La Filosofía y las Ciencias, deben estar presentes en nuestras vidas, sin perder su rigurosidad…hay que usarlas de modo cotidiano.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

DE SANGRE Y HOJARASCA

Andrés Cruz Carrasco

Abogado. Magister en Filosofía moral. Magister en Ciencias Políticas.

Hay muchas cabezas que resultan ser fácilmente impresionables, formándose una supuesta verdad a partir de lo que les muestran. Razonando poco, pero sazonando sus perspectivas con los obcecados prejuicios, se hacen una opinión y actúan. No importa si la evidencia con posterioridad hace distinto los acontecimientos. Sólo ve y escucha lo que quiere ver y escuchar, a partir del filtro del odio y el resentimiento, juzgando por anticipado, desechando, por sus sesgos ideológicos, todo lo que pueda iluminar el camino. No importa que la sangre de todos sea roja, y bien roja, más allá del color de la piel o de lo que pensemos, más allá del uniforme que nos pongamos. Todos gritamos igual cuando sentimos dolor.

Nos hacemos a partir de historias y los huecos que quedan parece que es más fácil rellenarlos con propaganda, para dejarnos arrastrar por el fanatismo. Cuando se desarrolla un hecho que puede dar para muchas interpretaciones, la prudencia aconseja esperar que la humareda se disipe para poder constatar con cierta claridad que fue lo que ocurrió. La vida real no puede resolverse con una “selfie”. Una mera imagen no nos permite crearnos una conclusión instantánea. Más aún, cuando los sucesos se han desencadenado por causas remotas, tan remotas que no es fácil desenredar las motivaciones en medio de un remolino de dolor, exclusión e indolencia. Como diría García Márquez, en “una hojarasca revuelta, alborotada, formada por los desperdicios humanos y materiales”, de varios siglos. Cuando el problema está lejos, muy lejos de los que toman las decisiones, en sus palacios elegantes, con sus ropas elegantes y se disputan un par de segundos ante las cámaras para esbozar sus elegantes sonrisas, proponiendo que todo lo van a solucionar con lo único que conocen y parece que ha pasado por sus manos: dinero.

Mientras el problema siga lejos y pretendan resolver el conflicto con su cultura centralista, con sus ideas urbanas, para imponerlas a quienes deben sufrir día a día de la violencia rural, de cualquier lado que esta venga, no importando el color de quien porte el fúsil o la antorcha que pretende terminar con los gritos, exterminando, expulsando, asesinando o quemando al otro, es bien poco lo que se puede avanzar. El reconocimiento y la tolerancia deben ser recíprocos. Sino, deberán seguir arrumbándose en un rincón de Arauco y Ercilla, los escombros de las catástrofes ocasionadas al verse unos a otros como forasteros o advenedizos, devastados todos por los recuerdos.

Mientras, los que están allí siguen sufriendo, recogiendo las cenizas de sus escuelas e iglesias, enterrando a sus difuntos, ante la indolencia de los distinguidos señores, que han esperado hasta que el humo del fuego y el olor a muerto los obligue a despabilarse para pararse de sus cómodos escritorios centralistas, e intenten, aunque sea sólo en apariencia, actuar, lamentándose de los decesos que nunca parece que les han interesado mucho, y que esperan que nuestra frágil memoria olvide, para seguir sonriendo detrás de sus cómodos y elegantes escritorios.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

2 Comentarios en DE SANGRE Y HOJARASCA

  1. Solidez, gran análisis y argumentación caracterizan siempresus trabajos .
    Felicitaciones Don Andrés.

  2. Encontrar la verdad no es fácil…
    Hoy divagamos entre verdades a medias, por que”todo cambia” y además por que no hay razonamiento entre las personas, por que no hay filósofos que orienten el pensamiento.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl