Sabiduría, un estado superior de conciencia, implica habilidades para poner en práctica los conocimientos adquiridos por los seres humanos.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

DOLOROSA PÉRDIDA DE PAISAJE – Región de Coquimbo

María Gabriela Saldías Peñafiel

Ingeniero Agrónomo- Paisajista. Investigadora y docente, Escuela Arquitectura del Paisaje, Universidad Central de Chile.

Cerca de dos siglos han transcurrido desde que el naturalista Claudio Gay, en carta dirigida al ministro del interior de ese momento en Chile, advirtió sobre el estado y maltrato que se le daba a la vegetación en la actual Región de Coquimbo, la que calificó de decadente. Transcribiendo sus propias palabras, “La localidad no debe pues ser acusada de ingrata, con respecto a la aridez de esta provincia, sino el hombre, y en el hombre sólo es donde se ha de buscar la causa: ésta existe en la penuria de nuestras leyes sobre el arreglo de bosques
y plantíos, y en el vicio de las Ordenanzas de Minería, que autorizan a los
mineros para arrancar y destruirlo todo”
[1]. Responsabilizó exclusivamente al ser humano del panorama encontrado.

Volviendo a tiempos actuales, la Región de Coquimbo es valorado por su belleza natural, historia y cultura y así lo evidencia el ser incluida en diversas rutas turísticas destacando los paisajes costeros, los valles cultivados y la arquitectura de sus ciudades.  

Localizada en una zona semiárida en que las precipitaciones son escasas, a modo de ejemplo el promedio en la ciudad de La Serena es de 78mm anuales, sin embargo la cercanía al mar con su aporte en humedad atmosférica y en regulación térmica, permite el crecimiento del “matorral estepario costero” compuesto por una alta variedad de arbustos xerofíticos y muchísimas hierbas. Todo lo cual provee de paisajes de gran singularidad con especies de alto endemismo, o sea únicas en esta parte del planeta.

¡Qué importante es tomar conciencia de lo que significa ser endémico de una localidad pequeña!, es el caso del lucumillo, Myrcianthes coquimbenis, especie en Peligro crítico de extinción, que habita exclusivamente en la franja costera rocosa entre La Higuera y Guanaqueros de la Región de Coquimbo, en una franja longitudinal de aproximadamente 66km y no más de 2 km desde el mar hacia el interior. Si esas poblaciones son destruidas, la especie, su ecosistema y su Paisaje, desaparecen, así de simple, de grave, de irremediable, de doloroso e insuficientemente comprendido.

El paisaje de esta parte del país, tal como de gran parte del norte es de matorral, o sea son los arbustos los protagonistas, con variadas formas, coloridos de ramas, hojas, flores y frutos. Ese mismo matorral que una inmobiliaria ignorante por decir lo menos, destruyó, cuya noticia fue difundida en los medios de comunicación hace un par de semanas[2]. Fueron talados 420 guayacanes, Porlieria chilensis, arbusto endémico en categoría de amenaza Vulnerable según la clasificación de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) junto a todo el resto de arbustos xerófitos acompañantes de este paisaje único del planeta Tierra. Por esta acción la empresa fue denunciada por la Corporación Nacional Forestal (Conaf) y sancionada con una multa de 74 millones de pesos. Suma que no tiene relación con la magnitud del daño causado, porque ninguna cifra de dinero es suficiente para devolver todos los servicios ambientales que este ecosistema de matorral provee, que tienen que ver con la regulación del ciclo hidrológico, la formación y conservación de suelos, la polinización, la conservación de todos los seres vivos que allí habitan, incluyendo flora, fauna, briófitos y un sinnúmero de microorganismos y por cierto las relaciones que se establecen y que forman el Paisaje exclusivo.

La sanción debería incluir además de la multa, la paralización del proyecto y la restauración inmediata del ecosistema con el compromiso ineludible de su cuidado y seguimiento por mínimo 10 años, o los años que sean necesarios hasta asegurar que se han establecido esos arbustos, hierbas y sus relaciones ecosistémicas en reemplazo de los que fueron talados.

Volviendo a los cerca de dos siglos transcurridos en que Claudio Gay registró la sobre explotación de los recursos naturales, en momentos en que la crisis ambiental nos envuelve y acorrala, se siguen cometiendo los mismos errores, y lo más triste, es que la noticia fácilmente pasará al olvido y dejará en evidencia la visión de corto plazo de la sociedad actual. Coincido plenamente con el autor Richard Fisher[3] que presenta el problema actual del cortoplacismo y comenta sobre la diversidad de causas que contribuyen a diluir la responsabilidad por nuestras acciones y a desvincularnos de sus consecuencias.

Por el bien de todos los que habitamos este planeta debemos abogar porque esta cultura cortoplacista pase pronto! y esforzarnos por conservar la naturaleza en beneficio de nuestros nietos y las futuras generaciones.


  • [1] http://www.biouls.cl/lrojo/Manuscrito/Capitulo%2019%20Gay.PDF
  • [2] https://cooperativa.cl/noticias/pais/region-de-coquimbo/inmobiliaria-debera-pagar-millonaria-multa-por-talar-bosque-nativo-en/2020-10-06/173112.html
  • [3] https://www.technologyreview.es/s/12782/si-quiere-acabar-con-la-humanidad-siga-pensando-corto-plazo?fbclid=IwAR2VuDqTdZDGsDtDoLb3o0TZmbyDt-06zGYSvWjwaDrSaVj9_xd8vW4wFW4
Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl