El Conocimiento implica dolor, Este tipo de Dolor...Fortalece el Espíritu !!!
(Comente, y razone nuestros artículos con sus autores...luego, comparta-los.)
Actualmente nos leen en:
Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

ASAMBLEA CIUDADANA PENCOPOLITANA

Según el Premio Nacional de Historia Gabriel Salazar que ha investigado en el país profundo,  en los  territorios y la ciudadanía que los habita hay ya una serie de comunidades regionales avanzadas en su organización para exigir cambios sociales y económicos de verdad en la sociedad chilena, lo que conlleva de partida una descentralización también de verdad (un  sine qua non). Creo que es así, y esto de alguna manera ya ha aflorado, como en Aysén, Calama, Magallanes. Me parece muy bien y creo que esto se va dar y a acentuar a lo largo y ancho del territorio: bienvenidos sean los movimientos regionales de verdad.

Me preocupa que en nuestra región no se denote un movimiento regional que tenga una base clara, poder de convocatoria y fuerza. Durante la dictadura, cuando los opositores podíamos deliberar (oportunidades para los que nos sobraron los dedos de una mano), postulábamos la utopía y pensábamos que nuestra región era la más preparada de todas para asumir roles importantes y potentes cuando volviera la democracia. La verdad, y 30 años después, creo que nada de eso ocurrió; y basta ver los actuales índices de todo tipo para ver que en BioBío somos menos de lo que fuimos antes del 73.

¿Por qué no tiene expresión y fuerza el regionalismo  en nuestro ámbito territorial? Cuando escucho las conferencias del historiador Armando Cartes sobre el rol potente que antes tuvo Concepción y su área geográfica de influencia, vibro con ese pasado aguerrido y sólido que tuvo esta parte del país, liderada por hombres tan notables como decididos, y orgullosos de ser territoriales, frente al centro administrativo, burocrático y oligárquico del país: Santiago del Extremo, comenzando por personajes como Martínez De Rozas y los grandes militares estadistas como el propio  O’higgins y otros que le siguieron.

Ahora, reconozco aquí esfuerzos tenaces y sostenidos de entidades como Corbiobío (Corporación para la Regionalización del BioBío), pero si tiene un sesgo empresarial o institucional difícilmente puede convocar con amplitud a la ciudadanía. Los partidos políticos actuales (salvo escasas y nuevas excepciones) son débiles o vacilantes  en apoyar de verdad y con autenticidad, una hipotética fuerza pro descentralización-regionalización (baste ver que en los programas de los actuales presidenciables la descentralización no siempre figura de manera sincera o importante; en nuestro interior regional, sobre este tópico no pasa nada con nuestros representantes, y hasta nos juegan chueco (ÑubleRegión). El gobierno actual y los congresistas nos llevan a elegir un Intendente-Gobernador, con un esquema de funciones ni siquiera aun definido,  en eterno borrador ¿quién lo creyera?…

Uno busca y no encuentra entes ciudadanos que puedan cobijar y lanzar un gran movimiento regional que sea capaz de articular en este territorio, que pudo en un momento ser como un pequeño país con las grandes potencialidades  sobre las que a veces algo he escrito  (eso antes que nos sacaran la provincia de Ñuble para transformarla en otra mini región, también  en borrador). Una oportunidad tal vez perdida que ¿recuperaremos alguna vez?

Aun así, no hay que morirse en el intento, y pienso que deberíamos generar un movimiento ciudadano como lo están haciendo (y casi liderando) otras regiones o ciudades que no tienen el capital social e intelectual de la nuestra. Y pienso que eso, si llega a suceder,  lo van a liderar personas más que instituciones, líderes intelectuales, líderes sociales, líderes de opinión que, de tenerlos, aquí los tenemos.

¿Por qué no soñar con un movimiento ciudadano pencopolitano (si la “pencópolis” es mucho más que Concepción)? Un movimiento que antes de ser político, pueda conjugar nuestras aspiraciones con nuestras potencialidades y buscar las fórmulas para llegar a  un verdadero desarrollo integral (físico, social, económico, político) y con la autonomía particular de nuestra región. Y plantearnos con fuerza y decisión frente al gobierno central que conduzca el Estado, sea cual sea y del color o matiz que éste sea. Y ya vemos que —sí o sí— vendrá en este país una nueva institucionalidad que está ya bosquejada para las grandes áreas urbanas, una muy nueva GOBERNANZA URBANA que, en nuestro caso pencopolitano, iría desde el Gobierno Regional hacia un Gobierno Metropolitano, y así constituir una  región metropolitana, o una región-metrópoli, sin perder obviamente las administraciones comunales, es decir las municipalidades de este territorio. Si nuestra región no va a estar liderando eso, no sé cual lo pueda hacer. Las “regiones-metropolitanas” que se bosquejan son nada menos que 10 áreas  que van en la actualidad desde 270 mil habitantes (Puerto Montt-Puerto Varas) a 6 millones 360 mil  habitantes (el Gran Santiago, la ya actual Región  Metropolitana), pasando por el Gran Valparaíso (con 1 millón 40 mil habitantes), constituyendo nosotros en el Gran Concepción la tercera área metropolitana del país con 960 mil habitantes. Es la muy interesante propuesta preparada por el Consejo Nacional  de Desarrollo Urbano (CNDU) conformado hace ya cuatro años por el actual gobierno del Estado, la innovadora propuesta del trabajo multidisciplinario liderado por el experimentado arquitecto Eduardo Bresciani que deberá fructificar antes que después. Es una reforma legal-estructural profunda para la Gobernanza* de las áreas urbanas, donde vive hoy la mayor cantidad de población del país.

Personalmente creo que el antiguo espíritu penquista (prefiero el adjetivo pencopolitano) cuando fuimos en el país de frentón más que menos, como lo fuimos en la Conquista, en la Independencia y en la República del siglo IXX, ese espíritu debe alguna vez resurgir. Y eso, solo —y solamente—, dependerá de nosotros.

*GOBERNANZA: ARTE O MANERA DE GOBERNAR QUE SE PROPONE COMO OBJETIVO EL LOGRO DE UN DESARROLLO ECONÓMICO, SOCIAL E INSTITUCIONAL DURADERO, PROMOVIENDO UN SABIO EQUILIBRIO ENTRE EL ESTADO, LA SOCIEDAD CIVIL Y EL MERCADO DE LA ECONOMÍA” (RAE)

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en ASAMBLEA CIUDADANA PENCOPOLITANA

  1. Del artículo de Antonio Zelada se desprende que vamos para atrás. Cada vez hay mas centralismo y menos “descentralización”, menos ahora con el craso error de crear Ñuble Región. Si seguimos desgranando el choclo, eliminaremos todas las regiones y volveremos a las provincias; para allá vamos. Lo racional sería reforzar la des-centralización creando macro-regiones, según sus características geográficas y productivas. Con cuatro, serían: Región Norte, Región Central, Región Sur y Región Austral. Es como para pensarlo.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl