La ciudadanía debe salir del ostracismo, debe empoderarse y no dejarse manipular por el "manejo" de la agenda pública, por las decisiones del Tribunal Constitucional y el deterioro de las instituciones.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

¿DESARROLLO O RETIRADA SOSTENIBLE?

Carlos Bonifetti Dietert

Ingeniero C. Mecánico UdeC. Ambientalista.

Estamos a solo seis meses de la realización de la vigésimo quinta Conferencia de las Partes (COP25), en Santiago de Chile, en diciembre de este año, y vemos que el gobierno y las instituciones caminan a trompicones en su organización, improvisando medidas, estudios y proyectos  -dejando fuera a las ONG y a las organizaciones ciudadanas [1] que son las que más saben sobre cómo paliar los numerosos problemas ambientales del país- para intentar elaborar una agenda que demuestre que somos un país líder en temas medio ambientales. Lo lamentable es constatar que si continuamos con este modelo político-social-económico extractivista y en estado de derrumbe [2], no vamos a convencer a nadie.

Y la persona más equivocada en el entendimiento de la grave situación medio ambiental en que estamos inmersos es, nada menos que el Presidente de la República, don Sebastián Piñera Echenique. La prueba está en las pobres, tímidas e insuficientes metas medioambientales planteadas en su discurso de Cuenta Pública a la Nación, el 1 de junio en el Congreso Nacional. Anteriormente, en su discurso en la 73ª Asamblea las Naciones Unidas, en septiembre de 2018, el Presidente Piñera dijo:

“…el verdadero desarrollo es mucho más que crecimiento económico. Por eso hablamos de desarrollo integral, que abarque todas las esferas del quehacer humano; de desarrollo inclusivo, que llegue a todas las familias, personas y regiones; y desarrollo sustentable, que sea protector y armonioso con la naturaleza y con el medio ambiente. Ése es el verdadero desarrollo que necesitamos todos los pueblos y países del mundo y que, por lo demás, casi todos hemos ratificado a través de nuestro compromiso con los Objetivos del Milenio en el pasado, y con los 17 ‘Objetivos de Desarrollo Sustentable’ (ODS) y la Agenda 2030, con la cual hoy estamos comprometidos, bajo el auspicio de Naciones Unidas.” Más adelante afirmó: “….estoy especialmente comprometido con un desarrollo que sea sustentable, es decir, respetuoso y amistoso con la naturaleza y el medioambiente.”

Analizando esos dichos se aprecian dos grandes contradicciones.

La primera, es aseverar, con un error conceptual garrafal, que “…el verdadero desarrollo es mucho más que crecimiento económico, sobreponiendo el concepto de ‘desarrollo’ sobre el de ‘crecimiento económico’, en circunstancias que, en la práctica, son antagónicos. Está ampliamente demostrado -y solo basta mirar a nuestro alrededor-, que el crecimiento económico conduce al aumento de la contaminación, a la disminución continua de los recursos, al aumento de la temperatura de la Tierra y a los cambios en el clima a ello conduce y que estamos observando día a día. (En otros artículos publicados en este medio digital se ha explicado por qué no es posible el crecimiento económico sostenido y permanente).

La segunda contradicción es decir que hoy “…estamos comprometidos con los Objetivos de Desarrollo Sustentable’ (ODS) y la Agenda 2030…… de la Naciones Unidas” y sin embargo desde ese  27 de septiembre de 2018 en Nueva York, el señor Presidente y su gobierno, no han hecho nada de lo dicho y prometido, aparte de propuestas vacías de contenido, que son solo disfraces con apariencias medio ambientales para tratar de engañar a los chilenos.

En toda esta manipulación comunicacional del gobierno y de los medios, vemos la aplicación de varias de “Las 10 Estrategias de Manipulación a través de los Medios de Comunicación de Masas” [3], del lingüista, filósofo y comunicador social, Noam Chomsky. Ellas son:

1. La estrategia de la distracción; 2. Crear problemas y después ofrecer soluciones; 3. La estrategia de la gradualidad. 4. La estrategia de diferir. 5. Dirigirse al público como si fuesen criaturas de poca edad. 6. Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión. 7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad. 8. Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad. 9. Reforzar la auto-culpabilidad. 10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos se conocen a sí mismos.

James Lovelock, científico británico autor del libro GAIA [4], fue el primero en formular una teoría científica en la que aborda, con una intuición profunda, que ‘el planeta es un organismo complejo en sí mismo y está vivo’. Lovelock formuló esta hipótesis, que hoy ya es una teoría, mientras trabajaba en la NASA, en la década de los ’60 y previno que para el año 2000 el gran problema sería ambiental y estaría ya afectando a varios negocios y empresas en el mundo.

En su último libro, “La Venganza de GAIA” [5], Lovelock predice que el clima mundial se alterará fuertemente causando grandes devastaciones; dijo que para 2040 Europa se parecerá al Sahara y buena parte de Londres estará bajo el agua. En la Teoría de Gaia, se establece que la Tierra es un súper-organismo, compuesto por una trama compleja de organismos los que, a través de sus interacciones, conforman el delicado equilibrio de la biósfera. En la visión de Lovelock, el planeta es un ser vivo posiblemente inteligente (su inteligencia es la evolución misma), una unidad de la cual todas las formas de vida son parte, que se reproduce autorreferencialmente a través de la autopoiesis y se autorregula para mantenerse en homeostasis.

En la elaboración de la Teoría Gaia, Lovelock trabajo junto a la bióloga estadounidense Lynn Margulis, quien aseveró que “la vida no existe sobre la superficie de la Tierra, sino que es la superficie de la Tierra…”

Si profundizamos en los conceptos e ideas expuestas, tendremos que concluir que -si no rectificamos el rumbo con miras a resolver los problemas medio ambientales en serio y no “haciéndonos los lesos”, como estamos actuando hasta hoy- y seguimos con la farra del crecimiento y preocupados del PIB sin cuestionarlo, tendremos que convenir con los pensamientos y advertencias de James Lovelock:  

“Nadie puede tener la certeza total de lo que está ocurriendo.”

“En este debate hacen tanto daño, por un lado, los ‘negacionistas’ así como los ‘fundamentalistas’, en el otro extremo.”

“Ningún gobierno -ni democrático, ni dictatorial- va a ser capaz de reducir con efectividad las emisiones de CO2 en un futuro inmediato. El proceso ya es imparable, y los intentos de llegar a un acuerdo mundial van a volver a caer seguramente en saco roto…Así que lo mejor que podemos ir haciendo ya es protegernos y adaptarnos a los cambios que nosotros mismos hemos provocado. ¿Cómo? Planeando no un desarrollo, sino una retirada sostenible.

[1] https://cooperativaminka.cl/carta-sociedad-civil-por-la-accion-climatica-a-presidente-sebastian-pinera-en-el-dia-del-medio-ambiente/

[2] http://www.albertomayol.cl/?page_id=758

[3] https://kaosenlared.net/noam-chomsky-las-10-estrategias-manipulacion-mediatica/

[4] http://www.espinoso.org/biblioteca/HipotesisGaia.htm

[5] https://www.icog.es/TyT/index.php/2015/04/la-venganza-de-gaia-la-crisis-climatica-y-el-fin-de-nuestra-civilizacion/

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl