Quienes postulan al crecimiento económico sin restricción, sin respetar el Medio Ambiente... Desprecian la vida!!!.
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

CONFLICTO Y VIOLENCIA, NO TERRORISMO (I)

Nuevamente ha surgido el debate sobre si lo que está ocurriendo en la zona de la Araucanía son actos de terrorismo o hechos de carácter delictual y de violencia extrema. Para algunos se trata de terrorismo, ante lo cual la única salida que queda es aplicar la ley antiterrorista y enviar efectivos militares a la zona; es decir, una mirada centrada en la represión y lo punitivo. Mientras que para otros, lo que ocurre en la Araucanía tiene raíces más profundas y complejas, las cuales  tienen que ver con un problema que se arrastra durante décadas, por no decir siglos. Por ello pensamos que los conceptos que mejor describen lo que ocurre en aquel lugar es el de conflictos y violencia, pero no terrorismo.

En primer lugar, la zona de la Araucanía, particularmente el pueblo mapuche ha estado marcado por una violencia sistémica y estructural, la cual se traduce en pobreza, discriminación, exclusión y marginación. Incluso una violencia cultural que se expresa en estereotipos, discursos e imágenes; en aquellos aspectos de una cultura que sirven para justificar y legitimar la violencia directa y estructural.

Pero además, esta violencia sistémica se relaciona con la violencia directa, que va desde la presencia del conquistador español, pasando por la mentada “pacificación de la Araucanía”, hasta la violencia que ejercen las forestales.

Por ello planteamos que lo que existe aquí es una relación de conflicto y violencia. El primero consiste en el desacuerdo respecto a la distribución de recursos materiales y simbólicos, a partir de aquello se produce un marcado desencuentro por los intereses que están disputa. Mientras que la violencia, particularmente la violencia política, es aquel proceso que se da en toda sociedad, generalmente entre gobernantes y gobernados, la cual se expresa de forma vertical.

A partir de lo anterior cabe agregar que el conflicto es inherente a toda sociedad, siempre está presente, ya que tiene relación con aquellas luchas, disputas y relaciones de poder que se desenvuelven en toda colectividad, ya sea por aspectos materiales o simbólicos, por lo tanto, es imposible negar la conflictividad, más aun en las relaciones sociales, peor aún en sociedades donde la exclusión, marginación, desigualdad o la pobreza están muy marcadas. Y segundo, no todos los conflictos son violentos, generalmente los primeros se tratan de canalizar de manera institucional, mientras que la violencia se hace presente, precisamente cuando los conflictos, políticos por ejemplo, no logran ser solucionados por las vías institucionales y una de las partes, generalmente aquellos grupos que están en una posición de desmedro o desventaja, son criminalizados por sus acciones reivindicativas o de protesta.

Danny Gonzalo Monsálvez Araneda
@MonsalvezAraned

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

2 Comentarios en CONFLICTO Y VIOLENCIA, NO TERRORISMO (I)

  1. Discutible, pero ilustrativo y contundente argumentación, los jóvenes fuimos y somos influidos por la prensa.

  2. Muy Ilustrativo su comentario, da luces para entender mejor esta dramática situación que vive nuestro pueblo Mapuche.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl