La ciudadanía no puede permitir que lleguen al gobierno, los que se coluden contra sus intereses.
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Rusia, Australia, Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

HAY QUE PORTARSE BIEN, NIÑOS….

Esteban Lobos

Economista.

Por supuesto – ¡qué duda cabe! – la economía está presente en casi todos los aspectos de la vida. Los “presidenciables” tienen, pues, la obligación de irnos diciendo oportunamente cuáles son sus propuestas en este campo para que los ciudadanos sepamos a qué atenernos. Una cosa es criticar el “modelo neoliberal” denunciando lo que se consideran sus errores, abusos e injusticias y otra muy distinta es pretender su demolición. Las políticas que se apliquen eventualmente, tienen consecuencias y es bueno, muy bueno y necesario, que el elector las vaya conociendo.

Ante todo, una noticia de interés.

Para quienes critican al capitalismo, no todo es negativo como se presenta. Durante la crisis bancaria de 2011, el multimillonario estadounidense  Warren Buffett (dueño de la segunda mayor fortuna del mundo, con 73.200 millones de dólares, aventajado solo por los 83.900  de Bill Gates) decidió tenderle una mano al famoso Bank of America. Para este efecto, a través de una de sus empresas Berkshire Hathaway, invirtió en la entidad financiera 5.000 millones de dólares a cambio de acciones preferentes y con el derecho a adquirir 700.000.000 de acciones ordinarias. La inversión, seis años después, está valorada en 17.000 millones de dólares, lo que le ha significado una utilidad de 12.000 millones de dólares en el sexenio. Como dijo alguna vez el fallecido David Rockefeller, el único problema que presenta la economía moderna está en ganarse el primer millón de dólares.

Según informó El Mercurio, en entrevista concedida a PBS Newshour, Buffett reconoció que el gran problema actual “es la extrema riqueza de los millonarios”. “La prosperidad ha sido increíble para la gente extremadamente rica”, “desproporcionadamente gratificante para la gente de arriba”. Precisando sus afirmaciones expresó: “Si nos remontamos a 1982, cuando Forbes publicó su primera lista de las 400 personas más ricas del mundo, esa gente tenía un total de US$93 mil millones. Ahora tienen US$2,4 billones (millones de millones) lo que implica que cada uno ha multiplicado por 25 su riqueza”.

Bien. Volviendo a la realidad, es necesario hacer algunos comentarios sobre el horizonte económico que se vislumbra para nuestro país durante el cuadrienio 2018-2022 en que tendremos un nuevo Gobierno.

Algunos puntos que deben ser sometidos a discusión:

1.- La economía chilena necesita crecer para lo cual necesita inversión y estabilidad en las reglas del juego. Durante el actual gobierno, como se ha dicho por economistas afines, “hubo desprecio por los temas de crecimiento… y pagamos un costo”. La reforma tributaria, bie11n inspirada, sin embargo  fue malamente ejecutada. Las nuevas disposiciones fueron de redacción confusa, dejaron abiertas las puertas para que se mantuviera la elusión, no abordaron incentivos para un desarrollo regionalizado y concluyeron en una menor recaudación. Lo único positivo, desde un punto de vista matemático,  fue el retorno de capitales nacionales que estaban  radicados en el extranjero para lo cual se les concedieron excelentes beneficios impositivos. Bueno como recaudación. Pésimo desde el punto de vista de la ética ciudadana: Eluda y luego yo, Estado, lo premio.

2.- Es  necesario armonizar la tributación con el desarrollo territorialmente descentralizado.

3.- Es indispensable no solo crecer más sino distribuir mejor, más equitativamente. En un país en que la mayor parte de sus asalariados perciben remuneraciones mínimas de  subsistencia, hay que crear mecanismos que incentiven la redistribución. Resulta indispensable regular los ingresos máximos a nivel de directorios de empresas y de gerencias. El Estado, a este respecto, debe dar el ejemplo.

4.- Existe consenso verbal en que la economía chilena necesita incorporar valor agregado a su producción ya que continuamos siendo un país exportador de “commodities”, es decir producción a granel. Los últimos datos nos colocan en el puesto 46 en el mundo en materia de innovación muy por debajo de naciones de similar nivel de ingreso.

5.- Debe enfrentarse cuanto antes el problema de la inversión en infraestructura vial, portuaria, aeroportuaria, ferroviaria, educacional y de salud, El salto del país a una nueva etapa de desarrollo exige definiciones. El ideologismo en estos campos no aporta nada en cuanto al abordaje de estas demandas. Si es necesario concesionar obras, hay que hacerlo. Lo importante radica en la calidad y condiciones pero, por ejemplo, el incremento en infraestructura hospitalaria la gente lo reclama para ahora.

6.- El Estado debe abordar una política eficaz “pro pymes” en base a la creación de canales cooperativos de comercialización  tanto para acceder a la demanda interna como para la exportación. Debe apoyar crediticiamente  al sector a través de la banca estatal y privada obligando a la devolución de las sobretasas de interés conque, so pretexto de mayor riesgo, se les castiga en beneficio de las grandes empresas.

Por supuesto, hay muchas otras áreas sobre las cuales reflexionar y definir propuestas y soluciones. Los “presidenciables” no pueden olvidar que el Señor Mercado es esencialmente concentrador ya que por su naturaleza misma tiende a acumular más y más riqueza en pocas manos y a radicar las actividades en la Gran Metrópoli.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl