La opinión pública tiene el deber y el derecho a oponerse a la impunidad, debe movilizarse y denunciarla !!!
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

GÉNERO, INDIGENISMO Y CIUDADANÍA

Este es un tema importante por el significado que actualmente tiene, las mujeres organizadas en la década de 1980 dan a conocer lo necesario que es la democracia, siendo ellas uno de los principales actores en la redemocratización; el género es un elemento constitutivo de las relaciones sociales basadas en las diferencias que distinguen los sexos y el género es una forma primaria de las relaciones significantes de poder[1]. Por dicho motivo la ciudadanía ejercida por ellas tiene una connotación especial al estar generalmente excluidas de la actividad pública.

El género es de interés de la ciudadanía y de la participación en todo sentido, al buscar la existencia de real igualdad de oportunidades entre ambos géneros; mas ello no responde a una categoría esencial en la construcción de ciudadanía, al no responder a esencialismos de cómo lo son hombre y mujer. La ciudadanía es una construcción que debe responder a una re conceptualización del individuo, es un principio que afecta a las distintas posiciones de estos y permite una pluralidad de lealtades específicas, unido al respeto de la libertad individual.

Por lo tanto el género pasa de ser algo identitario a ser uno reivindicativo, lo que se expresa en lo salarial, en la política en donde se combate la “discriminación positiva”; por su parte el Estado ha cristalizado estas iniciativas en la creación del SERNAM y en la adopción de acuerdos desde 1989 con la O.N.U. en favor de las mujeres

Otro tema importante es el indigenismo, el que desde la participación ciudadana surge por el derecho a tener derechos, no es casual que  sean un tema importante en el ámbito público ya que ellos buscan reivindicar sus derechos, tierras y autonomía; los pueblos indígenas se conforman a partir de su propia cultura y no desde el Estado al que pertenecen. Si bien reclaman los derechos al Estado Chileno, lo hacen desde lo que son primeramente: Mapuches, Aymaras Pehuenches, etc. y lo hacen como parte de la sociedad chilena.

El discurso de los indígenas trata principalmente de lo inclusivo, al hablar de que “somos ciudadanos chilenos y tenemos derecho a ser escuchados”, pero muchas veces por esto se les acusa de un doble discurso ciudadano.

No hay que olvidar que la ciudadanía se establece a partir del vínculo sujeto/Estado y es deber del último garantizar a los pueblos indígenas su sobrevivencia y su derecho a tener pueblo, como a la vez es deber de estos participar de la elaboración de políticas públicas con respecto al tema al ser los que más conocen la problemática. A pesar de esto la Ley Indígena no cumple su función real para lo que fue creada, junto con los demás acuerdos firmados para ayudar a estos pueblos en el ámbito nacional e internacional.

Todo lo anterior nos hace reflexionar sobre la identidad de género tanto femenina como la masculina al ser ambas componentes de la identidad y socialización de las personas como ciudadanos de hecho, derechos y deberes tanto políticos, sociales, culturales y económicos en la realidad social, sin embargo aún hay déficit de estas cuestiones en la sociedad chilena por diversos motivos los cuales expresan las diferencias y desigualdades de género, económicas y sociales principalmente en la sociedad chilena.

El indigenismo es también una complejo problema que aún no tiene solución en Chile en especial en la zona centro sur y sur en cuanto a sus demandas y reivindicaciones históricas, donde la solución pasa por el diálogo entre todas las partes, unido al reconocimiento como etnias autóctonas y propias de Chile, no obstante esto no deja de ser difícil al ser ya un problema socio histórico y político que afecta su identidad tanto de etnia como de género al no sentirse parte del territorio ni chilenos a pesar de ser sus primeros habitantes que hasta hoy resisten el embate de la fuerza y represión desde los conquistadores hasta los gobiernos actuales.

Por lo tanto género, indigenismo y ciudadanía son fundamentales para lograr una buena y sana convivencia entre todos los habitantes chilenos ahora unido a los inmigrantes que se suman a nueva realidad chilena a la cual haya que estar atentos e integrar adecuadamente para una correcta ciudadanía con deberes y derechos ejercidos responsablemente.


[1] Concepto emanado por Joan Scott, historiadora inglesa. 1996

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl