La tan "mentada" Carretera Hídrica, desde un punto de vista estructural, ingenieril... como proyecto, claro que es viable. ¿Se puede construir? Sí claro, lo que no se puede es: predecir, con claridad, sus consecuencias y daños colaterales, desde el punto de vista Medio Ambiental y sus alteraciones naturales, con la sola intervención de los espacios...
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

EL GÉNERO, ¿FIN DEL ROMANTICISMO Y EL AMOR?

La decisión del músico británico Sam Smith de exigir un trato no binario (ni hombre ni mujer), sino neutro, pone en relieve el ensayo de la doctora en Filosofía, Berenice Levet (Universidad de Caen, Centro Sévres): “Teoría de género, o el mundo soñado de los ángeles”.

La edición data del año 2014 pero recién fue traducida al español en el 2018. En ella, el lector podrá apreciar que a Levet le aterroriza la potencialidad adquirida por el tema de género. La considera exagerada y como una desviación del pensamiento de Simone de Beauvoir expresada en “El segundo sexo” (la mujer no nace, sino que deviene mujer).

En la actualidad, el hombre, según la ola intelectual, tampoco nace como tal, sino que se le forma, el ser es transformado en lo que la sociedad quiere. En nuestros  tiempos, incorpora en este concepto a los homosexuales, lesbianas y trans.

Señala en el prefacio Michel Onfray: “Con su fenomenología de la seducción, del caminar, de las piernas cruzadas, de la elegancia, del vínculo maternal, Berenice muestra que todavía se puede filosofar sin mostrar las garras y eso es una bendición”.

En la primera presidencia de François Hollande nace la propuesta de ley que “no propone nada para modificar el sexo biológico del individuo reconocido a su nacimiento e indicado en el estado civil. Se trata de rectificar el género del individuo que constata que su género no coincide con su sexo biológico”.

Para la guerrilla, la heterosexualidad es una pura construcción desprovista de todo fundamento en la naturaleza.

Berenice Levet demuestra que estos supuestos subversivos realizan paradójicamente el proyecto cristiano: un cuerpo sin órganos, la aspiración de una neutralidad asexuada como la de los ángeles, el proyecto de concepción virginal, similar al de María. La filosofa Beatriz Preciado columnista del diario “Liberation” invita a “abolir la dupla vagina-pene en beneficio del ano-consolador que permitiría una huelga del útero.”(sic. pag 81)

A la autora, nacida en la tierra de Flaubert y Víctor Hugo,   le inquieta seriamente el destino del erotismo y del romanticismo que durante siglos Francia se había preocupado de cultivar y del cual en un momento fue icono mundial.

Berenice Levet sin caer en lo mojigata (por algo la asiste Hannah Arendt), defiende el erotismo, el amor y las estructuras fundamentales como la base misma; el tema de género es suplementario y no debe  abolir los conceptos fundadores.

El género le corta las alas al deseo. La confusión  de  géneros, la disolución de estas dos entidades el hombre y la mujer conduce a la extinción de la pareja original y de la sexualidad que ella postula, la heterosexualidad.

Olvidan los defensores de los temas de género,  que Simone de Beauvoir no tenía la intención de olvidar  la condición sexual del ser humano  y en muchos pasajes intenta  rescatar la profundidad de las diferencias existenciales  entre los hombres y las mujeres,

Los australianos, desde el año 2011, pueden declararse “neutrales” en sus pasaportes.

Manfred Svenson menciona en el prólogo del libro que en ésta línea la enseñanza de la obra de Pablo Neruda debería prohibirse por su conducta machista.

Para quienes deseen interiorizarse en todos estos cuestionamientos de Berenice, es un libro recomendado que remata con una frase de Freud, expresada al término de una conferencia dedicada específicamente a la femineidad: “Si quieres aprender más sobre la femineidad, cuestiona tu propia experiencia, dirígete a los poetas. ¿Son acaso los prejuicios buenos los que conducen hacia una vida más fácil?

Los Monty Python en “La vida de Bryan”, revelan en 1979 el advenimiento del fenómeno. Un cuarteto discute sobre los derechos de la mujer. De pronto,  Stan suplica que lo dejen tener un bebé y que de ahora en adelante lo llamen Loretta. Otro interviene: No es su culpa si no tiene útero. Finalmente,  Judith, otra integrante, enfatiza: “Este reconocimiento a Stan/Loretta, será simbólico en nuestra lucha contra la opresión; específicamente simbólico de su lucha contra la realidad”

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl