El Conocimiento implica dolor, Este tipo de Dolor...Fortalece el Espíritu !!!
(Comente, y razone nuestros artículos con sus autores...luego, comparta-los.)
Actualmente nos leen en:
Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Claridad y potencia en el último sinfónico

Equipo La Ventana ciudadana

Periodismo ciudadano.

28 de noviembre de 2017.

Cada regreso del maestro ruso Vladimir Simkin a la temporada sinfónica en el Teatro UdeC es un evento que genera grandes expectativas entre los músicos y el público.

El programa se inició con “Y todavía tiene una pena…”, obra seleccionada en la III Convocatoria para el Estreno de Obras de Compositores Chilenos (2014) y que ahora reapareció en una interpretación donde la destacó la claridad de la batuta del director invitado. La pieza de René Silva es una elocuente representación de las tensiones del “conflicto mapuche” y culmina con citas a la canción homónima de Violeta Parra.

A continuación, se sumó el Coro UdeC, con el cual el maestro Simkin ha ofrecido memorables interpretaciones de grandes obras sinfónico-corales como “Alexander Nevsky” y “Carmina Burana”. Esta vez fue el turno del “Te Deum” de Bruckner, para el cual se habría requerido una masa coral bastante más nutrida. Sin embargo, el breve “Aeterna fac” alcanzó una estremecedora potencia, y las íntimas sonoridades del meditativo “Salvum fac populum tuum” estuvieron muy bien logradas junto a las inspiradas intervenciones del concertino invitado Dorian Lamotte. Los cuatro solistas vocales demostraron una vez más que Chile tiene abundancia de cantantes de primer nivel. Junto a los consagrados Patricia Cifuentes (soprano) y Sergio Gallardo (bajo-barítono) y la contralto en ascenso Gloria Rojas, cautivó el tenor Luis Rivas, originario de Los Ángeles, quien dio sus primeros pasos como solista en este mismo escenario (en “Lucia di Lammermoor”, 2008).

El programa culminó con una interpretación intensamente emotiva de la Quinta Sinfonía de Tchaikovsky. Simkin imprimió un contraste extremo de velocidades entre el “Andante” introductorio y el “Allegro” que le sigue, así como también manejó con gran flexibilidad el “tempo” en el célebre “Andante cantabile”, logrando una interpretación particularmente apasionada en la cual se lucieron sobre todo las cuerdas, muy bien cohesionadas y expresivas.

Como es ya habitual, el maestro Simkin premió al público con dos piezas fuera de programa, extraídas esta vez del célebre “Cascanueces” de Tchaikovsky, que pusieron un cálido punto final a la Temporada Sinfónica 2017.

Agradecemos a Corcudec, autorización para reproducir comentarios de los conciertos de esta temporada 2017.

Fuente: http://www.corcudec.cl/claridad-y-potencia-en-el-ultimo-sinfonico/

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl