Quienes postulan al crecimiento económico sin restricción, sin respetar el Medio Ambiente... Desprecian la vida!!!.
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

ANÁLISIS ECONÓMICO

Ética Empresarial…. ¿Moda o Imperativo?

Esteban Lobos, analista económico.

Las empresas ocupan un lugar predominante en la sociedad. Para algunos, no son más que un “patrimonio”,  aportado por personas naturales o jurídicas,  que sólo busca maximizar sus utilidades. Otros, las ven como una “organización” – pública, mutual o privada – que busca producir bienes y / o servicios generando una rentabilidad social. Ambas visiones están marcadas por las finalidades perseguidas por sus propietarios pero  tienen  consecuencias distintas  para sus propietarios y para la comunidad.

En términos simples, la empresa es una organización que acopia recursos físicos, humanos, tecnológicos y financieros, orientados a la consecución de objetivos previamente establecidos. En esta concepción básica caben, no sólo las empresas productoras de bienes o servicios, sino también  todo emprendimiento humano  que persigue ciertas finalidades.  En consecuencia, resulta perfectamente posible incluir en ella, a las empresas individuales o colectivas; a las empresas de personas o de capital; a las empresas productoras de bienes o de servicios. Así, y más allá de la visión que tradicionalmente se tiene de lo que es una empresa, toda actividad orgánica destinada a desarrollar políticas públicas,  a producir cultura y esparcimiento, desarrollo físico o espiritual, es una empresa.

Esta organización puede perseguir diversos fines:   buenos o malos, lícitos o ilícitos, legales o ilegales,  y,  también,  puede buscarlos a través de medios de diversa naturaleza. Las infinitas situaciones que se presentan en la vida en sociedad, permiten tener una idea clara de lo dicho. Una entidad religiosa, política o  deportiva,  que busca sus fines a través de la convicción de las personas, es una empresa con fines lícitos y con medios también lícitos. Si, al contrario, los busca a través de la coerción, la presión o la violencia, es una empresa ilícita en razón de los medios con los cuales trabaja.

Las empresas productoras de bienes o de servicios son,  en sí mismas, neutras desde un punto de vista moral. Pero, sus conductas, las formas en que actúan, las formas en que se relacionan con el medio en que se desarrollan, pueden ser correctas o incorrectas,

Si se analiza todo el proceso de constitución y de operación de una empresa, es posible observar, a simple vista, los problemas que en cada uno de esos pasos se van presentando.

Desde luego, en sus inicios, la primera cuestión que se plantea es la relativa al origen de los recursos conque la empresa se constituye. Esto, más que con la propiedad misma (que sean recursos de particulares o recursos públicos) tiene que ver con la procedencia del capital que le da vida, que puede venir de otras actividades lícitas, de bienes personales (herencias), de créditos obtenidos a través de instituciones financieras, etc. como también de actividades ilícitas tales como tráfico de drogas, lavado de activos, defraudación tributaria, robos, estafas, etc.

Dando por sentado el buen origen de los recursos, la operación de la empresa muestra diversas cuestiones que obviamente tienen alcances morales.

Una de estas cuestiones, por supuesto, es su relación con los trabajadores, la cual tiene que ver con la dignidad con la cual se les trata, con sus remuneraciones, con sus derechos previsionales, con sus derechos laborales, etc.

Al frente, está su relación con los usuarios y consumidores, es decir, en otras palabras, con los clientes de la empresa, materia que responde a diversas preguntas: ¿Se les está entregando productos de la calidad que se indica? ¿Se les está entregando estos productos a precios que puedan considerarse justos o se está abusando de una determinada posición privilegiada? ¿La publicidad con que se les incita a su consumo es veraz y honesta?

Lo dicho, plantea simplemente algunos temas que son obvios pero, sin duda, hilando en forma más prolija,  hay diversos campos en los cuales la acción de la empresa enfrenta aspectos morales.

La enumeración es larga pero es indicativa de los deberes a cuyo adecuado cumplimiento debiera atender un empresario:

  • Relación con sus socios;
  • Relación con el Estado no sólo en la relativo al cumplimiento leal de las  obligaciones tributarias, que constituye  el piso mínimo legalmente exigible, sino  también a través de la contribución a otros aspectos de la acción del Estado que tienen que ver con el bien común y al cumplimiento de buena fe de las exigencias que impone la legisdlación vigente;
  • Relación con el medio ambiente, lo que considera no sólo la preservación y defensa del medio natural  en que se desarrolla la actividad sino también diversos aspectos que tienen que ver con su localización (contaminación, salud, vecindario,    );
  • Relación con los proveedores (lo que incluye el trato con ellos, plazos de pago… ) y con los competidores (lo que incluye colusiones, uso de información privilegiada, sobornos, extorsiones, atenciones y regalos, etc);
  • Relación con los aportantes de capital (accionistas).

En la actualidad, hay un juicio duramente crítico a los empresarios. Los consumidores se sienten frecuentemente abusados, el amparo que los organismos públicos les prestan es débil y tardío, las sanciones son irrisorias, las organizaciones gremiales más que defender principios éticos aparecen defendiendo intereses. Sólo los escándalos, una vez  denunciados,  ponen en el tapete de la actualidad la “moda” de la responsabilidad de las empresas pero, exigir compromisos éticos ¿es algo sujeto a la voluntad del empresario o es un imperativo que los ciudadanos pueden exigir?

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl