La mejor defensa de la ciudadanía ante los embates del Neo Liberalismo,frente al dominante Señor Mercado es, Fomentar la conciencia crítica y el razonamiento colectivo.
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

BOMBAS SOBRE DRESDE

Pablo Ardouin

Músico Cantautor y Escritor.

Pablo Ardouin Shand, desde Soltau, Alemania

Visitando la ciudad de Dresde, ex República Democrática Alemana (RDA)

Quién controla el pasado, controla el futuro y quién controla el presente controla el pasado“.

George Orwell

Un poco de historia:

Dentro de las masacres más brutales en la historia de la humanidad, existe una que ha sido constantemente casi ignorada y poco difundida y en los casos en que si se menciona, se le da un toque de bajo perfil y desdramatizado. Me refiero al bombardeo y destrucción de la ciudad de Alemania del Este, Dresde (Dresden en alemán). Ocurrió entre el 13 y el 15 de febrero de 1945. Los datos sobre víctimas mortales fluctúan, extrañamente según diversas fuentes, entre 30.000 y 500.000 civiles, asesinados por ataques aéreos británicos y estadounidenses, la mayoría de ellos mujeres, ancianos, lisiados y niños. Los datos que se aproximan a 500.000 víctimas dan cuenta de hechos comprobados que estipulan que en Dresde, en el momento del bombardeo, se encontraban cerca de 600.000 desplazados y refugiados. Sin embargo, a pesar de estos acontecimientos, Estados Unidos y el Reino Unido, son presentados hoy ante la opinión pública por los medios de comunicación como ejemplo en defensa de los derechos humanos y no se cansan de repetir que, en aras de aquestos derechos, intervinieron en Yugoslavia, Afganistán, Irak, Libia, Siria y muchos otros países del mundo, entre los que se cuentan en nuestra América Latina, Cuba, Guatemala, Chile, El Salvador, Honduras, Panamá, Nicaragua, y muchos otros.

El primer ataque aéreo fue ejecutado aquel día 13 de febrero entre las 22:13 y 22:28 de la noche, por sorpresa y a pocos días de la capitulación del régimen Nazi y cuando los norteamericanos y británicos sabían que Alemania estaba vencida. Aproximadamente tres cuartas partes del casco antiguo y todo el centro de la ciudad de Dresde fueron destruidos en el primer ataque. En la noche del 14 de febrero a las 1:23, comenzó la segunda ola de ataques.

El 15 de febrero, tuvo lugar otro bombardeo, entre las 11:52 y las 12:01, miles de bombas incendiarias fueron arrojadas sobre residentes y refugiados, a las órdenes del entonces primer ministro británico Winston Churchill y el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt.

El bombardeo del 13 de febrero fue tan cruel que algunos historiadores de hoy se refieren al evento como “la culminación de la locura de Churchill”. Churchill había expresado anteriormente la siguiente arenga: “No quiero escuchar ninguna sugerencia sobre cómo podemos poner fuera de combate la economía y la maquinaria de guerra alemanas, pero quiero freír a los refugiados en su huida de Breslau”. Se refiere a Breslavia, ciudad polaca ubicada junto al río Oder.

Se utilizaron en el bombardeo varios tipos de bombas incendiarias. Entre otras, la bomba de chorro de llama, compuesta de magnesio, gasolina y caucho que, al impactar provoca una llamarada de más de un metro de alto. También se usaron bombas que contenían una mezcla de caucho y fósforo extremadamente combustible que al detonar se expandía en todas direcciones. Además, se utilizaron 1,8 toneladas de minas pesadas de aire que provocaron una enorme onda presión, la que desgarraba los pulmones y los tímpanos de cualquier persona que se encontrara en las cercanías. Más de 68.000 minas de este tipo fueron lanzadas durante la Segunda Guerra Mundial en distintas ciudades alemanas.

¡650.000 bombas incendiarias fueron arrojadas sólo en la ciudad de Dresde! Y en total, según datos estimativos, fueron lanzadas la friolera de cerca de 83.000 millones de bombas incendiarias contra Alemania, durante la guerra. Hoy en día es posible leer en libros de historia alemanes que las víctimas fluctúan entre 18.000 y 25.000 muertos. Muchos analistas e historiadores atribuyen esto al afán de las autoridades alemanas de quitarse la cruz que pesa sobre sus hombros, desdramatizando este acontecimiento. A pesar que algunas estimaciones internacionales estiman hasta 500.000 muertes. Hay que tomar en cuenta que, después de los bombardeos de la Royal Air Force (RAF) y la Fuerza Aérea del Ejército de los Estados Unidos (USAAF), estas mismas fuentes contabilizaron 260.000 cuerpos.

En las calles de Dresde las temperaturas llegaron a los 1.600 [°C]. Innumerables personas se quemaron y no dejaron restos debido al calor extremo. Por esta razón, no se puede proporcionar información precisa.

La Oficina de Protocolo y Relaciones Exteriores de Dresde emitió una carta fechada el 31 de julio de 1992, donde estipulaba que hubo un total por sobre 200.000 muertos, en su mayoría mujeres y niños, de los cuales sólo se pudo identificar alrededor del 30 por ciento.

El 30 de abril de 1945 el primer oficial de Estado Mayor de Dresde, teniente coronel I. G. Mathes, informo al cuartel general del Führer que se habían contabilizado 253.000 muertes, otras estimaciones fueron de 350.000 a 400.000 muertos. El gobierno alemán, sin embargo, anunció sólo una décima parte, para no causar disturbios en la población. El 90 por ciento de la ciudad fue completamente destruido, incluyendo más de 20 hospitales. El humo causado por las detonaciones y los incendios alcanzo los 4,5 kilómetros de altura.

Pero no sólo los incendios provocaron las muertes, sino que muchas personas se asfixiaron por la falta de oxígeno o cuando al huir del fuego, saltaron a estanques de agua; por la temperatura extrema fueron literalmente “cocinados” hasta la muerte. “Toda la ciudad fue quemada como una antorcha y debe haber sido visible a cientos de millas de distancia por los pilotos”, escribió el ex prisionero de guerra y testigo Víctor Gregg, en una columna del diario británico “The Guardian”… Y agregó: “Dresden no tenía defensa militar, ni siquiera armas antiaéreas ni focos, nada”.

Fotos actuales muestran una ciudad hermosa, llena de edificaciones y áreas históricas con una arquitectura variopinta que va desde el barroco hasta la arquitectura moderna. La “Florencia del Elba”, el río a cuya orilla se levanta la ciudad; así se conoce esta histórica urbe. La ciudad que fue arrasada y quemada, hoy luce de nuevo el esplendor barroco que la hizo célebre en Europa a mediados del siglo XVIII. Su reconstrucción fue obra del régimen de la ex RDA, República Democrática Alemana y ha sido continuada hasta hoy tras la unificación.

Datos y cifras estadísticas recopiladas de las siguientes fuentes:

Wikipedia, Die Zeit, Süddeutsche Zeitung, Morbus Ignorantia-Krankheit Unwissen (Enfermedad de la Ignorancia).

Fotos: Pablo Ardouin

https://www.facebook.com/pablo.ardouin/media_set?set=a.10214184396657856.1073741922.1052356534&type=3

Acotación complementaria: para ver fotos de la destrucción de Dresde y contrastar con las tomadas en mayo 2018, pulse en el siguiente link de Google: https://www.google.de/search?q=dresden+nach+der+bombardierung&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=0ahUKEwjz9qF8qbbAhVKKuwKHQRuDfgQ_AUICigB&biw=1214&bih=630#imgrc=CfsOUu6XBTntBM:

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en BOMBAS SOBRE DRESDE

  1. El relato de Pablo constituye un triste recuerdo de los horrores de las guerras. Casi no se puede creer en lo que vemos en el Dresde de hoy al compararlo con el archivo fotográfico de 1945.

    Desgraciadamente, hechos como el narrado continúan sucediendo hoy en día Medio Oriente protagonizados por las ‘grandes potencias’ y sus aliados.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl