La mejor defensa de la ciudadanía ante los embates del Neo Liberalismo,frente al dominante Señor Mercado es, Fomentar la conciencia crítica y el razonamiento colectivo.
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

¿Vale la pena la filosofía?

Andrés Cruz Carrasco

Abogado. Magister en Filosofía moral. Magister en Ciencias Políticas.

¿Vale la pena la filosofía? Según Kolakovski “en la actividad de un hombre que esté convencido en serio de que existen tesis que es preciso aceptar como verdaderas, aunque no se comprenda su significado  – y tales ideas son elemento integrante de todo pensamiento religioso-, el deseo de saber y la sinceridad intelectual tiene que sufrir una limitación. Una actitud cognoscitiva diferente es la del hombre que cree que las leyes de la naturaleza descubiertas por la ciencia son un producto del intelecto organizado; y otra actitud distinta es la del hombre que reconoce esas leyes como inmanentes y como propias de la naturaleza misma”. La filosofía no impone nada, sólo es pensar y seguir pensando para develar que es el mundo, que son las relaciones sociales, que significa convivir, que es tolerar, ser justo, que es conocer, que es el lenguaje, etc. Más que respuestas, es la búsqueda de las preguntas adecuadas, aquellas que nos conducen a otros preguntas, que nacen de todas estas respuestas. Es permitirnos abrir nuestras mentes para descubrir el nexo que existe entre lo que sabemos y nuestra actividad social y nuestra actitud ética, lo que no tiene ninguna relación con el esoterismo ni con la tan comercial “autoayuda”. Pese a lo que pretenden incluso algunos de los que se dicen profesionales de la filosofía, ella siempre está presente en todos. Como señaló Karl Jaspers: “como la filosofía es indispensable al ser humano, está en todo tiempo ahí, públicamente, en los refranes tradicionales, en apotegmas filosóficos corrientes, en convicciones dominantes, como por ejemplo en el lenguaje de los espíritus ilustrados, de la ideas y creencias políticas, pero ante todo, desde el comienzo de la historia, en los mitos. No hay manera de escapar a la filosofía”. Es más que la opinión de algún “experto” o “gurú” de moda. Es aprender a debatir para decidir cuáles son los problemas de los que hay que hacerse cargo y cómo hacerlo. El inconveniente de la filosofía es que no es rentable, no se puede transar en la bolsa, no tiene color político y en lugar de achatar los espíritus, los alza y robustece, los hace crecer y reflexionar. Es la disciplina subversiva que nos puede conducir a los grandes cambios, porque cuestiona los marcos conceptuales impuestos por la elites dominantes de cualquier signo y por tanto es muy peligrosa. Por eso ha sido siempre condenada como Sócrates y Banjamin, ha sido quemada en una hoguera de intolerancia, dogmatismo extremista e ignorancia como Giordano Bruno, ha sido tachada de demencial como Nietzsche, ha sido mil veces excomulgada y perseguida como Spinoza. Hoy, de manera más sutil se le trata de hacer a un lado, porque incomoda. Se le quiere arrinconar, para que sea olvidada. Más vale que todos sólo aprendan a hacer, mirando hacia el suelo, sin cuestionarse nada. No resulta útil y es muy costoso que se aprenda a ser, conocer y convivir. Sin embargo, mientras haya ser humano, mientras haya pasión por la libertad, allí estará la filosofía, hagan lo que hagan aquellos que se ufanan con sus diplomas, pero que no tienen nada de vida en un aula, allí estará alimentando los cuestionamientos más esenciales para conducirnos hacia la emancipación de nosotros mismos.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en ¿Vale la pena la filosofía?

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl