La Solidaridad no es "flor de un día", tampoco un "remedio" de pandemia... La SOLIDARIDAD verdadera nace de lo más profundo de la inteligencia y bondad humana y, es una conducta permanente.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

¿Cuándo nos pondremos serios?

Alguien dijo alguna vez que la política es algo demasiado serio como para dejarlo en manos de los políticos. Es usual encontrarnos, en el café o en las convivencias familiares, con personas que, con bastante acritud, despotrican en contra de alcaldes, concejales, diputados, senadores, ministros o Presidente, Sin embargo, nadie aparece dispuesto a asumir su cuota de responsabilidad en la elección de esta elite dirigente ya que cuando se les pregunta por quién votaron, optan por el silencio o la respuesta evasiva.

Este no es solo un problema local. Países que son considerados como serios y maduros (EE.UU., Reino Unido) aparecen hoy sumidos en un mar de problemas generados por sus máximos líderes que no titubean en arriesgar la unidad de sus naciones con tal de imponer su voluntad a como dé lugar.

No es justo, a este respecto, lavarse las manos ya que cada uno de nosotros tiene responsabilidad personal tanto al momento de elegir como cuando se debe ejercer el control ciudadano sobre nuestros representantes.

En los últimos días hemos tenido informaciones sorprendentes.

Un diputado registra 82% de atrasos, con un promedio de una hora diaria, en su asistencia a las sesiones de la Cámara,  y, al ser descubierto,  se justifica diciendo que él privilegia su familia por sobre la función parlamentaria. ¿Podría un trabajador chileno registrar tal nivel de incumplimiento en una empresa dando esa explicación? ¿Es que los demás trabajadores chilenos no tienen familia? Otro, llega disfrazado al Congreso simplemente para llamar la atención. La alcaldesa de la mayor comuna de Chile se toma fotos en sostén y pijama y las hace circular por las redes sociales.  En el debate parlamentario sobre el proyecto que reduce la jornada laboral, un diputado oficialista argumenta que,  de aprobarse,  los brigadistas de CONAF no podrán continuar su combate al fuego si se les cumple la hora y un Ministro de Estado agrega  que, en tal circunstancia,  Chile no podrá participar en la Copa América. Cierra la semana, el Comité del Partido Socialista que, luego de transcurrido más de un mes desde su anuncio de una acusación constitucional contra la Ministra de Educación, presenta un libelo plagado de errores de fechas y datos fácilmente detectables y corregibles.

Más allá   del malestar que provocan en la ciudadanía estos “hechos de la semana” en que han incurrido personeros que reciben remuneraciones del Estado que no son nada de  “reguleques”  y que cuentan con grandes equipos de secretarios y asesores, el daño que causan  a la labor  política  estas liviandades e irresponsabilidades es enorme. Lo que verdaderamente indigna es la carencia de sintonía entre la elite del poder y la mujer y el hombre común que esperan que sus problemas sean atendidos con esmera y seriedad.

La discusión sobre la jornada laboral se ha empantanado cada vez más, sin que ninguna de los partícipes en el debate sea capaz de escuchar la argumentación contraria. Nuestro país tiene una de las jornadas más extensas del mundo y es un tema que debe abordarse con visión de futuro en razón de lo que afecta social y familiarmente a las personas.  Tiene también una baja productividad. Las realidades de las grandes empresas, del Estado, de las pymes, son disímiles y naturalmente reclaman respuestas diversas. Los salarios medios son bajos. La automatización es inminente e inevitable con el consiguiente desplazamiento de quienes ejercen funciones menos calificadas. La población migrante implica un factor que debe tenerse presente. Las bajas pensiones obligan a que los jubilados presionen por puestos de trabajo. La eterna tesis patronal de que “este no es el momento” es inaceptable. Se trata de un tema demasiado complejo, con múltiples aristas, y el pésimo manejo del oficialismo lo ha llevado a un callejón cerrado.

Otro tema importante: el sistema de pensiones. El debate entre el sistema de “capitalización individual” y el “régimen de reparto” aparece casi como obsoleto. El 4% de mayor cotización con cargo al empleador, no solucionará el problema actual y, a lo más, puede representar una mejoría para 40 años más. Los datos duros nos indican que muy pronto el número de adultos mayores, que al 2017 eran 2.800.000, superará al de la población laboral activa. Las expectativas de vida, desde que se crearon las AFPs (1980) a la fecha, han aumentado en 6,7 años para los hombres y en 8,7 para las mujeres. El financiamiento de quienes quedaron excluidos del sistema (FF.AA.) cuesta anualmente billones de pesos al Estado. Pretender que la población activa financie a los pasivos, es imposible. Pretender que el Estado se haga cargo de pensiones dignas, aparece como una utopía. Aumentar gradualmente la edad de jubilación, incentivar el ahorro mediante aportes contributivos del Estado, reestudiar el régimen de inversiones de los entes respectivos, elevar el porcentaje de cotizaciones a un nivel similar a los países OCDE, limitar las comisiones y gastos sociales y publicitarios de las administradoras, pueden ser algunas de las medidas que, combinadas, abran una perspectiva radicalmente diferente.

Pero, mientras nuestros Gobiernos vivan para las encuestas, nuestros parlamentarios no asuman sus obligaciones con todo lo que ello significa, nuestros grandes empresarios no entiendan que el desarrollo de Chile debe ir en beneficio de todos, como sociedad seguiremos marcando el paso sin tomar hoy decisiones que a todas luces son indispensables.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

2 Comentarios en ¿Cuándo nos pondremos serios?

  1. Excelente artículo de Rene Fuentealba,breve conciso y preciso,sobre lo que estamos viviendo en Chile.
    Felicitaciones.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl