Sabiduría, un estado superior de conciencia, implica habilidades para poner en práctica los conocimientos adquiridos por los seres humanos.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Constitución y ciencia

Sofía Valenzuela Aguila

Doctora en Bio-química. Investigadora Centro de Biotecnología. Universidad de Concepción.

Este 25 de octubre fue el momento más importante de la historia política de nuestro país en los últimos 30 años, el día en que decidimos cambiar nuestra constitución impuesta en dictadura y redactarla por una vía democrática, con paridad de género y participación. Es una oportunidad de soñar un Chile más justo, fraterno, e igualitario para todas y todos. Diversos son los temas sobre los que nos tendremos que poner de acuerdo: educación, salud, pensiones, medioambiente, economía, seguridad pública, movilidad, energías, la cultura, nuestra convivencia cívica y por supuesto la ciencia. La ciencia nos ayuda a explicar la realidad, a darle coherencia y un relato lógico, pero en la plétora de estímulos y complejidades se nos torna invisible. La ciencia y las decisiones que empuja, están en el agua potable que llega a nuestros hogares, en los alimentos que consumimos, vestuario, muebles, medios de transporte, comunicación y en nuestro medioambiente.

¿Por qué es clave que la ciencia, tal como otros asuntos esté presente en la nueva constitución? En la actual constitución, el artículo 19, inciso 10 y el inciso 25 abordan una intención no mandatoria ni vinculante respecto a la ciencia en la sociedad. La ciencia debiese tener un rol preponderante en el desarrollo de políticas públicas en nuestro país, hoy más que nunca, en un contexto de crisis climática, de transformaciones fundamentales empujadas por nuestro sistema de producción de bienes que impacta negativamente nuestro hábitat. La evidencia que produce la ciencia permite acortar brechas de conocimiento y tomar decisiones fundadas con un sentido de bien común. Si aplicamos modelos basados en evidencia científica y procuramos sostener un sistema relativamente independiente de producción de conocimiento, que responda a las necesidades y urgencias sociales y a una planificación descentralizada, que potencie lo mejor de nuestras capacidades locales, quizás hagamos realidad el sueño de un país pionero en producción de ideas y tecnologías para el mundo, suficientemente independiente para no depender de los vaivenes de los commodities, del precio del petróleo, o de la volatilidad del dólar. Los países que han recorrido los caminos complejos de la industrialización y la tecnificación, que por cierto repercutieron directamente en la calidad y remuneraciones laborales de sus trabajadores, lo hicieron hace décadas y con fuerte apoyo inicial del Estado, no solo en inversión. Nuestra oportunidad es la de escribir una historia basada en la enorme cantidad y calidad de conocimiento científico del que disponemos, de construirnos en base a todo lo que sabemos que podría ocurrirnos si hacemos oídos sordos a la ciencia, como ha sido la tónica a nivel nacional y que nos tiene inmersos en la peor crisis ambiental del que tenga recuerdo nuestra breve historia. ¿Qué ciencia queremos para Chile? ¿Cómo queremos que la construcción de conocimiento responda a las necesidades sociales y lleguen a transformarse en políticas o decisiones concretas? ¿Fomentaremos el desarrollo de tecnologías e innovación con miras a las próximas generaciones? ¿Cómo haremos para que las decisiones sobre los impactos ambientales estén basadas en ciencia? ¿Cómo orientaremos nuestra economía para hacerla competitiva y robusta para los próximos 50 años en contexto de cambio climático? ¿Cómo abordaremos la enorme brecha social y de educación que nos revelan las ciencias sociales? ¿Hablaremos de ciencia, de cultura, de conocimiento, de evidencia, como parte de lo mismo? Algunas preguntas que bien podríamos comenzar a plantear ante el inminente debate constituyente.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

2 Comentarios en Constitución y ciencia

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl