El Conocimiento implica dolor, Este tipo de Dolor...Fortalece el Espíritu !!!
(Comente, y razone nuestros artículos con sus autores...luego, comparta-los.)
Actualmente nos leen en:
Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Las cuentas claras…

Esteban Lobos, analista.

Lo hemos dicho reiteradamente. El común de las personas tiende a ver los problemas económicos como hechos que acontecen más allá de su mundo y sobre los cuales nada pueden influir, ni para bien ni para mal. La verdad es bastante distinta. La “academia” y “los medios de comunicación” siempre han insistido en que todo esto es materia de “expertos”, treta que utilizan para convencer a los ciudadanos que no deben inmiscuirse “en lo que no entienden” sustentando, así, un universo que no es cuestionado ni juzgado.

La crisis de la isapre “MasVida” ha creado un desconcierto que ha removido hasta sus cimientos el “mercado de la salud”. La “isapre de médicos”, que logró afiliar a varios cientos de miles de personas, se ganó la confianza de sus beneficiarios tanto por su naturaleza gremial-asociativa como por su política de no elevar sus aranceles sin la debida justificación. Esta política no fue vista jamás con simpatía por las otras instituciones previsionales de salud que vieron afectada su imagen, reducida su “clientela” y deteriorado su bullente negocio. Todas ellas, de propiedad de grandes grupos financieros, en torno a los cuales se articuló una red de grandes clínicas y laboratorios mediante artilugios legales que hicieron posible una “integración vertical” que  estaba expresamente prohibida por la ley,    obviamente no toleraban que su generosa publicidad se viera afectada simplemente “por el solo efecto de comparación”. Continuaron con sus abusivas alzas de costo de planes sin que les importase la judicialización de los casos, ya que quienes reclamaban constituían una minoría frente a una mayoría que prefería “no hacerse problemas”.

Hasta ahí, todo se veía relativamente bien para la isapre disidente hasta que a sus directivos y ejecutivos, les empezó a picar el bichito del afán de lucro: Si se puede ganar más ¿por qué no hacerlo? Si los demás lo hacen ¿por qué nosotros no? Y decidieron cruzar la delgada línea roja que separa a una institución que proporcionaba un servicio privado de salud, con una valoración paulatina pero creciente de su inversión y una rentabilidad justa, para ingresar al fangoso y cuestionable terreno del lucro como razón de ser, repitiendo los malos ejemplos de la “integración vertical” claro que, en su caso, con más débiles espaldas financieras.

Según han denunciado algunos accionistas afectados, (denuncia aún no confirmada pero bastante creíble), el estamento directivo también habría constituido una serie de sociedades paralelas de carácter personal y/o familiar con el fin de alcanzar subrepticiamente retribuciones adicionales más allá de los honorarios o remuneraciones que eran de público conocimiento.

Si se juzgan los hechos conocidos, más allá de las responsabilidades penales, civiles y administrativas que puedan recaer en algunos miembros del directorio de la entidad, es evidente que otros miembros del mismo organismo no cumplieron con la debida diligencia las responsabilidades que correspondían a su función e ingenuamente hicieron fe del cuento que se les contaba. Asimismo, los directorios de las diversas sociedades anónimas de inversión al parecer no cumplieron a cabalidad un cometido que les imponía legalmente deberes y obligaciones y se contentaron con observar un panorama que les era exhibido como auspicioso.

Sin embargo, hay otra arista que es también muy grave. El interventor de la isapre ha decidido poner término inmediato al contrato de auditoría que se mantenía con la renombrada firma Ernst and Young y ha procedido a reemplazarla por la conocida empresa del rubro Deloitte. A los auditores de EY se les cuestiona no haber sido lo suficientemente acuciosos para constatar la veracidad de la información en base a la cual construyeron sus informes financieros, estados de situación y balances lo que derivó en que a las entidades públicas fiscalizadoras y a los propios accionistas no se le entregara información suficientemente sólida, fundada y veraz. Los cuestionados se defienden arguyendo que trabajaron con los datos que la empresa puso a su disposición muchos de los cuales no eran verificables.  Ergo: ¿para qué sirven, entonces, las empresas auditoras? Es común que se hayan acostumbrado a eludir su responsabilidad concluyendo en los balances con frases que dicen que han sido auditados según las normas respectivas vigentes y la información que les ha sido proporcionada por el cliente.

Como puede verse, nos encontramos ante un cúmulo de irresponsabilidades en  medio del cual se insiste en echarse la culpa unos con otros. Hace algunos meses, comentamos en el mismo sentido, el caso del directorio de SQM que en medio de una cascada de delitos de fraude tributario, evasión, financiamiento ilegal de la política, sostuvo  paladinamente, “sin vergüenza alguna”, que todo lo obrado había sido cometido por ejecutivos de segundo nivel que obraron a sus espaldas y que luego fueron despedidos, con jugosas indemnizaciones que obviamente tenían por fin comprar su silencio. Mención aparte merece el director Hernán Buchi, integrante de una decena de directorios con retribuciones mensuales del orden de los 90 millones de pesos, que se fue de este país “que no le ofrecía garantías” para radicarse en Suiza, país desde el cual periódicamente dicta cátedra para indicar a la plebe chilensis “cómo deben hacerse las cosas” en circunstancias que sería mucho mejor un curso acerca de “cómo no deben hacerse las cosas”. El problema radica en que sus contenidos podrían toparse con los contenidos de la asignatura de Ética Empresarial.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl