«Aquellos o aquellas que creen que la política se desarrolla través del espectáculo o del escándalo o que la ven como una empresa familiar hereditaria, están traicionando a la ciudadanía que espera de sus líderes capacidad y generosidad para dar solución efectiva sus problemas.»

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Virus en el cine, ¿la realidad supera la ficción? (Parte I)

Lorena Mardones

PhD. Bioquímico, Académico UCSC.

Todos sabemos que es común que el celuloide se nutra de temas científicos, como la biología, la astronomía, la paleontología y la medicina. El tema de los virus y las epidemias no han sido la excepción. Existen varias películas de los siglos XX y XXI dignas de destacar. En la mayoría de los casos, los virus causan estragos a nivel de la población local/mundial y los protagonistas deben encontrar la solución contra reloj. Estos filmes, si bien se toman ciertas licencias artísticas del género de ciencia ficción, como la aparición de zombis, abordan el tema de la infección con virus y permiten entender conceptos como mutación e inmunidad.

          Los virus son partículas ultramicroscópicas compuestas por una molécula de material genético rodeado de una estructura formada por lípidos y proteínas, pero no son considerados organismos vivos, porque no se pueden reproducir en forma independiente. De hecho, se definen como parásitos intracelulares estrictos, pues utilizan toda la maquinaria de la célula que infecta para generar mas partículas virales. Muchos virus son agentes patógenos, producen enfermedad en el organismo que infecta, sea este una simple bacteria, una planta o un animal. En humanos, pueden transmitirse por la sangre, por deposiciones, por transmisión sexual, por gotas de saliva o secreción nasal, etc. Las consecuencias pueden ser desde un simple malestar de corta duración (como el resfrío común) hasta el desarrollo de cáncer o la muerte. Su cura es compleja, no se destruyen con antibióticos (anti-biótico significa anti-vida, el virus no está «vivo») y existen pocos antivirales (que inhiben proteínas virales específicas). Así, la mejor forma de control es evitar o reducir el contagio, o generar inmunidad contra el virus. ¿Cómo nos hacemos inmune?, al contagiarnos, o al vacunarnos contra un virus en particular (inyectándonos virus inactivos, proteínas virales o material genético desde el cual nuestras células formen proteínas virales). En ambos casos, nuestro organismo crea anticuerpos y células especializadas capaces de destruir al virus.

          Es de destacar la película de 1971 La amenaza de Andrómeda («The Andromeda strain», Robert Wise), basada en el libro del mismo título, escrito por Michael Crichton en 1969. El filme trata de un microrganismo extraterrestre que resulta mortal porque coagula rápidamente la sangre. Se destaca las calles vacías de una ciudad contagiada, el profesionalismo de los científicos al usar animales de experimentación para investigar la especie alienígena. Es clave la mala decisión del gobierno, de destruir el patógeno con radiación, lo que hace que mute y degrade los materiales del contenedor donde lo encierran. La historia nos hace pensar sobre otras alternativas de evolución que podría haber tenido la vida extraterrestre, sin crearse un organismo multicelular, sino una comunidad de organismos unicelulares.

           También destaco la película ítalo-española «Virus» (Apocalipsis Canibal, 1980), de John Frade y Antonio Margheriti, que trata de 3 veteranos de la guerra de Vietman que rescatan prisioneros contagiados con un tipo de virus de la rabia y luego se convierten en zombis caníbales.

          El año 1995 se lanzaron dos películas norteamericanas relacionadas con virus,» Epidemia » (Outbreak, Wolfgang Peterse) y «Doce monos » (Twelve monkeys, Terry Gillian). «Epidemia» contó en su elenco con Morgan Freeman, Dustin Hoffman, Cuba Gooding Jr y Rene Russo. En esta película, el virus Motaba (similar al Ébola), originado en África 30 años antes, llega a E.E.U.U. por un mono que viaja de contrabando en un barco, infectando a sus manipuladores, al personal del hospital que los recibe y a todos los asistentes del cine adonde van. El virus produce una fiebre hemorrágica mortal y, al mutar, se propaga por vía aérea. La cura está en un suero generado años antes como antídoto al eventual uso del virus original como arma biológica y en los anticuerpos que posee el mono. La misión de los protagonistas es encontrar al mono, para así evitar el bombardeo de los residentes de la ciudad contaminada, como ocurrió anteriormente con los contagiados residentes en el Valle del río Motaba. Existen algunos errores científicos en la trama, pero la película logra ser un thriller de culto. Por otro lado, en la película Doce monos, un prisionero (Bruce Willis) se ofrece a realizar una serie de viajes temporales (desde 2035) para obtener una muestra del virus letal que ha matado a casi toda la población mundial. En su viaje, se encuentra con el enfermo psiquiátrico (Brad Pitt), quien lidera un grupo eco-terrorista denominado «El ejército de 12 monos» y es hijo de un famoso científico que trabaja con virus. La película deja el mensaje pesimista de que la situación desastrosa es inevitable, y es considerada una de las mas destacadas del género ficción de la década de los 90.

          En la trama de las películas descritas encontramos temas comunes con la realidad vivida en la pandemia del coronavirus (SARS CoV-2), los virus se transmiten por vía aérea y obtener inmunidad es clave para controlar sus estragos. La comunidad científica internacional aún investiga si el coronavirus fue transmitido a humanos desde animales (lo que se llama zoonosis) o se liberó desde un laboratorio de virología.

-https://www.infobae.com/america/cultura-america/2020/03/15/cuando-el-cine-se-anticipa-10-peliculas-sobre-virus-y-epidemias-que-amenazan-a-la-humanidad/

-https://www.cinepremiere.com.mx/epidemias-mejores-peliculas.html-

-Zapatero Gaviria A, Barba Martin R. ¿Qué sabemos del origen del COVID-19 tres años después?. Rev Clin Esp. 2023 Apr;223(4):240-243.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl