Esta ventanaciudadana, necesita y pretende, interpretar los intereses generales de la nación, los intereses de la ciudadanía...para ello, invitamos a nuestros lectores a participar activamente de esta experiencia, dialogando con nuestros colaboradores autores de los artículos publicados semanalmente.
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Después de Todos Estos Años, Darwin Sigue Perdiendo.

Guilmo Barrio Salazar

Desde Georgia, E.U.A.

La organización conocida como Gallup condujo una encuesta nacional en los EE.UU. sobre la evolución.  ¿Saben lo peor que han encontrado? No, no es que el 46% de los encuestados sean creacionistas, es decir personas que creen que Dios creó a los humanos hace decenas de millones de años atrás.  Tampoco es que el 32% crea  en una “evolución teísta”, es decir que los humanos se han desarrollado a través de los millones de años, de una forma de vida menos avanzada, y que Dios ha guiado este proceso.  Ni menos, que solamente un 15% de los encuestados digan que los humanos se han desarrollado, pero que Dios no tiene nada que ver en este proceso. Y ni hablar, del porcentaje de estadounidenses con miradas creacionistas que no ha variado desde la encuesta realizada en el año 1982.

Lo que sí han encontrado sorprendente, es que la proporción de personas graduadas de la universidad que son creacionistas, es exactamente la misma que la del público en general.  El 46% de los estadounidenses con dieciséis años de educación, cree en la historia de Adán y Eva y la reconocen como verdadera.  Además, el 25% de los encuestados egresados de las universidades, cree que los dinosaurios y los humanos compartieron juntos antes del diluvio de Noé.  No se necesita decir, que esta notable demostración de fracaso educativo que tenemos hoy, atrae muy poca atención de aquellos que señalan que se necesita mejorar la enseñanza en nuestras escuelas.

En esta época del año, cuando muchos se oponen a la celebración navideña en este país, yo no cuestiono  los resultados de la encuesta realizada, porque pienso que nos presenta una afirmación de identidad, no de una convicción literal: declarar una creencia en el creacionismo es una forma diferente de decir que se es un buen cristiano.  En vez de eso,  nos hace preguntarnos  lo que un buen cristiano debe ser, y por qué muchos piensan que rehusando el uso del cerebro que Dios nos dio, vamos a llegar más lejos.

¿Por qué nos importa que casi la mitad de este país rechace la evidencia demostrada sobre la evolución, ya sea con o sin la mano de Dios?  Después de todo, los estadounidenses son famosamente ignorantes acerca de muchas cosas, ya sea concernientes a dónde queda Irán, o en qué época tuvo lugar  la Segunda Guerra Mundial. Todavía estamos donde mismo.  Una razón para  ello es que rechazando la evolución se expresa más que una inhabilidad de pensar críticamente, sino que se manifiesta  una forma fundamentalmente paranoica de ver el mundo.  ¿Han pensado  ustedes cómo debería ser el mundo si la afirmación de la  evolución fuera falsa?  Casi todos los científicos en este planeta deberían estar envueltos en un fraude tan complejo y extenso que envolvería los  campos  de la arqueología, de la paleontología, de la geología y de la genética hasta la biología, la química y la física.  Y todavía este encadenamiento masivo de mentiras y desilusiones estaría tan  lleno de baches  obvios, que un pastor con un grado universitario en estudios bíblicos, o un padre de familia sin educación universitaria que le enseña a un hijo o una hija desde la casa, lo podrían detectar  claramente.

Patricia Princehouse, directora de un programa biológico evolutivo en la Universidad Case del Oeste, se rio cuando se le dijo que la encuesta de Gallup demostraba que la educación actual no está funcionando.  Ella señaló: “No hay mucha educación acerca de la evolución en las escuelas.  La mayoría no tiene más que una o dos lecciones, y no se presentan como algo conectado en el resto de la biología”.  De hecho, los estudiantes puede que no tengan mucha exposición a este tema.  Patricia Princehouse ha dicho que a nivel nacional, alrededor de un 13% de los profesores de biología enseñan creacionismo en la “tierra joven”, no sólo lo que presenta al humano, sino al planeta tierra y sus 10.000 años, a pesar de las leyes que lo prohíben, y un 60%  enseña una versión muy superficial y simple sobre la evolución.  Ellos tienen que tratarse con sus vecinos.  En el Estado de Tennessee, que es el lugar del caso judicial Scopes, una nueva ley hace legal enseñar creacionismo en las escuelas.  La directora Princehouse indica: “Nadie los demanda en la Corte, porque el creacionismo es muy popular.  Aquellos que lo objeten y estén en contra se mantienen aislados y temerosos de las represalias. La gente tiende a olvidar que Clarence Darrow perdió su caso en la Corte de Justicia con Scopes. Hasta que la Corte Superior resolvió  lo contrario en 1968, era ilegal enseñar evolución en las escuelas públicas, en por lo menos 6 Estados del país.

El profesor de biología, Kenneth Miller, de la Universidad Brown, quien practica el catolicismo, está de acuerdo con Patricia Princehouse, al decir: “La educación en el campo de la ciencia ha sido definitivamente muy inefectiva.  Quienes nos mantenemos en la comunidad científica y con un carácter religioso, tenemos un tremendo trabajo por hacer dentro de la sociedad que mantiene su fe. Hay un potencial por un gran daño cuando cerca de la mitad de la población en nuestro país rechaza el principio central de organización en las ciencias biológicas.  Es de utilidad para nosotros, como especie humana, comprender que somos una aparición reciente en este planeta, y que el 99.9% de todas las especies que han  existido van hacia la extinción”.  A los padres evangélicos talvez no les interese que sus hijos aprendan ciencia, en vez de evitar irse al infierno, pero Kenneth Miller señala que la mayoría de los desafíos que encara esta nación, y el resto del mundo, son los temas científicos relativos a  la naturaleza: el cambio climático y la ley de la energía.  Agrega: “Tener a casi la mayoría de la población  esencialmente rechazando el método científico, es verdaderamente preocupante”.

Tener sólidamente castigada la ciencia, presentada como una propaganda política y teológica, no puede llegar a un tiempo tan malo como el que estamos viviendo en la actualidad.  El aumento del nivel del mar se considera como un término de los políticos de izquierda, nos dice el legislador estatal de Virginia, Chris Stolle, un republicano, que los votantes piden su reemplazo, en un estudio estatal comisionado que lo nombra como “la inundación recurrente”.

El grupo denominado “Respuestas en Génesis”, el cual administra el Museo de la Creación, tiene planeado construir una réplica exacta de  gran tamaño del Arca de Noé, como parte de su tema en el Parque Encuentro con el Arca.  Si ustedes ven que “la inundación recurrente” continúa activo en Virginia, como así lo pretende, les sugiero que reserven una cabina en esta réplica del Arca de Noé.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl