¿El mundo que estamos construyendo, el mundo que estamos destruyendo o el mundo que debemos construir?
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

La Corrupción entre el Gobierno y la Industria Farmacéutica

Guilmo Barrio Salazar

Desde Georgia, E.U.A.

Desde Georgia, EE.UU.

           Se acaba de conocer  el sucio secreto que se estaba ocultando relativo a la relación  entre el gobierno de los EE.UU.  y la gran industria farmacéutica, sobre las medicinas que no producen efectos,  los medicamentos que hacen drogarse y ser dependientes por  su uso continuo, y de ciertas medicinas que provocan la muerte a los pacientes que las consumen.  Todo esto, es parte del imperio farmacéutico que está obteniendo una ganancia actual cada año, de nada menos que $2.000 millones de millones de dólares. ($1.5 trillones de dólares en los EE.UU.).  Este negocio es tan bueno, que aunque le apliquen una multa multimillonaria por sus violaciones, ello no les impide continuar con sus labores.

            Vamos a ser claros con nuestros lectores de La Ventana Ciudadana: la industria farmacéutica a nivel mundial, NO ESTÁ en el negocio medicinal para sanar a las personas enfermas.  La gran industria farmacéutica está en el negocio de la fabricación química.  Nada de lo que ellos prescriben viene de la Madre Naturaleza, porque no lo podrían patentar para ganar el dinero que realmente obtienen anualmente.  Y, por supuesto, nuestro cuerpo humano no está capacitado para ingerir materiales químicos.  La industria farmacéutica no gana dinero si los pacientes «sanan» por el simple hecho de consumir sus productos químicos, razón que lleva a estas empresas a  forzarnos, a través de los anuncios televisivos, para que sigamos  comprando los nuevos remedios químicos.

            Tal como los narcotraficantes de drogas lo hacen en las calles, la industria farmacéutica quiere que nos transformemos en «adictos» a sus productos químicos.  De hecho, los fármacos  recomendados por los médicos, que también reciben una compensación económica por sus recomendaciones, con frecuencia  nos crean nuevos problemas en la salud,  lo que se le ha llamado «efectos secundarios», que muchas veces son peores que la misma enfermedad, lo que nos obliga a que nos prescriban una mayor cantidad de nuevos medicamentos químicos.  De esta forma, cada vez que se renueva una prescripción  ¡VIVA! es la expresión que la industria farmacéutica manifiesta  a todo volumen, al colocar más dinero en sus bolsillos, gracias al riesgo de nuestra salud.  Lo peor de todo, es que los pacientes que consumen ese material químico quizás  NUNCA se mejorarán.

            Ahora viene la pregunta del millón: «¿Por qué el gobierno no interfiere para protegernos?».  Desafortunadamente, con los millones de dólares que están en juego cada año, los miembros del gobierno han formado una sociedad muy peligrosa con la industria farmacéutica.  De hecho, muchos de los administradores con mucho poder en el gobierno, han sido trabajadores previos de la industria farmacéutica o,  después que terminen el trabajo gubernamental, van a trabajar para esta industria.  Mientras tanto, muchos de los que se hacen llamar «perros guardianes» en la protección ciudadana, tienen serias inversiones en  acciones  dentro de la industria farmacéutica.  Esta puerta rotatoria de un trabajo fuerte y de una corrupción, nos coloca en un grave peligro, y no existe virtualmente NADA que la de responsabilice en  favor de los pacientes y su  necesidad de  recuperar la salud.

            Estimados lectores:  aquí pueden ver la prueba de lo que digo.  Bajo la observación gubernamental, los llamados «perros guardianes» que dicen protegernos, recolectan millones de dólares en pagos directos de la industria farmacéutica para que se aprueben nuevas medicinas químicas.  Los «donantes» incluyen a por lo menos 5 de las compañías más grandes del mundo dentro de las empresas farmacéuticas.  En el intercambio, por ese dinero donado a los legisladores del gobierno, un nuevo récord de 51 nuevas «terapias» fueron aprobadas en tan sólo 1 año, incluyendo un torcido y arriesgado medicamento para la diabetes, también para adelgazamientos sanguíneos, y otras peligrosas medicinas para aquellos que desean perder peso.  ¿Todavía siguen pensando que el gobierno está preocupado de la salud de ustedes?  Con razón,  en esta nación estadounidense más de 200.000 personas fallecen cada año, por consumir medicinas aprobadas sin problemas  por el gobierno.

            Aun cuando hoy un caso ocasional que resulta en demandas judiciales multimillonarias, con multas y penalidades, eso es solamente una palmadita en la mano a esos billonarios.  Los gangsters y mafiosos solían llamarle a eso «el precio que debían pagar por hacer sus negocios».  Así que ¿hay algo que tema la gran industria farmacéutica?. Por supuesto que sí, y eso viene de una sola cosa en que ellos no pueden ganar dinero … LA NATURALEZA.

            El cáncer, por ejemplo, es una enfermedad que la industria farmacéutica señala que posee la única medicina en forma «científica» para eliminarla, aparte de la cirugía y  la radiación nuclear.  Pero ya se ha visto que esa medicina contra el cáncer, en realidad empeora la salud de los pacientes y los mata en forma rápida.  Esta medicina contra el cáncer que se vende a un muy alto precio, no solamente es ineficiente, sino que además es altamente peligrosa.  Alguna vez, ustedes se han preguntado ¿Qué pasaría si en realidad el cáncer se sanara?  La verdad es que esta enfermedad se ha transformado en un verdadero negocio porque, todos los edificios de los hospitales especializados en esta enfermedad quedarían vacíos, el enorme personal quedaría cesante y sin trabajo. ¿Le interesa esto al gobierno y a la industria farmacéutica? Por supuesto que no.  Solamente en el Estado de Georgia existen 50 grandes hospitales especializados en el cáncer. ¿Pretenderán sanar a sus pacientes?

            Existen 3 cosas que se debiera saber para tratar el cáncer: 1.  Los establecimientos médicos, incluyendo a la industria farmacéutica, no saben qué es lo que actualmente causa el cáncer.  Existen muchas teorías, y esas teorías son solamente suposiciones educadas.  Tanto las cirugías como las medicinas le pueden dar más tiempo de vida, pero no son la cura o sanación de ese serio problema.  2.  El cáncer es una enfermedad sistémica.  No solamente intimida una parte del cuerpo, sino que también todo el sistema interdependiente de todo el cuerpo.  Esto significa enforzar los sistemas de cada célula inmune a través de un programa agresivo anticanceroso fitocéutico.  3.  Si sufre de esta enfermedad, sea inteligente, sea perspicaz y de buen criterio.  Existen muchos comerciantes haciendo promesas inverosímiles y alocadas de sus productos contra el cáncer.  Las mezclas químicas no son la solución.  Alta potencia orgánica fitocéutica, mezcladas y medidas con las dosis correctas, a menudo pueden ayudar para que su pelea contra el cáncer sea más exitosa.-            

Debemos recordar que no podemos sentirnos mejor con medicinas químicas, porque ellas solamente tratan el síntoma, pero no la CAUSA de su condición.  No se mantenga adicto a las píldoras de la industria farmacéutica.  Diríjase a la causa y usted encontrará una SANACION o cura correcta, incluso las vitaminas compradas en los supermercados y en las farmacias NO SON  fitocéuticas, por lo tanto, no son naturales, y son muy poco efectivas para la salud.  Pensando en esto,  podemos salvar nuestras vidas, o las vidas de nuestros seres amados, porque la industria farmacéutica se está escapando del asesinato masivo que está ocasionando en nuestro moderno mundo de hoy, gracias a la aceptación del gobierno que no nos protege.-

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl