Ciudades Sustentables... Una necesidad Urgente en el camino del desarrollo Integral del Ser Humano.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Un Buitre Al Mando Del Timón

Guilmo Barrio Salazar

Desde Georgia, E.U.A.

Con la selección de John Bolton como su Consejero de Seguridad Nacional, Donald John Trump ha colocado  punto final a su Gabinete “por la guerra”, luego de haber nominado  al belicoso Mike Pompeo como  Secretario de Estado, y a Gina Haspel (quien mantuvo el lugar de torturas bajo la administración de George W. Bush) como  directora de la Agencia  Central de Inteligencia, (CIA, siglas en inglés).  Con el nombramiento de John Bolton, el candidato a la presidencia que en el 2016  prometía sacar a los Estados Unidos de Norteamérica de las “estúpidas guerras”, ahora nos está cargando con más oportunidades bélicas.  Y con el Congreso abdicando de  sus responsabilidades en materia de  seguridad nacional, los EE.UU., que ya tienen grandes conflictos desde el Medio Oriente hasta  Asia del Sur, parecen  estar al borde de una mayor aventura armada.

John Bolton es un militarista sin arrepentimiento, que de todas formas es inteligente, con unos codos muy fuertes, y que no descansa para  vender sus fanáticos puntos de vista.  Bajo la administración Bush, él ayudó a cocinar la inteligencia para llevar a cabo la Guerra de Iraq, en el  que fue con toda seguridad el más grande atropello al derecho internacional por parte  de los Estados Unidos  desde la época de Vietnam, aunque él todavía lo defiende.  En repetidas ocasiones, Bolton  ha abogado por una guerra de prevención, lo que significa, de hecho, una guerra ilegal de agresión contra Irán y contra Corea del Norte.

El nombramiento de Bolton, junto con la nominación de Pompeo y Haspel, es la última traición realizada por Trump, porque él se había presentado como un opositor  a la invasión de Iraq desde un comienzo. Él había condenado a  aquellos “que habían malgastado $6 trillones de dólares en las guerras del Medio Oriente, con lo que habríamos podido reconstruir dos veces nuestro país, lo que solamente ha producido más terrorismo, más muertes, y más sufrimiento.  Imagínense si ese dinero hubiese sido invertido en nuestro país”.  Apenas llegó a su oficina en la Casa Blanca, Trump abandonó su engaño populista, enviando más tropas a Afganistán y a Siria, con el anuncio del Pentágono señalando que las fuerzas militares estadounidenses permanecerán allá, aún después que el Estado Islámico fuera vencido.  Trump ha duplicado el apoyo a Arabia Saudita en su asalto criminal a Yemen, y ha aumentado el ataque de los drones norteamericanos, desde África del Norte a Asia del Sur.

Ahora, él ha traído a los buitres más extremistas a la Casa Blanca.  Bolton empujará la destrucción de la negociación nuclear con Irán, a pesar de que esta histórica negociación multilateral está trabajando efectivamente con el apoyo de los países aliados con los Estado Unidos.  Si Donald John Trump abroga la oferta y en respuesta, Teherán continúa con el enriquecimiento de uranio, un ataque de los EE.UU. o de Israel contra las usinas  nucleares de Irán, se hará realidad,  paso que  John Bolton lo estima “de urgencia”.

También Bolton puede poner término a las conversaciones pendientes con Corea del Norte.  En forma consistente, él ha demolido las negociaciones con Pyongyang diciendo que es una pérdida de tiempo, y ya ha delineado cómo la reunión de Trump con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, puede servir como un “estrangulamiento diplomático” para preparar el bombardeo a ese país.   Cree que la fuerza militar norteamericana capacita a Washington para poder ser los “bully” de las naciones alrededor del mundo, por lo que también ha urgido a ponerle presión a Rusia en Ucrania y a China a través del mar de China del Sur.

¿Quién podrá interponerse en el medio de las intervenciones catastróficas que vaciarán  los recursos de este país, y lo dejarán  como una nación fuera del derecho internacional? Talvez el Secretario de Defensa James Mattis podrá frustrar agregándole cargas al Pentágono.  Talvez Trump está simplemente engañando, actuando como lo hizo Richard Nixon con su “teoría del hombre enojado” durante su presidencia, para asustar a sus adversarios y así lograr un acuerdo.  Talvez Trump cambie de idea una vez más.  Es demasiado lo que puede suceder en estas débiles necesidades.

John Bolton no necesita la confirmación del Senado para transformarse en  Consejero de Seguridad Nacional.  Pero un Senado responsable necesitaría las audiencias pertinentes sobre Mike Pompeo y Gina Haspel para alertar a la ciudadanía sobre las intimidaciones puestas por un Gabinete orientado a la  guerra y encabezado por Bolton.  Porque los Demócratas están en minoría, deben intentar alcanzar un diálogo con los Republicanos y establecer coaliciones de conciencia.  La oportunidad la tienen ahí: El senador republicano Rand Paul ya ha declarado su oposición a la nominación de John Bolton, como también las nominaciones de Pompeo y de Haspel.

Este no es el momento de dividir las líneas de los partidos políticos;  la selección de Bolton demanda una respuesta de ambos partidos con el Congreso, indicando que el país está en primer lugar.  Si ellos no se levantan para desafiar estas nominaciones, la presidencia de Donald John Trump tomará una vuelta que ya se presiente: ir de la ópera medio cómica actual, a una tragedia feroz.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Responder a Guilmo Barrio Salazar. Cancelar respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

2 Comentarios en Un Buitre Al Mando Del Timón

    • Juan Luís: Muchas gracias por tu opinion respecto al artículo sobre el nuevo Consejero de Seguridad Nacional norteamericana, John Bolton. Como puedes ver, la situación vá de mal en peor en esta nación.

      Atentamente,

      Guilmo Barrio Salazar.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl