El Conocimiento implica dolor, Este tipo de Dolor...Fortalece el Espíritu !!!
(Comente, y razone nuestros artículos con sus autores...luego, comparta-los.)
Actualmente nos leen en:
Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

El día “D” de Sebastián.

René Fuentealba Prado, abogado.

 En reiteradas oportunidades se ha señalado en este medio que uno de los elementos del  “sistema democrático” es que implica “el gobierno de las mayorías con pleno respeto a los derechos de las minorías”. Desde ese punto de partida, surge la eventualidad de la alternancia en el poder. Por esa razón, son criticados los regímenes que, si bien han sido elegidos por los ciudadanos, más tarde pretenden perpetuarse  aunque para ello haya que modificar leyes y constituciones cuantas veces sea  necesario para que el “iluminado imprescindible” y sus secuaces sigan usufructuando de los beneficios del poder. En Chile, la oposición tiene pleno derecho a pretender conquistar la Presidencia. La forma en que actúe y el postulante que elija, son de su responsabilidad. Y si la coalición gobernante vuelve a perder el poder, será (de más está decirlo) también de su propia responsabilidad.

Ante el inminente inicio de la campaña presidencial, abastecida por más de una veintena de postulantes, es necesario fijar algunos parámetros de “previo y especial pronunciamiento”  como señalan, en su caso, los códigos de la República.

Por supuesto que, quienes pretenden regir nuestros destinos, deben tener la formación y capacitación técnicas necesarias para el cargo, el liderazgo y la autoridad  claros para orientar su gestión, la capacidad para aglutinar a grandes mayorías políticas y sociales en torno a un proyecto de país y, en general, las habilidades indispensables para moverse en las procelosas aguas de la política tanto nacional como internacional. ¿Quién juzga que de hecho  se cumplan  satisfactoriamente estos requisitos? Por supuesto, los ciudadanos. De su capacidad para evaluarlos y para no dejarse engañar (es tan simpático, es mujer, no necesita robar porque tiene mucho, etc.) va a depender lo que nos depare el futuro inmediato como nación.

Sin embargo, el lujo que Chile no puede permitirse por ningún motivo es el de tener un mandatario que esté permanentemente sujeto a un cuestionamiento ético que le haga perder su autoridad moral frente a sus conciudadanos y (se vería muy, muy feo) frente a la comunidad internacional de la cual se forma parte y con la que se relaciona en el día a día. ¿Es concebible que nuestra autoridad máxima visite una nación amiga y se vea en la necesidad de estar dando explicaciones permanentemente justificando dudosas actuaciones personales? Simplemente, ello es inaceptable, intolerable. Por esa razón, todos los candidatos y aspirantes a candidatos, sin excepción alguna, deben dar ahora, en las palabras y en los hechos, las explicaciones satisfactorias suficientes que la ciudadanía exige. Ya tendremos la oportunidad de “pasar al pizarrón” a cada uno de ellos. Por el momento, nos centraremos en el caso más inmediato.

Mañana, martes 21, luego de doscientos días de reflexión, el ex Presidente Sebastián Piñera declarará “estar disponible para ser candidato”, expresión bastante gelatinosa que busca no generar conflictos a los partidos que eventualmente lo sustentarían: UDI y RN. Según preanuncia la prensa escrita tradicional, muy ligada a ese sector, en este momento  el postulante anunciará su decisión de separar totalmente “negocios” y “política” a partir del día en que dé inicio a su nuevo mandato. Lamentablemente, de ahí mismo parten los problemas. El país no ha olvidado que en la oportunidad anterior (2013-2014) se prometió lo mismo pero, solo tras un incesante juicio de la opinión pública, se tomaron a regañadientes las medidas ineludibles: enajenación de acciones de Chilevisión y de Lan y constitución de un “fideicomiso ciego” que, al fin de cuentas, resultó ser “tuerto” ya que involucró poco más de un 25% de su cuantioso patrimonio en tanto que el 75% restante se cobijó (vergonzosamente) en un paraíso fiscal con el deliberado propósito de evitar control y tributación nacionales.

Por esa razón, el aspirante debe despejar, ahora, ya, todos los problemas relacionados.

De partida, no es posible seguir guardando  silencio frente a preguntas explícitas: ¿Por qué razones utilizó aportes de campaña (cuya legalidad aún se discute) para pagar obligaciones personales suyas con Jaime de Aguirre? ¿Es efectivo que, en ejercicio de su cargo, el Presidente mantuvo un terminal de Bloomberg sobre su escritorio en La Moneda, para informarse minuto a minuto de la evolución de las bolsas mundiales? ¿Por qué si comprometió la constitución de un fideicomiso ciego sobre sus bienes, se ocultó que éste era sólo parcial ya que el grueso de los haberes estaban siendo gestionados por su empresa familiar Bancard a través de una “guarida fiscal”?

Las encuestas de opinión posicionan a Piñera en un primer lugar, con una cifra en torno al 25%,  entre las opciones ciudadanas, hecho destacado sistemáticamente por diarios y revistas de derecha,  para revestirlo, como  ha sido habitual,  de un triunfalismo exacerbado. Sin embargo, lo que se calla es que tales cifras, en general, no consideran ni a la población rural ni a los habitantes de localidades menores y que únicamente expresan la opinión del llamado “voto duro” del sector ya que sobre un 60% “no sabe” o “no responde” lo que, si se quiere trabajar con la verdad, refleja un estado de total incertidumbre. Por eso, Ossandón y los Kast insisten en que la suerte no está echada.

El tradicional diario “El Mercurio”, que en general pautea el pensamiento político del sector, ha ido mostrando su preocupación ante lo que se viene. Es tremendamente llamativo comprobar que, en su editorial principal del 7 de marzo, fue categórico: “La posibilidad de eventuales conflictos de interés debe ser despejada de manera categórica. Mientras ello no ocurra, Sebastián Piñera no solo expone innecesariamente sus propias aspiraciones presidenciales sino que pone en riesgo la construcción de un proyecto político de largo alcance para Chile”.   Por su lado, el columnista de derecha del mismo medio, Joaquín García Huidobro, el domingo 5 anterior, ha afirmado que en Piñera conviven, una primera vocación que es la “empresarial” y una “vocación tardía” que es la política, las que, a su juicio, se destruyen recíprocamente y que, por consiguiente, como titula, “un Piñera debe morir”: O se opta por seguir siendo empresario o se elige el camino político.

Más allá de las expresiones de buena crianza, habituales en este tipo de circunstancias, “La Segunda”, hija menor del decano, ha iniciado lo que algunos califican como “el trabajo sucio”. El 14 de marzo ha entrevistado a seis expertos en Ética y Transparencia, sobre el caso (Álvaro Castañón, de Fundación Multitudes; Octavio del Fávero, de Ciudadano Inteligente; Alejandro Ferreiro, ex Presidente del Consejo de la Transparencia; Alberto Precht, de Chile Transparente; Tomás Vial de la U. Diego Portales; y Andrés Sotomayor, abogado de la SEGPRES durante el gobierno de Piñera), destacando que todos coinciden en que es indispensable que el eventual candidato separe “política” y “negocios” y proceda constituir un fideicomiso ciego sobre la totalidad de sus bienes, incluyendo todo tipo de haberes e intereses, diversificado, de tal manera que ninguna parte relevante del patrimonio, esté comprometida en alguna empresa o actividad específica,  y confiado a entidades exteriores. A lo que se suma, que el día 16 de marzo se hayan publicado  en forma destacada, las nueve actividades sociales y oficiales en las que participó durante un lapso de menos de un año, Nicolás Noguera Correa, gerente de Bancard, tanto en La Moneda como en Cerro Castillo, según dio a conocer Radio Bío Bío, lo que revelaría que el cable de conexión con los negocios, nunca estuvo  cortado.

El martes 21, como se dijo, Piñera disponible. O despeja y limpia la cancha de inmediato, o el panorama se le pondrá bastante oscuro.

Curiosamente, en estos mismos días, Carlos Larraín, tradicional patrón de Renovación Nacional, quita  su apoyo a Ossandón e inicia un oculto romance con Andrés Allamand. Sospechosa está la cosa.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en El día “D” de Sebastián.

  1. La situación de “Chavas”, con la del Trumpismo, se asemejan, con relación a ser “empresario” o “político”, pero no ambas cosas a la misma vez. La Constitución del país no lo permite, pero parece que a ellos, los “negocios” están por sobre todas las cosas. Y al pueblo, que se las arregle como pueda.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl