrachos y marchitos, repantigados en porches hundidos o pregonando unos cuantos nabos enfermizos en el mercado del pueblo. Todo es cosa del pasado, como caminos de tierra llenos de baches que alguna vez se convirtieron en declive en la temporada de lluvias, atascando los carros.

Distópico, por cierto. Pero si hay una constante en la historia es que las elites tienden a corromperse por el poder que ejercen. Se debilitan, pierden el control y son derrocados por sus subordinados. Con el tiempo, los untermenschen eslavos se habrían levantado y destruido a los herrenvolk que habían ocupado sus tierras. La historia nunca termina y la gente se deja llevar por ella como hojas en el viento. Sólo sabemos que aterrizaremos en algún lugar, pero no dónde.

(*) La amante británica de Hitler se llamaba Unity Mitford y probablemente era una agente secreta del gobierno británico. Nunca sabremos si fue ella quien “plantó” en la mente de Hitler la idea de que no debía atacar a Gran Bretaña sino a la Unión Soviética. Tal vez sea pura especulación, pero la mente humana normalmente es insondable, y Hitler realmente pudo haber hecho creer, como sugirieron algunas fuentes, que los británicos habrían ayudado a Alemania a someter a la Unión Soviética después de que Hitler hubiera mostrado su buena voluntad al detener la campaña de bombardeos sobre Gran Bretaña en 1940. Especulé sobre este tema en una publicación mía (in a post of mine) en mi blog “Chimeras”.

UB

17/06/2024

Fuente: 17.06.2024, desde el substack .com de Ugo Bardi “The Seneca Effect” (“El Efecto Séneca”), autorizado por el autor.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl