La Filosofía y las Ciencias, deben estar presentes en nuestras vidas, sin perder su rigurosidad…hay que usarlas de modo cotidiano.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

El Estado de California Combate a Trump (I)

Guilmo Barrio Salazar

Desde Georgia, E.U.A.

Después de un año del inicio de su presidencia, ningún partido político, ningún cabildeo, ni organización, ha sido un adversario tan formidable contra la ciudad de Washington de Donald John Trump, de Paul Ryan, de Mitch McConnell, como lo ha sido el Estado de California.  Nadie ha tenido el deseo ni el peso que California ha traído a esta pelea. Nadie ha estado tan determinado.  El senador estatal Kevin de León declaró a la revista The Guardian el pasado 4 de Enero: “No debería haber ninguna duda de que el presidente Trump oficialmente  ha declarado una guerra contra California”, cuando se refería a la administración de Trump planeando enjuiciar tanto el Cuidado de Salud Asequible, como el uso recreacional de la marihuana, para permitirle a las empresas que desean perforar la costa de California en busca de petróleo, e intensificar los esfuerzos para deportar a los inmigrantes.

Cuando California pelea, es en serio.  Con más de 39 millones de habitantes, es el Estado con mayor población del país. Además, está en sexto lugar entre las economías más grandes del mundo y, en gran parte, ha crecido gracias a la inmigración de personas que configuran una población étnicamente diversificada.  Ningún otro Estado en esta nación se le acerca a ser un modelo como una alternativa al temeroso futuro que está ofreciendo la ciudad de Washington en estos momentos.

La resistencia de California abarca dos aspectos entremezclados.  Uno, es la pelea determinada, cuando sea posible, contra la crueldad y necedad de una administración, y una mayoría en un congreso republicano decidido en volver a programas y reglamentos iluminados sólo por un egoísta interés propio, activado por casi un siglo bajo las administraciones tanto republicanas como demócratas. El otro, es una defensa por el progreso de California que, si todavía es imperfecto, constituye un éxito ejemplar para el país y para el resto del mundo. El primero no podría ser posible sin el segundo.

California siempre ha sido acogedora con la innovación y con el derecho a la autonomía para decidir frente a tu cara.  Legalizó el aborto siete años antes del caso Roe versus Wade durante el período de Ronald Reagan, y pasó la ley, por primera vez en la nación, que autorizaba utilizar la marihuana para tratamientos médicos.  El Estado de California es la cura del medio ambiente estadounidense, nacido en gran parte por motivos egoístas de preservar la salud y la hermosura del lugar, lo que es un nacionalismo de orden bastante alto y que, por más de medio siglo, ha constituido la mayor influencia en las leyes nacionales.

El oficial público más activo en este Estado en la oposición a la agenda política republicana que lleva Trump, ha sido el Abogado General Xavier Becerra, quien ha resistido a Washington con una prioridad tan alta, como si se tratara de un negocio estatal normal, talvez algo más alto que eso.  La opción del Gobernador Jerry Brown de nominar a Becerra para ese puesto, después que el Abogado General Kamala Harris fuera electo para el Senado en el 2016, fue por ser un resistente contra la mala administración republicana.  Xavier Becerra es hijo de inmigrantes mexicanos de la clase trabajadora, que se crió en una humilde casa de un solo dormitorio, en la ciudad de Sacramento, estudió en la Universidad de Stanford, y en la Escuela de Leyes Stanford, y también ha servido por 24 años en la Casa de Representantes, donde llegó a ser el presidente de los Dirigentes Hispanos del Congreso.

Xavier Becerra en los primeros 9 meses como Abogado General, hizo lo siguiente:

  1. Apoyó a las ciudades llamadas Santuarios para los inmigrantes, interponiendo una demanda judicial para desafiar los requisitos del Departamento de Justicia, que para calificar en la obtención de fondos en la defensa de prevención de crímenes federales, las ciudades y los condados, incluyendo a las ciudades santuarios, de las cuales California tiene docenas de ellas, deben darle acceso a las cárceles a todos los agentes de inmigración federal, y proveerles una notificación de 48 horas antes de dejar en libertad a cualquiera de los inmigrantes indocumentados en el país, que sean buscados por los agentes federales. Esas condiciones, en las palabras de la oficina del Abogado General, representan un “intento inconstitucional para forzar a los oficiales que refuerzan la ley de California a que se envuelvan en asuntos relacionados con una inmigración a nivel federal”.
  2. Le previno al Secretario de Relaciones Interiores, Ryan Zinke, que él “tomará toda la acción necesaria para proteger seis monumentos naturales importantes del medio ambiente que están en California”, de los 129 que existen en todo el país, lo cual ha sido objeto de una orden sin precedentes de Trump de “revisarlos”. Esa revisión es con el fin de determinar si esos monumentos se pueden retener, reducir sus tamaños, o eliminarlos por completo del registro. Como Xavier Becerra notificó, los presidentes, desde la época de Theodore Roosevelt hasta el tiempo de Barack Obama, han establecidos los monumentos naturales para prevenir “la explotación de estas tierras, por una ganancia de un corto período de tiempo, o por un gasto innecesario, lo cual podría dejar una cicatriz permanente en estos tesoros nacionales”.  Ninguno jamás ha sido eliminado, le recordó Becerra a Zinke, ni tampoco le da un poder, de acuerdo a la ley federal, a ningún presidente para que lo haga.  Cerca de tres meses más tarde, Zinke borró de la lista a los monumentos de California.  Pero en diciembre pasado, él cortó enormes pedazos de dos monumentos del Estado de Utah.
  3. Demandó judicialmente los intentos de Trump de construir un muro en la frontera con México, discutiendo que eso violaba las leyes federales de protección del medio ambiente, y la separación de poderes constitucionales, tomados por el presidente sin respetar “las leyes estatales y las leyes locales con esa autoridad totalitaria”.
  4. Demandó judicialmente para impedir que Trump quite la ley del Cuidado de la Salud Asequible, la cual requiere que los patrones cubran los anticonceptivos como parte del seguro de salud de los empleados. Lo que propone Trump ha creado una discriminación inconstitucional contra las mujeres.
  5. Demandó y obtuvo una orden de la Corte baja, de mantener que la Agencia de Protección del Medio Ambiente no atrase la implementación de las nuevas reglas para reducir el escape del gas metano, el cual está dentro de los aceleradores más poderosos del cambio climático, en más de 100.000 pozos de petróleo y gas, ubicados en terrenos federales en esta nación.
  6. Anunció que él resistirá a cualquier intento del gobierno, como lo ha presentado el Abogado General de la Casa Blanca, Jeff Sessions, indicando que rechazará que los residentes del Estado de California usen o cultiven plantas de marihuana, en oposición a las leyes estatales que lo legalizan. Pero Xavier Becerra no está solo. Otros oficiales públicos en el Estado han lanzado lo siguiente contra la agenda de Trump y los republicanos:
  • a) Han aceptado la Ley de Valores de California, la cual prohíbe a los oficiales que aplican la ley, tanto estatales como municipales, detener, arrestar o interrogar a residentes indocumentados con “propósitos de aplicar la ley de inmigración”.  Debido a los compromisos realizados para asegurar la aceptación, es más bien un gesto de buena intención que una “ley de ser un Santuario“, como los periódicos han anunciado en sus titulares.  Pero en un Estado que ya cuenta con ciudades y condados como santuarios, esto le da un refuerzo al mensaje entregado. De inmediato, Jeff Sessions le llamó para manifestarle que ese acto era “un acto inconsciente”.  El Gobernador Brown ha respondido, que en realidad es “una reacción a la clase de xenofobia que se ve venir desde Washington”.  La Ley de Valores de California, según el gobernador estatal Brown, “refuerza un balance que protegerá la seguridad pública, mientras traiga una medida de comodidad para aquellas familias que se encuentran en este momento viviendo con temor cada día”.
  • b) La decisión tomada por el Estado en la primavera pasada, que la Directiva de Recursos Aéreos (ARB, siglas en inglés), está liderando a la nación en desviar la contaminación por el gas metano, reafirmando los estándares sobre la emisión propulsada por los automóviles y los camiones. La decisión se realizó a pesar de que el Administrador de la Agencia de Protección del Medio Ambiente, Scott Pruitt, que es el Abogado General del Estado de Oklahoma, ha sido por un largo tiempo opositor a los californianos, ha estado muy cómodo con la industria petrolera, y estuvo atacando a California por tratar de imponer sus reglamentos relacionados con la energía eléctrica en el resto del país.

Continuaré la próxima semana con este tema, y espero que se vaya teniendo una idea de lo que uno de los cincuenta Estados de esta nación está haciendo al demostrar que no se atemoriza ante el acoso presidencial desde la ciudad de Washington.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en El Estado de California Combate a Trump (I)

  1. Interesante artículo que destaca actitudes cívicas por parte del estado de California dignas de ser tomadas como referencia para el gobierno de Chile. Es notable la posición de ese estado acerca del respeto y protección de sus monumentos naturales, para evitar la instalación de empresas dañinas que podrían destruirlos de modo irreversible . Como para tomar en cuenta en el caso del reciente intento de la minera Doña Dominga de insistir con su anulado proyecto minero en el Santuario Natural “La Higuera”.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl