Imperativo ético: la ciudadanía y los demócratas consecuentes, deben impedir la presencia de fuerzas Neo Fascistas en Chile.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

DESIGUALDAD EN BÍO BÍO

Pamela Espinosa

Psicóloga, Magíster en Desarrollo Organizacional Coach Profesional Pontificia Universidad Católica Directora Consultora Desafío

Duele leer que Bío Bío sea una de las regiones más desiguales de un país que, a su vez, es el país más desigual de la OCDE, entendiendo desigualdad como la oportunidad de acceso al bienestar, por una parte y a la posibilidad de desarrollar competencias personales para adquirir estos bienes. ¿Hemos mejorado el índice de pobreza en nuestro país? Sí, pero eso no necesariamente refleja los índices de desigualdad que tenemos los chilenos para construir una vida con bienestar.

Hilemos fino: la Región del Bío Bío, de acuerdo al Indice de Desarrollo Regional, Idere 2017, nos encontramos entre las 3 regiones más desiguales en las variables Bienestar Socioeconómico (capacidad de acceso a ciertos estándares que aseguran la calidad de vida tales como vivienda e ingreso) y Actividad Económica (favorabilidad de una región para promover oportunidades laborales y mejoras salariales).

¿Qué se propone hacer para mejorar? El desarrollo de un país, de acuerdo a la metodología del Idere, es considerado como la expansión de las capacidades humanas y las oportunidades que tenemos de ejercer la libre elección para conseguir sus objetivos vitales y de autorrealización.

El premio Nobel de Economía Amartya Sen, principal referente para la construcción del IDERE, hace referencia a que, en términos de Desarrollo Humano y Territorial, no sólo es importante ocuparse de temas técnicos e indicadores, sino que debemos ampliar el punto de análisis hacia “cómo son las vidas humanas” y ser más sensibles con los temas del bienestar y la libertad, lo cual requiere de un compromiso social diferente.

Necesitamos aprender a cultivar una mentalidad que permita la participación de otros, por una parte y por otra, fortalecer las herramientas personales para “salir adelante” a pesar de las dificultades que tenemos en la vida (Resiliencia). De acuerdo a los documentos para el desarrollo de Chile, las habilidades de emprendimiento y autogestión son una de las fuentes relevantes de impulso al crecimiento y la mejora del bienestar y la calidad de vida; sin embargo no todos tienen las competencias para hacerlo de manera correcta, partiendo por que hay una falta de convicción y seguridad personal en una importante población chilena.

El Reporte GEN Chile 2017, que provee información sobre las múltiples dimensiones del proceso emprendedor a nivel regional, nacional y global, nos muestra que en Chile en general prevalece una visión favorable al emprendimiento (24% tiene una idea de negocio y 8% se encuentra en actividad establecida). Sin embargo, a pesar de mostrar como país un ecosistema positivo de emprendimiento e innovación, la percepción de oportunidades y la conciencia de autoeficacia de las personas, muestra una baja significativa, reportando que los chilenos ya no perciben tantas oportunidades para realizar nuevos negocios (GEM 2016).

Creo que estos índices nos muestran que cada uno de nosotros necesita mejorar la visión que tiene respecto del propio potencial personal. Desarrollemos las competencias que necesitamos como sociedad, partamos por dar el ejemplo, no me cabe duda que si cada persona vive en igualdad, en poco tiempo lograríamos una sociedad mejor para todos, partiendo por casa.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl