La soberanía radica en la Ciudadanía y debe expresarse con deberes y derechos, con disciplina y responsabilidad. Sin embargo, también debemos tener una gran cuota de valentía y fortaleza, para defenderla de aquellos que desean apropiarse de ella!

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Yo te aseguro que yo no fui…

Mucha gente está hastiada de ver desfilar las tristes cifras que muestra en el país la evolución de la pandemia. Cada día, la prensa (toda la prensa) nos muestra con insistencia el incremento incesante de los números de contagiados a través de todo el territorio y su lúgubre secuela de víctimas fatales.

Sería insensato negar que el problema es de carácter planetario o argüir que en otros países las cosas están peores. También sería torpe no entender que bajo cualquier gobierno, de cualquier signo, la posibilidad de cometer errores o de efectuar una aplicación insuficiente, inoportuna o equivocada de los recursos destinados al sector sanitario, es un riesgo siempre presente. Sin embargo, lo que no es tolerable es que habiéndose formulado en su tiempo importantes observaciones sobre el manejo del problema (mayo / junio 2021) simplemente (ya sea por soberbia, por eventuales conveniencias políticas o por acatamiento de las presiones perennes de los grupos económicos) se hayan prestado oídos sordos a lo que dictaba el sentido común.

No se borrará fácilmente de la memoria colectiva, por ejemplo, la negativa sistemática a incorporar el sistema primario de salud al proceso o los permanentes augurios de la llegada de “una nueva normalidad” que de hecho relativizaban la gravedad de lo que estaba sucediendo. El Gobierno, alejado del Chile real, nunca quiso entender que las medidas iniciales (reparto de cajas) no apuntaban a una protección más permanente y que eran inaplicables para los sectores más vulnerables carentes de ingresos diarios.

A pesar de lo dicho, se persistió en cerrar los ojos. Las cifras oficiales (comisaría virtual) confirman que durante 86 días se otorgaron 4,7 millones de “permisos de vacaciones” que, como era previsible, tenían como destino la zona costera de Valparaíso, Coquimbo y las regiones de Los Ríos y Los Lagos. Justificados en la necesidad de resguardar la salud mental, aunque se insista por el Gobierno en negarlo, constituyen la principal causa de rebote de los contagios. Para completar el cuadro se prosiguió con la apertura de malls, centros comerciales e iglesias, liturgias y fiestas clandestinas, violación de aforos permitidos incluso por parte del cardenal Celstino Aós más una congestionada locomoción colectiva urbana y rural (Metro, Biotrén, Metro Valpo…) La guinda fue la reapertura de gimnasios, ante la cual la académica e integrante del Consejo Asesor María Teresa Valenzuela, declaró: “Nos sorprendimos con la decisión de que abrieran los gimnasios: Eso fue un exceso”.

  En una desafortunada e insolente declaración, la presidenta del Colegio Médico dijo en su momento una irrespetuosa verdad: “El ministro Paris no es más que un soldado. Son otros los que mandan”. El ex ministro Mario Desbordes, en entrevista a El Mostrador (29.03.2021) dijo: “Es tan evidente que hay un problema de conducción política…Hace meses que vengo insistiendo en que las condiciones sanitarias hacían complejo cumplir con el cronograma electoral. Respuesta: ‘No se oye, padre’. (Piñera y Larroulet) me dijeron que estaba loco, que como íbamos a correr las elecciones”. A inicios de marzo, el ministro Paris puntualizaba:   “Solo en caso de catástrofe se suspenderán los comicios”. Entonces ¿estamos ya en el caso de catástrofe? A todo esto, es claro que nadie puede garantizar hoy que para los días 15 y 16 de mayo, el país estará en un mejor escenario.

Lo que los medios tradicionales de prensa en Chile deliberadamente ocultan, se empieza a conocer. Los importantes diarios estadounidenses The Washington Post y The New York Times publicaron el 31 de marzo la declaración del médico epidemiólogo y académico de la U. de Harvard Eric Feigl-Dink que textualmente dice: “El Gobierno de Chile creó la salsa sensación de que lo peor de la pandemia había pasado tras flexibilizar restricciones de viajes, actividades económicas y reapertura de colegios. Los líderes políticos serán presionados para reabrir inmediatamente antes de que se vacune a suficientes personas y la presión política aumentará cada vez más…tratarán de capitalizar la euforia de la reapertura inmediata (aunque se sabe que) se necesita una inoculación de 75-85%, incluso más por las nuevas cepas… la falsa sensación de éxito hará que las personas se vuelvan aún más temerarias y más arrogantes en sus comportamientos personales, lo que puede llevar a que propaguen más el virus entre los no vacunados y recién vacunados con una protección incompleta todavía”.

A esta altura de los tiempos, sería tonto negar que la errática gestión gubernativa se ha debido a la confrontación entre un estresado sector salud que trata de salir adelante y un economista enclaustrado en el segundo piso de Palacio promueve políticas que en la práctica contradicen las normas sanitarias.

Más allá de nuestros límites, Brasil, el gigante sudamericano, sufre su peor crisis en décadas. Todos los países vecinos han cerrado sus fronteras para impedir el acceso del virus con sus nuevas cepas a sus territorios. El prepotente Jair Bolsonaro que hacía escarnio del problema al aludir a la “gripezinha” y promover recetas caseras, ve como su nación, con las incontenibles cifras de contagios y muertes, es mirada como “una amenaza mundial” desatando además, con su incompetencia, una crisis político – militar de envergadura cuyos efectos finales están de por verse. Jacqueline van Rysselberghe y José Antonio Kast que peregrinaron ufanos a rendirle pleitesía al líder del populismo extremista de derecha, hoy permanecen silentes.

En suma, el factor común es que nos encontramos en una situación en que nadie se hace cargo de nada. Como decían en el campo, hacerse los tontos es más fácil que andar en coche.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl