El desarrollo de la nación debe estar presidido por el respeto al Medio Ambiente.
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Rusia, Australia, Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Una pésima noticia…

Equipo La Ventana Ciudadana.

En el año 1946, se realizó en Washington, Estados Unidos,  la Convención Internacional para la regulación de la Caza de Ballenas. En esa oportunidad, los países participantes acordaron la creación de la Comisión Ballenera Internacional (International Whaling Comission), conviniendo en que su sede estaría en la ciudad de Brighton , Reino Unido.

La Convención implicaba la institucionalización de una preocupación de nivel mundial: la supervivencia de esta especie de cetáceos estaba seriamente amenazada por la acción depredadora del ser humano que, sin medir consecuencias y motivada por el siempre presente “afán de lucro”, daba muerte a miles de ejemplares anualmente.

En verdad, la situación señalada no es sino el reflejo de una “cultura moderna” carente de todo respeto por la naturaleza y a cuyos principales actores poco les importa el futuro y el ambiente en que vivirán sus hijos. La contaminación de los mares reflejada en increíbles volúmenes de basura, especialmente plásticos, que diariamente son arrojados a sus entrañas en forma inescrupulosa comprometiendo la vida de aves, peces y mamíferos; las “autorizaciones legales” que permiten la extracción de enormes masas de recursos del mar con fines industriales generando una crisis cada vez más difícil de controlar; la deforestación de selvas y bosques nativos que va arrinconando a decenas de especies, especialmente mamíferos mayores, y destruyendo su hábitat natural; la caza comercial y turística sin justificación valedera alguna; constituyen algunas expresiones de la forma en que el ser humano contemporáneo se relaciona con el medio en que vive. Tigres de Bengala, elefantes, chimpancés, gorilas, rinocerontes, koalas, osos pandas y osos polares, etc., serán conocidos sólo a través de fotografías por las generaciones venideras.

En el presente mes de octubre,  en Eslovenia, se reunió nuevamente la Comisión Ballenera Internacional que integran actualmente 88 naciones. El tema central sometido a la discusión de los participantes era la creación de Santuario Atlántico Sur destinado a  sostener una amplia área   en que estuviese prohibida todo tipo de caza de la especie, asegurando así su natural reproducción y desarrollo. Tal como ha venido haciéndose costumbre, los países presentes se alinearon en dos bloques en los que reconocieron filas aquéllos que buscan la explotación industrial y comercial de la especie y aquéllos que buscan su subsistencia y preservación. De acuerdo a las normas de la Comisión, la creación del aludido Santuario requería el voto conforme del 75% de los actores. Sin embargo, solo logró reunir 38 votos favorables provenientes en su mayor parte de los países latinoamericanos y europeos. Otros 24, entre ellos Rusia, Mongolia, Tanzania, Noruega, Islandia y, por supuesto, Japón, votaron negativamente.

La conocida organización internacional Greenpeace ha manifestado su frustración ante este resultado, pero ha hecho  un llamado a no bajar los brazos y a generar y sostener fuertes campañas de opinión para crear conciencia sobre este problema y así lograr comprometer a un mayor número de Gobiernos.

En el año 2018, se realizará una nueva reunión de la Comisión y, probablemente, su sede sea la ciudad de Río de Janeiro, ya que Brasil se ofreció como país anfitrión.

Se estima que una acción masiva, que concite la expresión de millones de personas a través del planeta, podrá motivar un cambio de actitudes.

Chile, al crear un área protegida en el Pacífico Sur, ha mostrado compromiso, al menos en este terreno, con esta causa. Uno de los países más cuestionados  ha sido, hasta ahora, el Japón, nación altamente industrializada y de elevado nivel de desarrollo, cuyos sucesivos gobiernos, defendiendo intereses económicos de ciertos grupos privados, ha justificado la caza del cetáceo marino más grande del planeta, utilizando un “resquicio legal” cual es afirmar que la realiza con “fines científicos”. Su actitud ha merecido el reproche de la Corte Internacional de Justicia pero ha permanecido impasible. A los depredadores de la naturaleza “no les entran balas” y, tampoco, “arpones”.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en Una pésima noticia…

  1. Sí Pésima noticia…
    Que dicen nuestros parlamentarios ???
    Se han investigado las muertes de ballenas en el extremo sur de nuestro país ???

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl