La Filosofía y las Ciencias, deben estar presentes en nuestras vidas, sin perder su rigurosidad…hay que usarlas de modo cotidiano.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Desigualdad y violencia

Sofía Valenzuela Aguila

Doctora en Bio-química. Investigadora Centro de Biotecnología. Universidad de Concepción.

Siento vivir en una triste era, en la que las personas se validan socialmente por la acumulación de logros y bienes materiales, más importantes que su condición de ciudadano, de ser. En un país desigual como Chile, este modelo de vida solo ha traído violencia, la de la ostentación y el estándar de primer mundo, frente a una masa mayoritaria que no goza de los mismos beneficios. La de una pobreza nacional que marca un 16,1 %. Hace unos días, la OCDE dio a conocer un informe en el que se indicaba que para que un niño pobre pudiese subir una escala social, se requerían de al menos cinco generaciones, ubicándonos nuevamente en la parte baja del ranking de las economías supuestamente más desarrolladas. El ascensor social que permite la movilidad está estancado incluso para Alemania y otros países europeos, pero la situación es preocupante en especial en América del Sur.

La desigualdad como país nos hace mal, nos marca desde la cuna, desde los datos OCDE hasta una mirada personal, solo veo que crece y se reproduce, por muchas o pocas medidas que se implementen, en el fondo el problema persiste. La desigualdad me duele especialmente en los escolares, los niños que llegarán a vivir a lo que dejemos de país. Debiesen tener igualdad de oportunidades desde que nacen, sin embargo, en el país lo único que hacemos es segregar y por cada año de vida, quienes nacen bajo condiciones menos privilegiadas, ven que la brecha para avanzar es cada día más grande y difícil de sortear. Leía una noticia en la prensa, sobre cómo una investigación de Maureen Trebilcock arrojaba las diferencias de temperatura en un aula entre escolares de colegios vulnerables versus los de mayor ingreso; debían soportar el frío de la desigualdad en educación. Niños con padres con baja escolaridad, o que han caído por diversas razones en la droga o alcoholismo, quedan en un abandono emocional, sin apoyo de familia, generando un círculo vicioso difícil de romper. La relación con el bajo rendimiento en colegios vulnerables es difícil de medir, hay que probar causalidad, pero más allá de la ciencia, imposible obviar el sentido común. Imagino el rol beneficioso que pueden cumplir los colegios integrales, donde asisten niños de diferentes niveles socioeconómicos, sin hacer distinción, otorgándoles un mayor apoyo a quienes lo necesiten, fortaleciendo sus talentos desde pequeños y mostrándoles que su sueño de llegar a ser lo que quieran en el futuro es posible. Es la interacción entre las diferentes realidades, culturales, sociales, económicas, étnicas, religiosas, las que nos enriquece, ayuda a valorar y comprender a las personas, nos hace más tolerantes, nos exige un estándar de calidad igual para todos, entender que no hay solo una realidad, que la vida tiene diferentes matices, que a algunas personas les costará más por múltiples factores, pero que las oportunidades estarán ahí, para moverse y tomar el ascensor social.

Podríamos ser más solidarios, buena parte de los medios masivos, solo tienen un modelo de persona exitosa, donde el excesivo ingreso traducido en opulencia domina el imaginario del éxito social, no hay otra forma, no hay alternativa al vivir alrededor de los beneficios de la acumulación de dinero. ¿Cómo formaremos ciudadanos conscientes de las consecuencias de la desigualdad? ¿Qué haremos como sociedad para que nuestros niños estudien en un aula digna? Partamos por ahí, no puede haber espacio para más violencia.

Fuente imagen: www.eldiario.es

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

6 Comentarios en Desigualdad y violencia

  1. Cruda realidad, qué quiere que le diga…
    Insufrible, esto no se puede tolerar, pero sin conciencia, sin solidaridad y con conductas individualistas y el Neoliberalismo que nos aplasta y nos condiciona, Qué vamos a hacer.
    Continuará la injusticia y la falta de humanidad.

  2. Triste realidad la que vivimos, pero soñamos con pertenecer a la Ocde.
    Si no hay redistribución de la riqueza ni una real opción por los pobres. no avanzamos.

  3. Sí, coincido con Josefa, bien planteado el tema.
    Mi pregunta es por que esta sociedad acepta tal nivel de injusticia e inhumanidad?
    Gracias a la autora, buena mirada.

  4. La realidad económica que impera hoy en Chile y el mundo, nos inhibe de tener una mirada mas solidaria, justa e inteligente, como para enfrentar este tema con algún grado de inteligencia humana, misericordia y justicia social

  5. Una sociedad egoísta e individualista como la nuestra, no es capaz de reparar en lo injusto e inhumano de esta triste realidad.
    Qué bien planteado este tema.
    Felicitaciones Sofía.

  6. Claro que nos hace mal…Muy mal !!!
    Es un tema que merece y necesita ser tomado por la ciudadanía, debatirse y enfrentarse como una reivindicación humanitaria.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl