La ciudadanía no puede permitir que lleguen al gobierno, los que se coluden contra sus intereses.
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Rusia, Australia, Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

De perdedores

DE PERDEDORES

Andrés Cruz Carrasco.
Abogado. Udec
Magister en Filosofía moral.
Magister en Ciencias Políticas.

Para el perdedor, el triunfo ajeno resulta ser odioso. Le irrita que sean otros los considerados marginales o desamparados ya que él es el único que, con arreglo a su hedonismo, resulta ser el humillado y expoliado. Por supuesto, el causante de sus tormentos siempre es “otro”. Nunca es él responsable de tales sufrimientos. El autor de sus tribulaciones es una autoridad ineficiente,  un jefe indolente, un maligno colega, un profesor irracional o arbitrario, etc.  Incluso sus alucinaciones pueden desembocar en imputarle tal incumbencia a las maquinaciones construidas por masones, curas, mapuches, obviamente también por los extranjeros (pero no cualquiera, deben ser peruanos, bolivianos, colombianos o haitianos), y por supuesto no falta quien diga que todo es culpa de los comunistas, no faltando quienes, siguiendo los mismos lineamientos más tradicionales, levante la existencia de alguna conjura judía que lo haga infeliz o tal vez siendo algo más posmoderno, señale que los culpables de todo son las voraces multinacionales o alguna pretérita dictadura (por muy repugnante que haya sido).

Pero tal vez no haya que ir muy lejos para encontrar al responsable de todos nuestros fracasos. Basta con mirarse a uno mismo y descubrir que la hostilidad no está fuera sino que dentro de nosotros. Que el culpable de la humillación y de que la vida sea miserable no está en el otro. Pero hay perdedores que incapaces de hacerse de la idea de que el cambio parte desde dentro y no desde fuera, se limitan a vociferar que la culpa de todo la tienen los demás, y si mi vida vale poco ante el fracaso en la que está sumergida, la de los otros también debe ser un martirio. De allí la necesidad de aniquilarlo todo, de hacerse de un par de minutos de fama con la publicidad que esta violencia le puede irrogar. Siguiendo a Sigmund Freud, “hay situaciones en las que el ser humano prefiere un final terrible a un terror –sea real o imaginario- sin fin”.

Ahora, si a estos perdedores los organizamos y le insuflamos algún dogma político o religioso, los resultados sectarios y violentos podrían ser fatales, ya que el fanatismo cavado por resentidas manos ha sido históricamente la más eficiente de las trincheras en las que pueden parapetarse la más repugnantes y egoístas intenciones, avaladas por más de algún ingenuo que busca asilarse detrás de alguna causa perdida. Es cierto que hay muchas batallas que vale la pena dar, incluso cuando se sabe que serán mil veces perdidas, pero vaya que hay que escogerlas bien, para no terminar revolcándonos de manera disparatada en su fango, creyendo en su lugar que la pelea la damos por un hermoso jardín.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en De perdedores

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl