El Conocimiento implica dolor, Este tipo de Dolor...Fortalece el Espíritu !!!
(Comente, y razone nuestros artículos con sus autores...luego, comparta-los.)
Actualmente nos leen en:
Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

DISPUTA CONCEPTUAL: CREADORES O CULTORES NO EMPRENDEDORES

Que el neoliberalismo ha permeado toda la sociedad y la vida cotidiana, no cabe duda. Las practicas, discursos y uso de un determinado lenguaje son una muestra clara de cómo la hegemonía neoliberal se ha terminado por imponer en nuestro país. En ese terreno parece que la “batalla cultural” estaría perdida, sin embargo, siempre quedan micro espacios (micro poderes) desde donde intentar disputar la construcción de sentido.

Uno de aquellos espacios lo constituye el uso de un determinado lenguaje y aparato conceptual. Al respecto, ya no se habla de personas o ciudadanos, más bien estamos en presencia de clientes, así como no se alude a la sociedad o lo colectivo, más bien al mercado y sus “bondades”. De aquel escenario las Humanidades, Artes y Ciencias Sociales no han estado exentas o permeables a la “colonización del pensamiento”. Es así por ejemplo como en reiteras ocasiones escuchamos hablar de los “liderazgos” o “emprendimientos” para referirse a algún proyecto o propuesta que surge al alero de determinadas área del conocimiento, la cual en general se sustenta sobre la base de la iniciativa individual.

Al respecto, sería pertinente que desde las Humanidades, Artes y Ciencias Sociales se hiciera un esfuerzo por superar o reemplazar aquellos conceptos tan propios del neoliberalismo. No se trata de una cuestión superficial o menor. Ya sabemos que el lenguaje construye realidades y que los conceptos dan sentido y fuerza a nuestras acciones. Por ello, internalizar estos conceptos y hacerlos propios no hace otra cosa que seguir legitimando un modelo o sistema que a través del mentado emprendimiento lo único que hace es promover una cultura del individualismo y competitividad, donde los valores de la solidaridad, empatía y trabajo en equipo (lo colectivo) quedan relegados a un segundo o tercer lugar, siendo lo más relevante lo que el individuo es capaz de impulsar por su cuenta, incluso a costa de otros.

Una cosa es estimular en nuestros niños y jóvenes la capacidad de pensar e imaginar, es decir crear y otra muy distinta  inculcar un dispositivo que promueve la competitividad y superioridad por sobre el resto.

La Humanidades, Artes y Ciencias Sociales, no pueden estar sujetas o limitadas a un lenguaje neoliberal. No pueden funcionar bajo mecanismos que se sustentan en aspectos como la productividad y menos la rentabilidad; es decir, si dejan o no ganancia o son útiles económicamente. Por lo tanto, si queremos avanzar en un proceso de construcción del conocimiento, que tenga como variables centrales el desarrollo del pensamiento crítico (cuestionador de ciertas lógicas mercantiles y dominantes) y autónomo de determinados discursos hegemónicos, preestablecidos o naturalizados, es fundamental la disputa conceptual; en otras palabras, si deseamos avanzar hacia una cultura distinta de la cual estamos inmersos, entonces comencemos por sustituir ciertos discursos y conceptos asumidos como únicos y verdaderos; por eso antes de hablar de emprendedores mejor hablemos de cultores, creadores o realizadores.

En consecuencia, es hora de ir superando el lenguaje (cultura) neoliberal. No es malo que comencemos por nosotros, por quienes nos desempeñamos, creamos y cultivamos el conocimiento científico desde las Humanidades, Artes y Ciencias Sociales.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl