Sabiduría, un estado superior de conciencia, implica habilidades para poner en práctica los conocimientos adquiridos por los seres humanos.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

De bosques, plantaciones forestales, certificaciones y sostenibilidad

Carlos Bonifetti Dietert

Ingeniero C. Mecánico UdeC. Ambientalista.

A comienzos de los ’90, por iniciativa de grupos ambientalistas, empresas forestales, organizaciones de trabajadores y pueblos indígenas, surge una inquietud para organizar las actividades forestales en bosques nativos y plantaciones de modo ambientalmente sustentable. De este modo, en 1993 nace el Forest Stewardship Council (FSC), como respuesta ante las demandas ambientales y sociales que se estaban levantando. Su misión fue promover la gestión ambiental apropiada y aportar beneficios sociales y económicos a partir del uso responsable de los bosques y plantaciones del mundo [1].

En Chile, el Comité Nacional Pro Defensa de la Fauna y Flora (CODEFF), invitó a organizaciones sociales, ambientales y empresas para formar parte de esta iniciativa internacional [2]. Fue así como en 1997 se comienza a trabajar en un proyecto que termina en 1998 con la formación de la Iniciativa Chilena de Certificación Forestal Independiente, AG (ICEFI), con la participación de la Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo (AIFBN), miembro fundador y activo colaborador. En lo primero que se trabajó fue en el desarrollo de los Estándares Chilenos de Certificación FSC para bosque nativo y plantaciones, los que siguen vigentes hasta la actualidad.

Así nació el sello internacional ICEFI-FSC para certificar la sostenibilidad en el manejo, producción y comercialización de productos provenientes de plantaciones forestales y bosques nativos, bajo el cumplimiento una serie de estándares ambientales, sociales y económicos de gestión en los bosques. El sello acompaña a los productos comerciales como señal para el consumidor del cumplimiento de condicionantes y fiscalización para la sustentabilidad.

La AIFBN comenzó a verificar que se estaba produciendo una serie de inconsistencias e irregularidades en la aplicación del sello, y la aparición de conflictos de interés y problemas con los pueblos originarios, entre otras. Es así como planteó a la ICEF-FSC que no se estaban cumpliendo a cabalidad sus principios fundacionales y objetivos institucionales; los resultados fueron infructuosos. La falta de transparencia del FSC y su nula voluntad de realizar cambios rectificadores llevó a que en noviembre de 2017 el directorio de la AIFBN -por mandato de asamblea- decidiera renunciar y cerrar su participación como miembro, primero con su retiro a la iniciativa nacional a fines de 2017 y al FSC internacional en julio de 2018 [3].

Durante los primeros 10 años desde la aplicación del sello (2000- 2010), la AIFBN, en su rol fiscalizador, pudo comprobar que la certificación tuvo un impacto positivo, pero insuficiente en el sector forestal chileno. Se estaba perdiendo la capacidad reguladora como instrumento de Manejo Forestal Sustentable, constatándose poco a poco irregularidades que comenzaron a contradecir el objetivo del FSC. Se volvió recurrente a lo largo del proceso omitir consultas serias, bien planificadas e informadas a las comunidades locales, trabajadores o pueblos originarios. La AIFBN recalcó que, incluso, cuando hubo cierta participación, las respuestas a las demandas que se le realizaban no eran claras, vulnerándose principios referentes a relaciones con la comunidad y el medio ambiente.

Para la AIFBN, la certificación de las grandes empresas forestales chilenas es calificada como “certificación light”, porque se aprueba y entrega el sello FSC a compañías que no están a nivel de cumplir cabalmente los estándares establecidos [3].

Además, cabe hacer notar que los bosques tropicales y subtropicales -que fueron la gran prioridad del FSC para evitar su destrucción y degradación-, han sido abandonados por el sistema de certificación. En Chile, apenas el 2% de la superficie certificada corresponde a bosque nativo, el resto, a plantaciones. Otro punto importante es que no hay certificación para pequeños propietarios de bosque nativo, lo que se replica en toda América Latina, África y Asia. Tampoco se aprecia una acción decidida del FSC para cambiar esta situación.

En Chile, el conflicto entre las grandes empresas forestales –certificadas con sello FSC– con el pueblo mapuche es lamentable e inaceptable. La AIFBN cree que la certificación FSC no se ha hecho cargo del problema ya que no se cumple con “los derechos legales y consuetudinarios de los pueblos indígenas para poseer, usar y manejar sus tierras, territorios y recursos, los que deben ser reconocidos y respetados”, según indica el estándar para la certificación de FSC. Por ello, la validación con sello FSC de empresas que se desempeñan en territorios en conflicto, lo hace cómplice de una injusticia que ya debería haber sido ya resuelta por el Estado.

La gota que rebalsó el vaso fue la falta a la ética de dos grandes empresas forestales certificadas: la CMPC (Chile) y la SCA (Suecia), en la colusión en los precios de los papeles ‘tissue’, grave comportamiento empresarial que no tuvo sanciones.

Conclusión: El sello certificador FSCno es garantía de manejo sustentable de bosques y plantaciones forestales, ni a nivel nacional ni internacional.

Con este breve resumen del origen y del lamentable resultado final de una iniciativa multisectorial que partió con entusiasmo y loables intenciones, ponemos en evidencia otra de las grandes burlas y abusos practicados por el poder económico-financiero nacional y mundial contra los ciudadanos, con la vista gorda de gobiernos y de los Estados.

En Chile, el pueblo llano habló “fuerte y claro”, demostrándolo con el resultado del plebiscito constitucional: queremos respeto y dignidad y no más de lo mismo.

Referencias:

[1] https://bosquenativo.cl/sello-fsc-chile-las-fallas-del-proceso-de-certificacion-forestal/

[2] https://www.codeff.cl/director-codeff-participo-asamblea-general-fsc-canada/

[3] https://bosquenativo.cl/directorio-informa-sobre-salida-de-icefifsc-chile-y-fsc-internacional/

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

5 Comentarios en De bosques, plantaciones forestales, certificaciones y sostenibilidad

  1. Gracias por vuestros comentarios Hernán, Luisa, Luis y Gabriela. Son aportes a este asunto de los trillados sellos de calidad (los hay también para hoteles, restaurantes, y otros rubros) que se venden livianamente. La organización que está detrás del FSC es el Instituto Heartland, «headquarter» de los ‘negacionistas’, creado por los poderosos industriales del carbón, del petróleo y del gas de EE UU. Por sus obras y sus actos los conoceréis. (Y se defienden como ‘gato de espaldas: https://www.heartland.org/_template-assets/documents/publications/CORE%20Forestry%20Critique.pdf)

  2. Carlos, muchas gracias por su artículo. Con mi conocimiento superficial del tema me imaginaba que las certificaciones eran una buena manera de asegurar la sustentabilidad de los bosques y no una simple pantalla para acceder a mejores mercados. Que lástima! pero es importante que se sepa la realidad.

  3. Cuando comenzamos con ICEFI-FSC Chile a fines de los 90 fuimos atacados duramente por CORMA, CMPC, ARAUCO y otras casi como eco-terroristas.
    ¿quienes estan ahora dirigiendo FSC-Chile? esa organizacion y ambas empresas.
    COROLARIO: Si no puedes vencer a tu adversario, unete y cooptalo. Que todo cambie para que nada cambie!!!!!
    POR ELLO NECESITAMOS UN NUEVO MODELO FORESTAL PARA CHILE como lo ha publicado en un libro la AIFBN , que claramente se puede lograr con una Nueva Constitucion.

  4. Carlos , nadie fiscaliza y quieren fiscalizar…
    de qué valen normas si a las empresas forestales se les dá carta blanca para que exploten y pasen por encima de los territorios, sin importarles nada mas que sus ganancias.

  5. El artículo plantea el mismo cinismo de la política nacional que dice representarnos con < del 5% de aprobación, pues la experiencia de haber trabajado en el sector forestal estando vivo, como recomendaba mi abuelo, me recuerda que la certificación FSC sólo fue importante para las empresas forestales chilenas cuando fueron advertidos que se cerrarían los mercados externos para productos forestales chilenos no certificados FSC y la preocupación ciertamente no nació de ellos.
    https://www.mapuexpress.org/2014/12/30/el-desacreditado-sello-fsc-en-chile-a-causa-de-las-certificaciones-a-empresas-forestales/
    El descrédito del sistema de Chile es nuestro incesto organizacional que cruza todas las instituciones, pues tener representantes de las empresas en el directorio FSC Chile, equivale a tener a los rectores de las universidades chilenas en el directorio de la Comisión Nacional de Acreditación, para definir los criterios de acreditación institucional de las universidades

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl