La mejor defensa de la ciudadanía ante los embates del Neo Liberalismo,frente al dominante Señor Mercado es, Fomentar la conciencia crítica y el razonamiento colectivo.
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Una Breve Historia Haitiana

Guilmo Barrio Salazar

Desde Georgia, E.U.A.

La razón de presentar esta información, es debido a que están llegando inmigrantes haitianos a Chile, y se desconoce por completo su historial. Hoy, les indicaré solamente una muy breve historia, para que comprendan que Haití es una nación que se ha sufrido, desde su inicio, grandes dificultades.

Después de trescientos años desde que Cristóbal Colón hizo su llegada a la región del Caribe, el Hemisferio Occidental vio el nacimiento de sus primeros Estados derivados de las aventuras coloniales liberadas por los gobiernos europeos. Uno de ellos, ubicado en la costa del Este de América del Norte, donde la sociedad de compradores británicos le envía periódicamente el pago de impuestos al rey de Inglaterra, ha declarado su independencia.  El otro, ubicado   más al sur, en la colonia azucarera de La Española, también conocida como Santo Domingo, a partir de 1791 se va poblando en forma masiva de esclavos africanos, los cuales en un momento dado se rebelaron y quemaron las plantaciones donde los obligaban a trabajar, para mantener en forma lucrativa a Francia.  Medio millón de esclavos, de los cuales dos tercios habían nacido en África, se organizaron como un ejército guerrillero, inspirados por su fe relacionada con el Vudú, y mantienen, hasta el día de hoy, su idioma, el “creyol” o “creolé”(Criollo).

Los insurrectos, comenzaron a asesinar a sus “Masters” y dieron por terminada la esclavitud en la isla forzando al gobierno francés a que reconocieran a su nuevo líder Toussaint Louverture como la cabeza de Santo Domingo.  Cuando Napoleón envió a su ejército con el fin de reestablecer la esclavitud, la gente de Toussaint se opuso al extremo de que el ejército de Napoleón se vio obligado a abandonar la isla. Desde entonces, se estableció   una nueva nación con una Constitución que establecía “ningún hombre blanco, sin importar su nacionalidad, puede llegar a ser un “Master”.

El nacimiento de Haití en 1804 admiró al mundo.  No solamente por ser el primer país que tuvo una revolución brutalmente avanzada de esclavos en el mundo formando una sociedad, sino que, además, por colocar una pequeña nación negra en el escenario mundial.  Hoy, la revolución de Haití es citada como uno de los orígenes de la cultura occidental en las conversaciones sobre los derechos universales.  En aquel tiempo, la inspiración esclava de Haití dio un ejemplo desde Jamaica a Virginia, y previno a los líderes blancos de todo el hemisferio, del riesgo de tener “otro Haití”.  Uno de ellos fue Thomas Jefferson, quien al ver la derrota de Napoleón, empezó a asegurar el destino de los Estado Unidos con un manifiesto de imperio en este continente.

Ese encuentro de Haití ayudó el levantamiento de los Estados Unidos como una de esas tantas ironías crueles, sobre cómo la segunda nación de las Américas se transformó en la nación más pobre, y no fue reconocida por los Estados Unidos hasta el año 1862, como un país independiente, aunque Haití encontró sus prospectos debilitados por romper su deuda externa, y una paranoia justificada de una invasión extranjera. Habiendo heredado una economía organizada alrededor de la producción de dos estimulantes no nutritivos: el azúcar y el café, para su exportación, comenzó una vida tercermundista mucho antes de que realmente existiera el tercer mundo.

En el año 1909 los bancos estadounidenses adquirieron la mayoría de la deuda que tenía Haití con Francia. Seis años más tarde las tropas de la Marina norteamericana llegaron invadiendo esa nación.  En un país fundado bajo el principio de que nunca se permitiría un “Master” blanco en sus costas, la ocupación por parte de los Estados Unidos, por diecinueve años fue realmente traumática.  Pero talvez ningún aspecto del involucramiento norteamericano en las actividades haitianas fue tan odioso en su rol dictatorial que definió la era después de la guerra en Haití.

Entrenado en la Salud Pública en la Universidad de Michigan, Francois “Papa Doc” Duvalier, llegó a la presidencia en 1957 como la voz de las masas rurales negras.  Una vez electo, rudamente les dio la espalda a todos ellos.  Con decenas de millones de dólares de ayuda aportados por los Estados Unidos, Duvalier armó a los agentes represores de su gobierno, llamados “Tontons Macoutes”, quienes se transformaron en sus espías contra la ciudadanía haitiana, convirtiéndose así en el dictador del país, y luego de muchos años en el poder con esta clase de gobierno, le traspasó el poder a su hijo.  En el año 1983,”Baby Doc”, como llamaban al hijo de Duvalier, ordenó la matanza de 2 millones de cerdos negros en los campos haitianos, los que fueron reemplazados, contra el gusto y la tradición de los campesinos y la vida haitiana, por marranos blancos importados de los Estados Unidos.  Los delicados cerdos blancos, desastrosamente no aptos a los campos haitianos, nunca florecieron constituyendo un enorme fracaso en todo el país.

En el año 1986, “Baby Doc” Duvalier fue forzado a salir del poder. Se inició así un triste cuarto de siglo, que obligó a caminar con nuevas esperanzas políticas. El carismático líder populista Jean-Bertrand Aristide en los años de 1990’s y comienzo de los 2000’s, gobernó a los haitianos con un permanente estado de dificultades.  Aristide fue sacado de su puesto como presidente el 29 de febrero del 2004, y se asiló en África, debido al golpe de Estado apoyado por Francia, Canadá, y los Estados Unidos de Norteamérica.

Todo esto nos hace pensar, cómo en dos siglos, medio millón de esclavos fueron capaces, no solamente de imaginarse un mundo nuevo y mejor para ellos, sino que también, con fuerza, solidaridad y una gran determinación, pudieran crear su propia nación en el Caribe.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl