«Los peores enemigos de la ciudadanía son los pobres que se creen ricos, son los que mienten acerca de la nueva constitución y son por supuesto aquellos que se oponen al desarrollo de una nueva sociedad con mas justicia y dignidad»

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

A propósito del árbol del presidente electo

María Gabriela Saldías Peñafiel

Ingeniero Agrónomo- Paisajista. Investigadora y docente, Escuela Arquitectura del Paisaje, Universidad Central de Chile.

Cada árbol, y algunos en particular, nos hacen la vida más grata al acogernos bajo la proyección de sus ramas y hojas; regulan temperatura y moderan los extremos térmicos al filtrar los rayos ultravioleta. Situación claramente sensible en la temporada cálida, cuando es frecuente ver como las personas buscan con esmero ese lugarcito especial de sombra en cualquier espera, haciendo ésta más liviana y llevadera.

A propósito del árbol del presidente electo, así como ese ciprés tan emblemático de su campaña que lo acompañó y cobijó en una buena parte de su vida, usted ¿recuerda algún árbol significativo en su vida? Quizás aquel que permitió el juego de niño e hizo volar la imaginación y soñar con aventuras y personajes fantásticos. También podría ser ese ejemplar que fue un hito en el paisaje urbano y lugar de referencia para el encuentro con amigos, o que daba aviso que ya estaba llegando a su destino. O bien ese árbol generoso que aportaba dulces y aromáticos frutos a su familia….cierto, las posibilidades podrían ser múltiples. Lo invito a hacer memoria y de seguro vendrá una o más imágenes a su mente.

Cada cual tiene su propia experiencia de vida con algún árbol, independientemente de su origen y majestuosidad, sean éstos ejemplares pequeños o de gran porte, de follaje caduco o siempreverde, con hojas grandes o pequeñas, con o sin flores y frutos destacados, de crecimiento erguido o torcido por el viento o la falta de conducción. Y las razones de su preferencia también pueden ser variadas incluyendo atributos estéticos claramente visibles como también otros que tienen que ver con la experiencia de vida, a veces personales y en otras ocasiones compartidas, como parte de una comunidad. Se me viene a la memoria ese grupo de vecinos de la comuna de Maipú que defendieron a un conjunto de seibos de la destrucción logrando salvar de la muerte a uno, lo que dio origen a que los vecinos se conocieran y unieran, llegando a formar con el tiempo un ecobarrio. Ese seibo tiene un gran valor simbólico y forma parte del patrimonio cultural de esa comunidad.

Lo cierto es que la distribución y los beneficios que aportan los árboles no se encuentran homogéneamente distribuidos en nuestras ciudades. Tomando el caso de la Región Metropolitana el mapa de densidad arbórea se asemeja en gran medida a la distribución de los votantes en las recientes elecciones presidenciales. Una mayor densidad de árboles concentrado en las comunas del sector oriente; sin dudas esos habitantes disfrutan de la belleza y naturalidad de sus calles, parques y plazas, no así en la gran mayoría del resto de las comunas de la región en que los árboles son escasos y los existentes son muy jóvenes o escuálidos producto del maltrato y manejo deficiente. Ese es uno de los trabajos que esperamos apoye el nuevo presidente electo con firmeza y tenacidad ya que en este lugar del planeta cuesta que las plantas crezcan, más aún con los efectos del cambio climático y la evidente escasez hídrica que los especialistas pronostican se incrementará.

Afortunadamente, cada día son más las organizaciones sociales que felices trabajarían en un proyecto de arborización integral, especialmente diseñado para los barrios y comunas más desfavorecidos, con sensibilización y participación ciudadana para lograrlo. Con etapas y logros medibles cada año para ir avanzando con pasos cortos pero seguros, aludiendo las palabras del propio presidente electo. Para que muchos niños y niñas, jóvenes y adultos de diversas edades de nuestro país puedan jugar, encontrarse, conversar, pensar y trabajar por el país que desean bajo el amparo de muchos árboles frondosos, bien cuidados y homogéneamente distribuidos, semejantes al “gran mango” bellamente descrito en el libro Ébano del autor Ryszard Kapuscinski, capaz de cobijar a toda una comunidad.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl