La Filosofía y las Ciencias, deben estar presentes en nuestras vidas, sin perder su rigurosidad…hay que usarlas de modo cotidiano.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Ella…

Doina Yeretzian

Venezolana, Ingeniera Comercial.

Era bella, se dice que formaba parte de las Aguerridas Amazonas.  Sus colores, aromas y sensaciones llegaban a todos los que cerca de ella se encontraban. Su casa era rica y estaba llena de bellezas; podía disfrutar del mar cuando quería y sentir su cuerpo acariciado por el oleaje; si deseaba soñar tenía cerca sus montañas de diferentes tonalidades de verde que, tocadas por los bronceados rayos del sol, se cubrían con un manto verde azulado que las arropaba. Si lo que quería era soledad y quietud podía retirarse a las alturas de las nieves perpetuas  donde era arrullada por la música que reproducía su silencio.

Siempre tenía los brazos extendidos para cobijar a los que estuvieran pasando tribulaciones. Muchos en ella se refugiaron, pudiendo así olvidar los maltratos recibidos y recuperar la confianza en la humanidad bajo su manto protector.

Se hizo conocer, despertando la codicia de aprovechadores y timadores quienes con lisonjas y brillantes obsequios lograron ganar su simpatía y confianza. Tuvo muchos amantes quienes la deslumbraron haciéndola  abandonar a sus leales amigos.

Hoy está cansada, pobre y sola; su corte se convirtió en una gran mentira. Se siente violada y maltratada, ha perdido mucha sangre, tiñendo de rojo sus mares, playas, ríos y lagos. Sabe que de no recibir rápidamente un eficaz tratamiento contra su mal, poca vida le queda.

Todos los días se oye un desgarrador grito de norte a sur y de oeste a este; es Ella, que desde el fondo de su corazón pide ayuda.  No puede respirar, necesita el oxígeno que le permita renacer y así enmendar su error.

Muchos de sus hijos  han desaparecido sin dejar rastro alguno y no sabe dónde buscarlos, otros se han convertido en nómadas imposible de ubicarlos; corren en cualquier dirección tratando de evitar que los alcancen las balas o que el mal que anda rondándolos los atrape. Tienen miedo, hambre y están enfermos pero sobre todo están solos;  aquellos que decían ser sus amigos los rechazan y traicionan.

Su esperanza es que las semillas esparcidas por los vientos a desconocidos e insospechados rincones, florezcan algún día; está segura que sus estructuras tendrán la fortaleza que ella les heredó y así rescatarán lo que por derecho propio les pertenece.

El personaje que la encontró la llamó Pequeña Venecia, pero su nombre de bautismo es Venezuela.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

4 Comentarios en Ella…

  1. Bello relato en prosa poética pleno de nostalgia el que nos regala Doina. Recibamos y ayudemos de la mejor manera a las valiosas semillas esparcidas que nos llegan desde Venezuela. Con ello contribuiremos a mantener viva la esperanza.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl